Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 15 de abril de 2019

Andy Bell de Ride: “Los Gallagher son de personalidades fuertes, aprendí mucho de ellos”

Ahora que Ride debuta en Chile, recordamos cuando conversamos en el 2017 con el ex Oasis y miembro fundamental de la banda shoegaze.

Por Ignacio De La Maza

Como bien nos dijo Andy Bell en el 2017, si hubiese sabido que en Latinoamérica había fans del shoegaze, Ride habría venido a tocar por estos lados antes. Después de todo, el sonido denso y enigmático que su grupo compartía con otros titanes del género como My Bloody Valentine y Slowdive no fue particularmente bien recibido en su época en Gran Bretaña, opacado de forma brutal por la música más colorida del britpop. Sin embargo, Ride y esa camada de artistas han generado un impacto en la música moderna que probablemente trasciende el de sus contemporáneos.

Por supuesto, cuando Ride se separó a fines de los 90s, Bell hizo un salto a la ‘competencia’ para desempeñarse como bajista de Oasis y, luego del quiebre de estos, guitarrista de Beady Eye, el proyecto post-Oasis de Liam Gallagher. Sin embargo, y como quedará claro más abajo, ese es tema sensible.

Aprovechando que Ride tocará el 30 de abril en el Teatro Teletón, revivimos la conversación que tuvimos con Bell hace 2 años, cuando se disponía a editar el primer disco de su banda en 2 décadas.

*Ride toca el 30 de abril en el Teatro Teletón junto a Wild Nothings. Entradas a la venta en Ticketek.

‘Weather Diaries’ fue el primer álbum de Ride en más de 20 años ¿Qué tan difícil es volver al estudio con gente con la que no grababas desde hace 2 décadas?

No fue demasiado difícil porque primero decidimos salir de gira. Estuvimos tocando canciones durante 9 meses, así que tuvimos una lección de cómo volver a funcionar. Fue al final de ese tour que nos dijimos a nosotros mismos ‘sí, ahora estamos listos para hacer un nuevo disco’.

¿Así de simple?

Sí, sacamos suficiente inspiración de haber tocado las canciones viejas. De hecho, habían secciones de esas canciones antiguas que nos permitían improvisar cuando tocábamos en vivo, lo que nos dio el empuje para intentar nuevas cosas.

Efectivamente hay algo del ‘Ride clásico’ en ‘Weather Diaries’, aunque no es un disco que parezca particularmente interesado en replicar el pasado.

Sí, estoy bastante contento de que me digas eso, porque yo quería que fuese diferente de cualquier otra cosa que hubiésemos hecho antes. Creo que tenemos un cierto elemento común en nuestras canciones que hará que siempre sonemos a Ride. Por ejemplo, esas armonías vocales que hacemos con Mark (Gardener, vocalista y guitarrista), o la batería de Loz (Coleman, baterista). Esas cosas harán que siempre sonemos a nosotros. Es imposible disfrazarlo.

Bueno, quizás por eso es que trabajaron esta vez con Eron Alkan en la producción, un hombre más conocido por su involucramiento en el mundo de la música bailable ¿Cómo fue colaborar con él?

Sentimos que sería una opción interesante para intentar tener una mente abierta a la hora de trabajar el material. Como que pensamos que él sería una opción brillante para traernos un punto de vista absolutamente distinto, como DJ o productor electrónico. Fue una idea bastante alocada, pero nos funcionó de maravilla.

Creo que funciona de forma interesante. Me gusta que canciones como ‘Charm Assault’ suenen tan furiosas en el álbum.

Sí, metimos en las letras algunas referencias a lo que está pasando en el Reino Unido. Creo que ‘Charm Assault’ y ‘All I Want’ son las más explícitas en ese sentido, en denunciar cómo el gobierno lidió con todo el escenario del Brexit. ‘All I Want’ fue inspirada por un titular en donde leímos que Theresa May pretendía que todas las compañías hicieran una lista de sus trabajadores extranjeros.  No pudimos evitar escribir al respecto, todo se sentía como una forma muy cruel de dirigir un país.

No es como que todas las canciones que hacemos ahora sean políticas o que sea un álbum conceptual sobre el Brexit, pero este momento es muy intenso para el Reino Unido, entonces es imposible no reflejarlo. Creo que la mayoría de las canciones son de amor, que creo que es importante también para estos tiempos.

Los últimos álbumes de Ride, los previos a la separación, fueron particularmente criticados por ti ¿Qué sientes que falló en esos procesos?

Creo que cambiamos de dirección muy rápido después de nuestros primeros trabajos. Nos movimos a un sonido más inclinado al rock clásico. En esa época, el ‘rock clásico’ era algo nuevo para nosotros, por lo que intentamos absorber mucho sus influencias. A cambio, soltamos muchas cosas que eran buenas en nuestros primeros álbumes. Por eso creo que el tercer y el cuarto disco de Ride no son muy buenos, y definitivamente no tuvieron una buena recepción. Hay gente que los ama, y tienen buenas canciones, pero no creo que sean los álbumes favoritos de Ride para nadie.

Siempre has sido muy abierto con ser autocrítico sobre tu rol en el quiebre de Ride. Mirando hacia atrás ¿Cuál crees que fue tu principal error en cómo manejaste las cosas?

Creo que en esa época no aprendimos a escucharnos los unos a los otros. Nos volvimos muy insulares en los últimos años, olvidándonos que estábamos en una banda. Personalmente, creo que mi mayor error fue dejar crecer mi ego y también obsesionarme con los sonidos retro, porque siento que esa fue más mi decisión que la de los demás.

Uno no escucha a muchos artistas decir que ‘su ego fue demasiado grande’

(Se ríe)¿Cierto que no? Quizás nunca es demasiado grande.

 

La última década ha representado un cierto revival y reapreciación del ‘shoegaze’. Slowdive se reunió hace ni tanto y My Bloody Valentine volvió hace algunos años con nuevo álbum ¿Algo de esto los inspiró a regresar?

Oh, My Bloody Valentine fue definitivamente una buena parte de eso. Lo otro que nos inspiró fue la reunión de los Stone Roses. Ellos son dos de mis bandas favoritas de juventud… Digo, de ‘vieja juventud’ (se ríe). Verlos nuevamente en el escenario tocando conciertos fue inspirador. Eso significó un cambio muy importante para mí. Hasta entonces, sentía que las reuniones de bandas eran algo tibias. Pero ahora las reuniones que ocurren parecen ser mucho mejores y generar verdadero entusiasmo, como la de Stone Roses.

Por supuesto, también tuvo que ver con buen timing. Justo tocó que nos encontramos en un buen momento de nuestras vidas… Y el dinero era el correcto (se ríe).

¿Has notado un interés en público nuevo para Ride? Algunos vuelven a los escenarios y se topan con fans que ni habían nacido para su primer disco.

Oh, hombre, me siento como si tuviese 25 años de nuevo. No solo veo a gente joven en el público, sino que yo me siento más joven que todos ellos (se ríe).

Es imposible no mencionar que te integraste a Oasis en 1999, tras la separación de Ride. Ahí pasaste a trabajar con quizás las dos personalidades más fuertes del rock británico de esa época como lo eran los hermanos Gallagher ¿Cómo fue ese cambio?

Fue fantástico, si te digo la verdad. Que fantástico haber trabajado con ellos. Como dices, son personas de personalidades fuertes, pero creo que aprendes mucho estando cerca de personalidades así.  Tuvimos algunos conciertos gigantescos en grandes estadios, pero para mí no hay mucha diferencia. Creo que uno toca en bandas buenas o bandas malas, y si estás en una banda buena, no importa si tocas para 10 personas o 50.000.

Después te mantuviste junto a Liam Gallagher en Beady Eye, pero el grupo se terminó sin mucha elaboración ¿Sabes qué ocurrió?

(Silencio sepulcral)

¿Aló?

¿Sí?

Te preguntaba por Beady Eye

(Silencio) Sí… Creo que eso ya fue cubierto en otros medios.

No quieres hablarlo, lo entiendo. Pasemos a temas más alegres ¿Sabes que eres parte de la cultura local gracias a tu fanatismo por The Ganjas? Aquí en Chile todavía se comenta de esa vez que estabas dando una entrevista por acá y escuchaste una banda que te tenía obsesionado hace tiempo pero que no sabías cómo se llamaba ni que era de estos lados.

¡Sí! Me gustan mucho The Ganjas. Me enteré de su nombre en el 2009 y no he parado de escucharlos desde entonces. Son cool.

Y ellos son bastante fans de Ride, así que imagínate el honor.

Eso me gusta, enterarme de que nuestra música generó impacto en algunas bandas de Latinoamérica. Eso me pone muy feliz. Ahora me pregunto por qué no tocamos ahí antes y me lamento que no lo hayamos aprovechado ¡Desearía que no me lo hubieses mencionado! (Se ríe).

SEGUIR LEYENDO