RESEÑA SONAR | New Order probó el carácter eterno de su música en su regreso a Chile

10/01/2019

RESEÑA SONAR | New Order probó el carácter eterno de su música en su regreso a Chile

En su cuarta vez en nuestro país, la banda británica volvió a dar un show de categoría con uno de los catálogos más irresistibles de los últimos 40 años.

Por Ignacio De La Maza

Fotos: Carlos Muller

Hay música que no envejece de la mejor manera. Por supuesto, como cualquier evaluación artística, esta es una mirada profundamente subjetiva, y quizás no hay mejor ejemplo para ilustrar lo impredecible que puede ser 'envejecer' en la industria musical que el pop ochentero, una sonoridad plástica, rítmica y grandilocuente que fue descartada como pasada de moda apenas cambió su década pero que hoy informa lo que hacen la mayoría de los músicos populares.

En ese sentido, New Order solo se ha vuelto más importante con el tiempo, y quizás es por eso que en su cuarta vez en Chile (en un período de menos de 8 años) se siente tan fresca como la primera: Hay algo eterno en la música que hacían y siguen haciendo los ex Joy Division, una mirada a las posibilidades infinitas del rock y el pop en la pista de baile que no solo influenció a múltiples artistas posteriores (imposible imaginar a Daft Punk, Nine Inch Nails, The Killers o incluso los archi-populares DJs electrónicos modernos sin ellos), sino que cambió la cultura nocturna a nivel mundial. 

Imagen foto_00000005

Todo esto lo lograron con una tensión que es particular de ellos: La dualidad constante entre una banda de inclinaciones orgánicas y sentido melódico afinado con el de otra que quiere que muevas tus pies y tus caderas de la forma más entregada posible. Este eterno carácter multifacético de New Order también se tradujo a su regreso al Teatro Caupolicán: El setlist estuvo ordenado magistralmente, colocando las canciones más (a falta de una mejor palabra) 'rockeras' en el comienzo para progresivamente dar pie a una fiesta bailable de bases ácidas y beats que suenan como cañón. Obvio, el final post-encore está dedicado al post-punk de Joy Division, no solo como ejercicio de nostalgia sino que también para recordarte lo radicalmente atípica que ha sido la carrera de New Order.

El setlist toma de casi todas sus épocas (solo el primer álbum, 'Movement', y 'Waiting For The Sirens Call', no fueron representados de ninguna forma), incluyendo clásicos eternos como 'Ceremony', 'Bizarre Love Triangle' y 'Temptation', sumado a sorpresas como la devastadora 'Vanishing Point' y 'World', canciones que rara vez se cuelan en sus conciertos. Bernard Sumner y compañía también demuestran confianza incluyendo 5 temas de 'Music Complete', su aclamado álbum de reunión del 2015, cuyas composiciones son recibidas con la misma euforia que sus viejos éxitos.

Imagen foto_00000001

Volvamos al punto ¿Por qué New Order sigue sonando vigente en pleno 2019 y con visitas recurrentes a nuestro país para tocar básicamente las mismas canciones? Está el hecho de que el panorama musical actual sigue contando con un sinfín de imitadores y discípulos, dejando en claro el impacto de la banda en la música contemporánea, pero quizás la explicación va más por la humanidad inherente de sus canciones: Las letras de Sumner acerca de corazones rotos, infidelidades y deseos de conexión en la pista de baile son entregadas con un melodramatismo que solo amplifica su carácter dolorosamente real. Pocos músicos (Phil Collins se viene a la cabeza) tienen las agallas de sonar tan patéticos mientras revelan su corazón.

O quizás la fórmula sigue sirviendo porque te hace bailar, y no hay expresión corporal más humana que esa. Quién sabe. Lo cierto es que New Order sigue siendo un espectáculo trascendental, no importa cuántas veces hayas escuchado sus canciones o los hayas visto en vivo. El hecho de que sigan siendo fundamentales a 5 décadas de sus orígenes como Joy Division es un pequeño milagro, y te deja con una sonrisa en el rostro ¿Qué más querrían?

Imagen foto_00000002

Etiquetas

Esta noticia no tiene comentarios. Para comentar, debes estar registrado o haber iniciado sesión.

Cargando...