Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 6 de junio de 2018

VIDEO | De Gea ignoró y no aplaudió al Presidente Sánchez tras 'acusarlo' de abuso de menores en 2016

El mandatario español acusó al portero del Manchester United de ser claro partícipe del bullado caso Torbe, relacionado a abusos sexuales cometidos por el popular actor y director de cine para adultos.

Marcada por la camaradería y los buenos deseos estuvo la despedida de la selección española previo a su participación en el Mundial de Rusia. La ceremonia contó con la presencia del nuevo presidente español, Pedro Sánchez, quien fue escuchado amablemente por la mayoría de los jugadores, a excepción de uno; el arquero David De Gea.

La incomodidad del portero del Manchester United fue evidente. Se hizo el desentendido, miró para otro lado y fue el único que no aplaudió durante el discurso de Sánchez. Sólo le dio la mano cuando fue saludado por este último.

Pero la actitud del guardametas español tiene un origen y todo se remonta a 2016. Tras explotar el bullado caso Torbe -que investigaba una serie de abusos sexuales a menores de edad encabezados por el actor y productor pornográfico del mismo nombre - Sánchez se refirió en duros términos al portero quien se vio vinculado al caso tras ser involucrado por una víctima.

"Yo no me siento cómodo viendo a De Gea como portero de la selección española después de ver su nombre salpicado y denunciado por una menor", declaró en su momento el en ese entonces secretario general del partido socialista obrero español. "Respeto la presunción de inocencia pero hay que ponerse del lado de la víctima y en este caso estamos hablando de una mujer menor. Si me preguntas, yo estoy con ella", agregó.

Tiempo más tarde la justicia desestimó la participación de De Gea en el caso, concluyendo que las acusaciones contra el portero eran infundadas, por ende, inocente. Pese a ello el líder del PSOE nunca se retractó de sus dichos; lo que finalmente enardeció al deportista.  

Todo ello hasta ayer. Tras el impasse, Sánchez, se reunió en privado con De Gea y le ofreció disculpas por sus declaraciones, las que fueron aceptadas por este último. La tensión entre ambos tampoco fue la única; el defensor catalán, Gerard Pique, ferreo defensor de la causa autonomista, saludó al presidente con un frío y claro desgano.   

SEGUIR LEYENDO