Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 20 de octubre de 2016

AUNQUE USTED NO LO CREA | 16 bandas que no están en el Salón de la Fama del Rock

Una selección con algunas de las ausencias más garrafales de la polémica institución.

Por Ignacio De La Maza

Partamos de la base, queridos amigos: El Rock And Roll Hall Of Fame no importa. Si a ti o a mí o a nosotros nos gusta una banda, no necesitamos que una institución en el lado norte del planeta los reconozca. Habiendo dicho eso, no voy a mentir y negar que hay un placer culpable en alterarse, enojarse y poner el puño en el cielo por esta clase de cosas. Puede que un 'Salón de la Fama del Rock' no signifique nada en cuanto a gusto personal, pero hay algo molesto en esta intención de escribir la historia bajo una sola visión decidida por un comité de octogenarios de la industria.

Habiendo dicho eso, la lista de nominados para la clase 2018 del salón está bastante sólida: ¿Radiohead? Por supuesto ¿Judas Priest? Ya era hora que recibieran una nominación ¿Rage Against The Machine? Difícil discutir ahí ¿LL Cool J? Hey, fue un rapero importante en su época ¿Bon Jovi? Claro ¿Kate Bush? La mejor.

La cosa es que, una vez más, el Hall Of Fame hizo vista gorda a un sinfín de artistas elegibles que es simplemente insólito que no sean considerados. Como un ejercicio de rabieta absolutamente inútil pero no por eso menos divertido, aquí ofrecemos lo que consideramos las omisiones más inaceptables del Rock And Roll Hall Of Fame 2018.

Soundgarden

El Hall Of Fame recién está llegando al punto en donde el grunge es siquiera elegible para entrar, considerando que el movimiento se gestó hace poco más de un cuarto de siglo. De todos modos, su primer EP salió en 1987, lo que significa que el grupo de Chris Cornell podría haber recibido al menos una nominación desde hace un buen tiempo. Sin embargo, solo Nirvana (y ahora, posiblemente Pearl Jam) ha tenido el honor de ser inducido por el comité.

Nine Inch Nails

Lo dijo David Bowie a comienzos de los 90: "Nine Inch Nails es una de las bandas más originales que haya salido de Norteamérica desde The Velvet Underground". El Salón de la Fama, por otro lado, solo parece reconocer esta verdad a medias: NIN ha sido nominado para entrar en 2 ocasiones (2014, 2015), pero este año ni siquiera fue incluido en la pre-selección. Tendrán que pasar probablemente algunos años más antes de que el comité entienda la genialidad del rock industrial de Trent Reznor.

Faith No More

Pocas bandas de rock durante los últimos 30 años han sido tan aventuradas como Faith No More. Con un sonido inclasificable que moldea y desvirtua el rock pesado en formas impensadas, sin mencionar los experimentos aún más desquiciados de la era Mike Patton, sería lógico que FNM hubiese sido al menos contemplado por el Salón de la Fama, pero pese a que su primer álbum salió hace 31 años, jamás han recibido ni una sola nominación.

King Crimson

Desde hace recién algunos años que el Hall Of Fame ha empezado a ser más generoso con el rock progresivo, un género que ninguneó de manera brutal por mucho tiempo. Recién con la inducción de Genesis en el 2010 y luego Rush en el 2013 fue que los personeros detrás de la lista de selección empezaron a demostrar una cierta corrección de esta tendencia. Yes parece ser el siguiente en la lista, pero King Crimson, probablemente la banda más ambiciosa de todo el género, no ha recibido ni una sola nominación. Esperamos que Robert Fripp esté vivo para cuando suceda, porque se lo merece.

Joy Division

Sí, vivimos en un mundo en donde Joy Division no está en el Rock And Roll Hall Of Fame. La banda que redefinió la forma en la que podía sonar el punk a finales de los 70, y cuya mitología solo ha crecido desde el trágico suicidio de su vocalista Ian Curtis en 1980 no ha sido considerada ni una sola vez para recibir el homenaje. Siendo uno de los conjuntos más influyentes de todos los tiempos (en especial considerando que su lúgubre post-punks ha sido revisitado hasta el cansancio durante los últimos 15 años), su ausencia resulta aún más extraña.

Brian Eno

Eno es probablemente el músico más influyente de esta lista: Desde su trabajo como el hombre de los sintetizadores en Roxy Music, pasando por sus innovadores experimentos junto a Robert Fripp, la creación de la electrónica ambient, producción para actos como U2, Talking Heads y David Bowie (todos dentro del Hall Of Fame) y una carrera solista absolutamente fascinante, el hombre ha tenido una mano fundamental en el desarrollo de la música de los últimos 40 años. Su omisión, tanto como con Roxy Music como en su faceta en solitario, es un crimen.

Alice In Chains

Como comentábamos más arriba, el Hall Of Fame recién está llegando al punto en donde el grunge califica para ser considerado, y aparentemente han preferido limitar las opciones a una por año. La nominación de Pearl Jam le cerró las puertas automáticamente a Alice In Chains, un grupo que técnicamente es elegible desde el año pasado y tiene legado de sobra para entrar. Es probable que lo hagan eventualmente, pero su ausencia en la lista de nominados sigue siendo decepcionante.

Kraftwerk

¿En serio, Hall Of Fame? ¿En serio? Los alemanes iban por su CUARTA nominación al Salón de la Fama el año pasado, y en esta ocasión ni siquiera fueron nominados. Algunos dirán que el cuarteto no es merecedor por no ser del mundo de las 'guitarras', pero esa es la misma concepción miope que arma escándalos cuando pioneros de la música como N.W.A entran en otras ocasiones. Si tomamos el concepto de rock como sacudir las bases musicales y ayudar a formar movimientos culturales visionarios e innovadores, Kraftwerk es solo superado por los Beatles en influencia. Su aproximación a la electrónica de forma rítmica y melódica en los 70 no solo fue la piedra en la que se construyó toda la música moderna que escuchamos hoy, también ayudó a influenciar a grupos como Nine Inch Nails, David Bowie, Depeche Mode y hasta Los Prisioneros. Su ausencia en el Museo es, a estas alturas, inexplicable.

The Cure

Sí. Googlealo si quieres, nosotros también tuvimos que chequear 2 veces, pero The Cure efectivamente no está en el Salón de la Fama del Rock And Roll. Una de las agrupaciones más importantes, populares e influyentes de su generación ha sido ignorada ya por 13 años por parte del Salón. Son esta clase de situaciones las que hacen que los fanáticos cuestionen que Janet Jackson lleve 2 nominaciones consecutivas. Nada en contra de la señorita Jackson, una mujer influyente en su campo, pero uno asumiría que el Rock And Roll Hall Of Fame habría reconocido antes a Robert Smith y compañía.

Iron Maiden

Les dijimos hace un par de párrafos que la cosa se ponía complicada ¿No? Los reyes de la New Wave Of British Heavy Metal (y chilenos en su corazón) están dentro de la larga tradición del Rock And Roll Hall Of Fame en ignorar casi completamente al metal, salvo contadas excepciones (Black Sabbath, Metallica). Pese a haber vendido millones de discos, llenar estadios constantemente y ser considerados una institución dentro del género, Bruce Dickinson y los suyos todavía no han logrado seducir al comité.

Motörhead

Uno habría pensado que quizás, con la muerte de Lemmy a finales del año pasado (cómo pasa el tiempo), el Salón de la Fama del Rock corregiría por fin una de sus ausencias más inexplicables y nominaría (y luego induciría) a Motörhead a su museo. Quizás mejor suerte para la próxima, pero los personeros detrás de la decisión todavía están insólitamente cegados ante la influencia de los pioneros del speed metal.

Slayer

Por si no había quedado claro, a los hombres detrás del Rock & Roll Hall Of Fame REALMENTE no les gusta el metal. Al igual que con el rock progresivo y el hip hop, es probable que el Salón entre en razón eventualmente, pero de seguro quedan años luz antes que un conjunto como Slayer, verdaderos pioneros del trash metal, sean si quiera nominados. Por otro lado, sería lindo contar con un chileno como Tom Araya dentro de los homenajeados.

Megadeth

La verdad es que escribimos 'Megadeth' y automáticamente decidimos dejar de enumerar bandas metaleras, porque honestamente estaríamos hasta mañana y ya hicimos el punto de la reticencia que tiene el Hall Of Fame con todo lo relacionado con el metal (lo sentimos, Anthrax). Sin embargo, Metallica ya entró, y solo parece justo que ahora sea Dave Mustaine el reconocido por haber llevado el trash a un público masivo. Probablemente no pase en un buen tiempo.

Pixies

Es casi inconcebible que un grupo como los Pixies, arquitectos del rock alternativo a finales de los 80 y básicamente el grupo responsable de que los 90 sonaran como lo hicieron, no tenga ni una mísera nominación al Rock And Roll Hall Of Fame. Pero no, Black Francis y compañía todavía no aparecen en el radar del comité, y cada año que pasa hace más notoria su ausencia.

The Smiths

A diferencia de otras bandas en esta lista, The Smiths recibió un par de nominaciones para entrar al Salón durante los últimos años. Sin embargo, su entrada nunca se ha concretado, lo que es aún más ridículo: El comité sabe que existen, entiende su influencia y aún así creen que no son lo suficientemente merecedores de estar en el Hall Of Fame. Los 4 discos con los que The Smiths moldeó el rock británico de los 80 deberían haberles otorgado un espacio hace rato.

Jane's Addiction

Después de recibir su primera nominación el año pasado, pese a ser elegibles desde hace un buen tiempo, Jane's Addiction se queda fuera de las consideraciones para el 2018. Extrañísimo, ya que si el Salón de la Fama se enorgullece de premiar el legado de todo lo que es 'rock', el grupo de Perry Farrell merece estar sí o sí. La banda fue fundamental en el desarrollo del rock alternativo, y la creación de Lollapalooza básicamente definió la cultura de la generación X en los 90. Lástima que los octogenarios detrás de esta institución no se hayan dado cuenta de este valor para el 2018.

SEGUIR LEYENDO