Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 19 de enero de 2021

Julieta Martínez: "Muchos jóvenes estamos quedando fuera de la toma decisiones"

Charlas Congreso Futuro 2021

Conversamos con la joven chilena más influyente de 2019 que tuvo una participación estelar en el Congreso Futuro 2021.

Por María Fernanda Verdugo

El espíritu inquieto de Julieta Martínez la ha llevado a convertirse en una destacada activista chilena a los 17 años. Llevando por delante la crisis climática y la igualdad de género como banderas de lucha, la joven fundó hace dos años la plataforma Tremendas, buscando conectar a niñas, adolescentes y jóvenes que tienen ganas de hacer del mundo un lugar mejor.

Como embajadora de organizaciones tales como Ashoka, Fiis y ONU Mujeres ha aprendido a convertirse en una agente de cambio. Es por eso que quiere que las niñas, niños y jóvenes tengan la oportunidad de participar activamente por las causas que los mueven.

Tuvimos el honor de conversar con la estudiante de cuarto medio que tuvo una presentación estelar en el décimo Congreso Futuro, donde expuso en el panel ¿Aún podemos soñar? junto a la activista climática Catalina Silva y Alyssa Carson, la joven que irá a Marte en 2033.

Julieta nos contó lo que espera de la participación de las niñas, niños y jóvenes en política; cómo proyecta el planeta de aquí a algunos años más y, lo más importante, cómo cree que debería resolverse el adultocentrismo que hoy nos gobierna.

¿Cómo crees que los adultos deberían involucrarse en la búsqueda de un futuro mejor?

Primero que todo es dejarnos ser ambiciosos. Me he encontrado con muchos adultos que lo primero que piensan cuando ven a una joven empoderada es que tiene que ser la típica cabra chica que sale a la calle gritando con un cartel, con un slogan en la mano. Va mucho más allá de eso. Creo que hay que sacar el prejuicio y la etiqueta.

Por otro lado, me gusta mucho ver la parte positiva. Cada vez se está hablando del diálogo intergeneracional, de poder compartir distintas visiones y puntos de vistas, poder buscar soluciones en conjunto y entender que la juventud hoy en día no es solo futuro, también es presente. Es necesario entender que hoy día hay muchos jóvenes, sobre todo los que somos de los 17 para abajo, los que nos estamos quedando fuera de una cantidad de toma decisiones gigante, que son realmente importantes y que van a afectar nuestro futuro.

Hay una frase que nosotras en Tremendas usamos mucho, que es el “ninguneo amoroso”. El tema de 'Qué bonito lo que haces, qué soñadora que eres, pero ¡cómo se te ocurre!'. Que ese 'cómo se te ocurre' no exista. Si vamos a actuar, que no se quede nadie fuera.

¿Qué espacios de discusión te gustaría que se abrieran para niñas, niños y jóvenes?

Primero, me centraría en una buena educación medioambiental. Hace 70 años nos vienen diciendo que hay un problema que está creciendo y que, si no hacemos algo, no hay futuro. Y ahora, lamentablemente, estamos en una situación que es crítica, en donde se están viendo los efectos de la crisis climática. Esto, remarcando que vivimos en Latinoamérica, una de las regiones más afectadas por esta.

Es súper relevante empezar a educar a los jóvenes y ver el contexto global porque es importante, pero también concientizar desde la realidad que se está viviendo en su propio país. No hay que salir de Chile para encontrarse con zonas de sacrificio, con escasez hídrica, con más de 100 comunas sin agua, con personas que realmente están viviendo en carne propia este proceso catastrófico día a día y no están teniendo las herramientas para poder luchar contra esto.

Por otro lado, lo que es educación cívica. Desde la educación tiene que empezar a salir nuestro pensamiento crítico, nuestra capacidad de actuar y vernos como sujetos políticos. Creo que hoy en día las juventudes están súper despolitizadas. Se están confundiendo los colores políticos con la política en sí.

Es una fuerza que hoy en día como sociedad civil necesitamos tenerla presente, saber cuáles son nuestros derechos y deberes. Si trabajamos la educación cívica podemos tener esta mentalidad crítica para cuestionar cuáles son los líderes y lideresas del mañana, qué principios y valores comparten conmigo, por qué les quiero seguir y cómo yo me puedo convertir en un líder de opinión.

Entonces ¿qué cambios te gustaría que se realizaran en el sistema educativo para comenzar a abordar estos temas que aparecen como urgentes?

Es importante poder entregarles a los docentes las herramientas. En el ámbito medioambiental, por ejemplo, muchos jóvenes van con dudas y llegan a los profes y no tienen cómo responderles, pero no porque no quieran. Es porque no tienen las herramientas y nadie les preparó, nadie les dijo lo que tenían que estudiar para poder responderle a los alumnos.

En el caso de la perspectiva de género, es fundamental empezar a identificar qué significa educación sexista. Para partir, es necesario empezar a repensar conceptos que lamentablemente muchas veces se 'deforman'. Entender de que cuando se habla de educación sexista se habla de que dejemos de medir por el género, sino que midamos por las capacidades, habilidades y talentos.

Los derechos sexuales y reproductivos, es un tema que está en la mesa que se habla constantemente, pero he visto realidades donde, por ejemplo, en colegios católicos hay cosas que están totalmente censuradas.

¿Qué esperas del proceso constituyente que estamos viviendo?

Creo que hay muchos conceptos que no se conocen y, para no ir más lejos, yo también me sigo encontrando muy ignorante en algunos puntos. Creo es necesario partir por enseñar a las niñas, niños y jóvenes sobre sus derechos fundamentales, desde los DD.HH. hasta qué es lo que significa la constitución.

Un niño que puede tener 12 o 10 años muchas veces también se queda fuera. Se confunde la delgada línea que separa a los NNA con la infancia. No soy profesional, obviamente, en todo lo que es proceso constituyente, pero sé que soy profesional en saber lo que quiero aprender y que hoy en día no me lo han podido entregar. Y aquí no caigo en el despecho, pero quiero pensar en la realidad de Chile, donde gran parte de las cosas que pasan en Santiago se quedan en Santiago, pensar también en las millones de personas que no tienen acceso a internet.

¿Cómo ves el mundo de aquí a unos años más? ¿Qué te gustaría que pasara en el futuro?

Me quiero parar desde la puerta de la esperanza. Sé que el futuro es muy incierto y no se ve exactamente esperanzador, muchas veces está muy lejos de ello. Pero confío en que podemos hacer las cosas bien y lo digo súper en serio.

Aunque estén pasando muchas cosas malas- entre una crisis sanitaria, económica y humana- también hay mucha gente que está repensando muchísimas cosas y esto te da la oportunidad de cuestionar muchas otras cosas.

Para lograr soluciones de calidad tenemos que centrarnos en las distintas realidades que viven las personas, que se vean representadas las comunidades migrantes, los pueblos indígenas, personas en situación de discapacidad, disidencias sexuales y ver mujeres en la mesa también.

Como algo personal, espero seguir aprendiendo, aprender todas esas cosas que hoy en día no puedo responder. Siempre tener hambre de aprender cosas nuevas.

SEGUIR LEYENDO