Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 2 de junio de 2021

Sinéad O'Connor: "Mi intención siempre fue destruir la foto del Papa. Representaba mentiras, mentirosos y abusos"

La cantante irlandesa de 54 años repasa en sus memorias una de las polémicas más grandes que entregó la música en la década de los 90'.

El 3 de octubre de 1992, Sinéad O'Connor se presentó en "SNL", de la televisión estadounidense. Allí, mientras cantaba su versión de "War" de Bob Marley, la cantante irlandesa sacó una fotografía del Papa Juan Pablo II, la partió en pedazos y dijo a la cámara: "Luchen contra el verdadero enemigo".

Aquella escena se convirtió en una de las más polémicas que entregó la música en la década de los 90', cambiando la vida y la carrera de la mujer -hoy de 54 años- para siempre.

Y en sus memorias, revisitadas por Rolling Stone, O'Connor ahondó en los alcances del hecho.

"Mi intención siempre había sido destruir la foto del Papa que tenía mi madre. Representaba mentiras, mentirosos y abusos. El tipo de personas que guardaban estas cosas eran demonios como mi madre. Nunca supe cuándo, dónde o cómo lo destruiría, pero lo destruiría cuando llegara el momento adecuado. Y con eso en mente, la llevé cuidadosamente a todos los lugares donde viví desde ese día en adelante. Porque a nadie le importaron una mierda los niños de Irlanda", escribe de puño y letra la voz de "No man's woman".

Sinéad O'Connor tomó la foto de la casa de su madre, justo el día de su muerte, y después de haber pasado años sin entrar. Recordó el momento en el que se tomó esa fotografía, cuando Karol Józef Wojtyła, visitó Irlanda el 79.

"'Jóvenes de Irlanda', había dicho después de hacer una demostración de besar el suelo en el aeropuerto de Dublín como si el vuelo hubiera sido demasiado aterrador, 'Te amo'. Qué montón de tonterías. Nadie nos amaba. Ni siquiera Dios. Seguro, incluso nuestras madres y padres no nos soportaban", dijo.

A continuación, destacamos otros pasajes del relato:

"Llevo la foto al estudio de NBC y la escondo en el camerino. En el ensayo, cuando termino de cantar 'War' de Bob Marley, sostengo una foto de un niño de la calle brasileño que fue asesinado por la policía. Le pido al camarógrafo que amplíe la foto durante el espectáculo real. No le cuento lo que tengo en mente para más adelante. Todos están felices. Un niño muerto lejos no es problema de nadie (...)

Sé que si hago esto habrá guerra. Pero no me importa. Conozco mi Escritura. Nada puede tocarme. Rechazo el mundo. Nadie puede hacerme nada que no se haya hecho ya. Puedo cantar en las calles como solía hacerlo. No es como si alguien me arrancara la garganta (...)

Todo el mundo quiere una estrella del pop, ¿ves? Pero soy una cantante de protesta. Solo tenía cosas que sacar de mi pecho. No deseaba la fama. De hecho, por eso elegí la primera canción. El 'éxito' estaba haciendo de mi vida un fracaso. Porque todo el mundo ya me estaba llamando loca por no actuar como una estrella del pop. Por no adorar la fama. Y entiendo que he destrozado los sueños de quienes me rodean. Pero esos no son mis sueños. Nadie me preguntó nunca cuáles eran mis sueños; simplemente se enojaron conmigo por no ser quien querían que fuera. Mi propio sueño es solo mantener el contrato que hice con Dios antes de haber hecho uno con el negocio de la música. Y esa es una pelea mejor que un asesinato. Debo llegar al otro lado de la vida".

SEGUIR LEYENDO