RANKING | Todos los discos de Arctic Monkeys, ordenados del peor al mejor

22/01/2019

RANKING | Todos los discos de Arctic Monkeys, ordenados del peor al mejor

Un listado definitivo (y profundamente subjetivo) sobre la discografía de una banda definitiva del rock moderno.

Por Ignacio De La Maza y Macarena Celis

Hay pocas bandas que hayan tenido que cargar durante tanto tiempo con el siempre molesto estandarte de 'salvadores del rock' en el siglo XXI como Arctic Monkeys. Sí, existe The Strokes, pero los neoyorkinos empezaron a acumular disidentes desde el segundo álbum y expertamente lograron salirse de esa conversación. En cambio, Alex Turner y compañía han sido consistentes a un punto que de seguro ya es frustrante para ellos. No por nada su más reciente álbum parece ser una interpelación directa a que dejen de ser considerados embajadores de la música de guitarras.

Quizás por eso, paradójicamente, Arctic Monkeys genera tanta fascinación. No porque tengan a uno de los compositores más desarrollados de su generación como Turner, o a quizás el mejor baterista de esta era como lo es el imparable Matt Helders: Es porque los tipos no están particularmente interesados en seguir la narrativa que esperas de ellos. Maldita sea, ese es literalmente el título del primer disco. 

Adelantándonosa su regreso a Chile en el marco de Lollapalooza 2019, nos juntamos con Macarena Celis (uber fan número 1 compumundohipermegaweb de Arctic Monkeys en nuestro país) para hacer un ranking definitivo de los álbumes de la banda. 

Considerando que ninguno es malo, la tarea fue difícil, pero estamos conformes con el resultado. Si no les gusta... Hagan su propio ránking. La cosa dice así:

6.- Suck It & See (2011)

Como dije antes, Arctic Monkeys no tiene un álbum realmente malo en su discografía. Sin embargo, 'Suck It & See' puede ser el menos interesante, un álbum en donde Turner y compañía intentan un poco de todo, y si bien resulta en algunas de sus mejores canciones (Don't Sit Down Cause I Moved Your Chair) y en momentos inesperadamente emotivos (Reckless Serenade), es quizás su colección menos memorable y esencial. Se suponía que 'Humbug' era un álbum de transición, pero no hay demasiada claridad en 'Suck It & See' como para sentirlo como el 'destino' de ese viaje.

5.- Whatever People Say I Am, That's What I'm Not (2006)

Sí, sí, en cualquier otro día uno podría hacer el argumento de que el debut de Arctic Monkeys es su mejor disco. O sea, un álbum que tiene 'I Bet You Look Good on the Dancefloor', 'When The Sun Goes Down' y 'The View From The Afternoon' no puede ser otra cosa que una de las declaraciones más desafiantes del rock en el siglo XXI. Y lo es. Lo cierto es que 'WPSIA...' solo palidece en comparación a lo que vino después: Los Monkeys eran post-adolescentes entusiastas y ridículamente talentosos a la hora de armar melodías, riffs y letras, pero la banda solo puliría sus dotes compositivos en los trabajos posteriores.

4.- Humbug (2009)

La apuesta era arriesgada y un tanto desquiciada en su momento: La banda que era alabada como la 'salvadora del rock británico' viajaba a Norteamérica a grabar un álbum con Josh Homme, líder de los claramente no británicos Queens Of The Stone Age. Si bien 'Humbug' es un disco de transición, que encuentra a Turner equilibrando las tendencias más clásicas de su grupo con un gusto cada vez más prominente por el funk americano y el lado más bohemio, seductor y siniestro del rock, es de todos modos su producto más fascinante como grupo. Además: Hay una seria posibilidad de que el tipo no haya escrito un single más atrevido que 'Crying Lightning'.

3.- Favourite Worst Nightmare (2007)

El segundo disco de Arctic Monkeys es como el primero pero en anfetaminas: Más distorsión, ritmos más frenéticos, mayor paranoia e, inesperadamente, mayor profundidad emocional y habilidades compositivas (no consuman anfetaminas niños). Es como si la presión de haber sido aplaudidos incluso antes de su debut hubiese vuelto a los Monkeys una banda más combativa, expresando ese agobio en su colección de canciones más urgentes. Es aquí también en donde Turner realmente demuestra su versatilidad como compositor, desde los golpes en los dientes que son 'Brianstorm' y 'Teddy Picker' hasta lamentos dignos de Morrissey como 'Fluorescent Adolescent' y piezas de atmósfera opresiva como '505'. Clásico.

2.- Tranquility Base Hotel + Casino (2018)

Aquí nos vamos a esconder un poco antes de que nos empiecen a tirar cosas, pero lo cierto es que el más reciente álbum de Arctic Monkeys es su trabajo que más recompensa la paciencia, y cuando finalmente lo hace, el resultado es adictivo. Si en un comienzo el desquiciado disco conceptual sobre los efectos desastrosos del hipercapitalismo en una sociedad lunar futurista suena lento e impenetrable, ya para la tercera escucha se empiezan a revelar melodías y detalles irresistibles. Ayuda que entre medio de tanto lounge de piano decadente, Turner sigue siendo un letrista con un incisivo sentido del humor: Que literalmente la primera línea entonada en el álbum sea "yo solo quería ser uno de los Strokes. Ahora mira el desastre que me hiciste hacer" es un guiño consciente acerca de la radical evolución de Arctic Monkeys en este álbum, mientras que 'Four Out Of Five' es la mejor canción que se haya escrito sobre una taquería en el espacio. Los riffs de guitarra pegotes de los primeros álbumes brillan por su ausencia, pero 'Tranquility Base Hotel + Casino' los suple con las composiciones más elegantes, enigmáticas y desarroladas en la historia del cuarteto. El tiempo le dará la razón.

1.- AM (2013)

'AM' es el disco ideal de Arctic Monkeys. Es el cierre de la primera etapa de su carrera, una conclusión tan lógica como ambiciosa a las ideas que habían presentado antes. Es un disco sexy (un concepto que no se asocia frecuentemente a la banda), bohemio, enigmático, melódico, rítmico y accesible al mismo tiempo. Es aquí en donde Turner básicamente destila todo lo que aprendió trabajando con Josh Homme en 'Humbug', pero a su vez logra lo que los mismos QOTSA intentaron (y lograron solo a medias), con el posterior 'Villains': Rock que se siente despojado de cualquier tipo de aire, en donde cada instrumento está cumpliendo un rol preciso y perfecto. Es una colección de relatos nocturnos, drogados  e incluso algo patéticos, pero que como las mejores noches de juerga, te hace sentir invencible. Si el Alex Turner del debut de Arctic Monkeys era un observador algo fascinado e intimidado de la cultura fiestera, en 'AM' es un protagonista cansado, solitario y perdidamente enamorado de su propia decadencia, y eso lo hace un personaje más fascinante de lo que jamás había sido antes. Todo esto importaría un verdadero carajo si las canciones no funcionaran, pero el funk robótico y sensual de 'AM' no da espacio para dudas: Esta es la obra maestra de Arctic Monkeys. 

Etiquetas

1 Comentario(s)

  • Fco

    Como las weas el ranking xd, el tranquility es por lejos el peor

Para comentar, debes estar registrado o haber iniciado sesión.

Cargando...