Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 5 de junio de 2017

Wonder Woman rompe records de taquilla y se consolida como la mejor película del Universo Cinematográfico de DC

Los intentos de trasladar los personajes de la compañía de cómics a un mismo mundo en la pantalla grande por fin rindieron frutos.

Por Ignacio De La Maza

Para muchos de los que nos rendimos con el llamado 'Universo Cinematográfico de DC' tras el desastre incoherente de Suicide Squad, ver Wonder Woman llega como un golpe inesperado. La primera película sobre la 'Mujer Maravilla' no solo está rompiendo barreras de género en el cine de acción y de superhéroes, sino que además es la primera vez que los intentos de la compañía de cómics por construir una franquicia que le haga el peso al éxito crítico y comercial de sus rivales en Marvel ha rendido frutos. De hecho, Wonder Woman es una mejor película que la mayoría de los esfuerzos recientes de Marvel, y definitivamente es el punto más alto del universo de DC en el cine. También es la mejor cinta basada en un persojane de DC desde 'Batman: El Caballero De La Noche' y en general una película tan ridículamente encantadora que sales del cine cansado de tanto sonreir.

Podríamos dar estas cosas por aseguradas, pero no hay que subestimar el poder de esta película: Tanto El Hombre De Acero (2013) como Batman vs Superman (2016) tenían buenas ideas que fueron sepultadas por una narrativa incoherente, seriedad miserable (la trilogía de Batman hecha por Christopher Nolan parece una comedia romántica al lado de los esfuerzos de Zack Snyder por hacer de estas películas productos despojados de cualquier tipo de goce), motivaciones poco claras y una sobrecarga de efectos especiales que hacía que sus clímax estuvieran constantemente envueltos en llamas. Mientras tanto, Suicide Squad fue tan universalmente odiada que el director anda pidiendo disculpas por el resultado.

Por contrario, Wonder Woman es clara, directa, actuada con carisma, con buen sentido del humor, espíritu de la aventura y resonancia temática, elementos que han estado inexplicablemente ausentes de las anteriores películas de DC. Puedes hacer una película de cómics 'seria' y conservar el gusto por ver una aventura de superhéroes. Nolan lo entendía, Tim Burton lo entendía y Patty Jenkins lo entiende también. Su versión de la heroína es irresistible y la forma de contar su historia es coherente y paciente, dejando que sus reflexiones sobre el heroismo en un mundo que quizás no lo merece sean aún más poderosas. Cuando el inevitable clímax lleno de llamas llega (¿El que hace los efectos de fuego en estas películas es nieto del dueño de Warner o algo?), todo lo anterior ha sido tan disfrutable que simplemente te dedicas a seguir pasándolo bien.

Todo esto para llegar a lo más importante: Wonder Woman es la primera película de esta era de los 'universos cinematográficos' en ser protagonizada por una mujer, y está dirigida por una mujer también, y su éxito ha destruido cualquier prejuicio idiota de que este es un 'género para hombres'. La buena recepción de la prensa y el boca en boca provocaron que la cinta recaudara 100,5 millones de dólares en Estados Unidos, el mejor estreno EN LA HISTORIA para una producción dirigida por una mujer. No solo eso: Los otros 122 millones que hizo en mercados internacionales la posicionan por sobre la recaudación TOTAL de cualquier otra película de superhéroes protagonizada por una mujer.

Estos logros no son solo para la protagonista Gal Gadot o la directora Patty Jenkins (aunque definitivamente ellas son grandes responsables de ellos) sino que para toda una industria con históricos prejuicios sobre darle películas de alto presupuesto y de grandes franquicias a directoras y actrices. Eso no significa que Wonder Woman no sea una película 'para hombres' o específicamente 'para mujeres'; divisiones tan ridículas y arbitrarias en el 2017 como 'esto es rock y esto es pop y no se pueden mezclar'. El toque de Jenkins se siente especialmente en la refrescante visión poco sexualizada de Gadot, con una cámara que destaca su poderío por sobre su figura, pero Wonder Woman entrega acción de alto calibre en medio de una historia atrapante, y de forma mejor que la mayoría de las producciones de este estilo en el último tiempo. 

No solo eso: La Wonder Woman de Gadot se posiciona de inmediato como el ancla de todo lo que está tratando de hacer DC en el cine. El Superman de Henry Cavill ya ha tenido dos oportunidades para mostrar una deprimente falta de carisma, mientras que Ben Affleck no ha tenido tiempo suficiente (ni un buen guion) para hacer de su Batman como algo más que una idea interesante pero poco desarrollada en medio de películas mediocres. Wonder Woman, por otro lado, es transformado en un personaje con una historia que te dan ganas de seguir. En eso descansan las grandes franquicias, y eso es lo que a DC le faltaba hasta ahora.

En un mundo ideal, el triunfo de Wonder Woman significará que Hollywood dejará atrás una parte de su machismo sistemático y permitirá que voces femeninas se metan en producciones costosas y fantásticas, tanto detrás como delante de la cámara. No vivimos en un mundo ideal, por lo que no sabemos si Wonder Woman es el comienzo de algo maravilloso o una rareza. Lo que sí sabemos es que es la mejor película de superhéroes en lo que va del año (lo siento, Logan, también te quiero) y una inyección de adrenalina en medio de un género que estaba peligrosamente cerca de quedarse estancado. Necesitamos más películas como esta. 

SEGUIR LEYENDO