Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 15 de junio de 2016

Iggy Pop: 15 canciones que deberías conocer

Para que llegues al show del 10 de octubre sabiéndote más que Lust For Life o Candy.

En un año en donde los grandes del rock parecen caer mensualmente, el anuncio de que Iggy Pop por fin vendrá a Chile nos produjo una mezcla de emoción y alivio. Probablemente nadie habría predicho que el salvaje frontman de The Stooges, el mismo que se cortaba el pecho con botellas de vidrio y consumía cuanta droga le pusieran por delante, llegaría a envejecer como una leyenda viviente de la música. Pero en un par de meses lo tendremos de frente, cuando se presente el 10 de octubre en el Movistar Arena en un show que además incluirá la participación de The Libertines.

Pese a su innegable influencia y a que su figura sin polera es una de las más icónicas del rock, hay muchos que solo están familiarizados con Iggy Pop a través de su puñado de canciones más conocidas. Temas como Lust For Life, The Passenger y Candy son pan de cada día, pero el hombre nacido como  James Osterberg tiene una extensa carrera en solitario llena de momentos notables, algunos de los cuales son solo conocidos por los fanáticos duros. Celebrando que somos radio oficial de Iggy Pop en Chile, aquí te dejamos 15 temas fundamentales para entender a la Iguana del Rock que se escapan de sus tracks más populares:

Nightclubbing (The Idiot, 1977)

Pese a ser el ‘Padrino Padrino del Punk’, el debut en solitario de Iggy Pop  en 1977 no podría haber estado más alejado de The Clash o los Ramones. Dejando atrás el salvaje sonido de The Stooges, Pop se asoció con David Bowie en un disco en donde el Duque Blanco tuvo las riendas de casi toda la música ¿El resultado? Canciones de corte electrónico, oscuras, amenazadoras y paranoicas, como Nightclubbing aquí presente.

Funtime (The Idiot, 1977)

Otra del The Idiot, y lo más cercano que Iggy estuvo al ‘punk’ tradicional en su primer trabajo, y aun así se ubica a kilómetros de distancia. Sin embargo, hay algo contenidamente agresivo en las letras lascivas de Pop, las voces en llamada y respuesta y la guitarra disonante de Bowie que hacen de Funtime una aplanadora del otro mundo.

China Girl (The Idiot, 1977)

Antes de que David Bowie la transformara en uno de los mejores hits de los 80, Iggy Pop grabó su propia versión de China Girl. Si la versión del Camaleón del Rock es pegajosa a más no poder, Pop enfatiza la oscuridad detrás de la apropiación cultural y drama apocalíptico que esconden las letras de la canción.

Sixteen (Lust For Life, 1977)

Notable por ser la primera canción en aparecer en un disco de Iggy Pop que fue escrita totalmente por él, Sixteen también anuncia un regreso al lado más salvaje de la Iguana tras los experimentos sonoros de The Idiot. Por supuesto, lo hace a través de una perturbadora canción de amor a una menor de edad.

Tonight (Lust For Life, 1977)

Otra que eventualmente fue versionada por Bowie en su período ochentero (principalmente para ayudar a Pop a pagar las cuentas), pero en esta ocasión, la versión original es insuperable: Una oda/elegía a una amante falleciendo por su adicción a la heroína, Tonight ofrece un ángulo vulnerable y realista al estilo de vida que casi destruyó a Iggy.

I’m Bored (New Values, 1979)

Un riff amenazador y una entrega vocal inquietantemente monótona acompañan a lo más cercano que Iggy Pop estuvo de sonar como un músico disco. Al igual que la canción, el videoclip es simple y perturbador.

Bang Bang (Party, 1980)

El comienzo de los 80s no fue amable para Iggy, quien pareció encontrarse al borde de la irrelevancia gracias al alza de los sintetizadores y su propia incapacidad de adaptarse a los nuevos tiempos. Habiendo dicho eso, Bang Bang es una de las pocas canciones de Pop entre 1980-1985 que puede ser calificada como una joya, una breve demostración que el ex Stooges no caería sin pelear.

Cry For Love (Blah Blah Blah, 1986)

Pese a su reputación como uno de los vocalistas más peligrosos del rock, Iggy Pop siempre ha tenido un don subvalorado para las baladas. Cry For Love, co-escrita junto a Steve Jones de los Sex Pistols y producida nuevamente por David Bowie, es uno de sus singles más descaradamente melodramáticos, y también una de sus mejores canciones de todos los 80. Una demostración de que Iggy siempre ha tenido más de una cara.

Cold Metal (Instinct, 1988)

Considerando que la influencia de Pop se extiende por casi todos los actos de rock pesado que hayan salido de la década de los 80, uno pensaría que le habría sido más fácil apropiarse del sonido más exitoso de la época. Instinct fue un intento de subirse a la ola del ‘hair metal’, pero curiosamente Iggy suena poco convincente en la mayoría del disco. Cold Metal es la excepción, y uno no puede evitar desear que el resto del álbum hubiese salido así.

Home (Brick By Brick, 1990)

Pese a algunos puntos altos, los 80 fueorn complicados para Iggy Pop, con muchos críticos y fanáticos descartándolo como una figura del pasado que hacía lo posible por mantenerse al día pero que no lograba convencer. Sin embargo, con Brick By Brick, Iggy demostró que la chispa que lo hizo una figura tan influyente no se había extinguido. Ayudado por Slash, Duff McKagan, y otros músicos más jóvenes, el álbum es uno de los más enérgicos y frescos de su carrera en solitario, y Home sigue siendo un pedazo de rock de comienzos de los 90s.

Beside You (American Caesar, 1993)

Continuando la buena racha iniciada con Brick By Brick, American Caesar fue otro triunfo creativo para Pop, aunque desechando el rock pesado de la anterior entrega a cambio de influencias mucho más variadas, que iban desde el country hasta la música experimental. Al igual que en Blah Blah Blah, Pop también incluyó un par de baladas subvaloradas, y Beside You puede que sea la mejor de todas.

Little Know It All (Skull Ring, 2003)

Tras pasar casi una década editando algunos de los peores discos de su carrera (Naughty Little Doggie, Avenue B y Beat ‘Em Up deben ser los trabajos menos esenciales de un artista de su categoría), Iggy se recuperó en el nuevo milenio con el sólido (aunque un poco inconsistente) Skull Ring, el cual lo encontró colaborando con diversos grupos externos (incluyendo, sorpresivamente, a una reunión de The Stooges que se terminó extendiendo por más de una década). Little Know It All lo encontró compartiendo micrófono inexplicablemente con Sum 41, pero el tema es fuerte y de paso lo introdujo a una nueva generación de fanáticos.

She’s A Business (Préliminaires, 2009)

Argumentando estar aburrido de “idiotas abusivos tocando música de guitarras de mierda” (citando como dardos a Limp Bizkit y Smashing Pumpkins), Iggy editó en el 2009 su disco más atípico desde The Idiot en el 77: Préliminaires, un álbum con tonos de jazz y blues de Nueva Orleans, mucho más recatado que cualquier cosa que haya hecho antes, que incluía canciones originales y covers cantados en francés.  La pantanosa She’s A Business es un buen resumen de la cabeza de Iggy en ese momento, anclada por uno de sus mejores riffs.

Sunday (Post Pop Depression, 2016)

Incluso los fanáticos más acérrimos de Pop estábamos conformes con la idea de que el tipo no sacaría ninguna obra maestra más en su vida. Con tal de que de vez en cuando apareciese una que otra canción buena, todo estaba bien. Entra ahí Josh Homme de Queens Of The Stone Age, que al igual que Bowie en los 70, apadrinó al ‘Padrino del Punk’ ofreciéndole trabajar en ideas en conjunto, de paso reavivando su creatividad como nunca antes. Post Pop Depression es su mejor disco desde Lust For Life, y canciones como Sunday nos recordaron algo que habíamos olvidado: Iggy Pop, a sus 69 años, sigue siendo un genio.

Paraguay (Post Pop Depression, 2016)

Si esta resulta ser la última canción del último álbum de Iggy Pop (el hombre ha dicho en varias ocasiones que no sabe si grabará otro trabajo en su vida), no se nos ocurre un final más apropiado. Al igual que el resto de Post Pop Depression, Paraguay es una reflexión sobre la mortalidad por parte de un músico que pensó que nunca llegaría a su edad actual. Sin embargo, si el tema parte como una subyugada balada acústica, Iggy decide a la mitad que si va a caer, caerá luchando: La canción termina con un monólogo feroz, en donde Pop brama contra todos y te recuerda, quizás por última vez, que el joven que amenazaba con quemar al mundo en Search & Destroy de The Stooges sigue tan vivo como siempre. No podemos esperar para verlo sobre el escenario.

SEGUIR LEYENDO
Tags: Iggy Pop