Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 2 de junio de 2017

Vicky Cornell contó como conoció a Chris en nueva carta abierta

La viuda de Cornell escribió otro emotivo relato sobre cómo se enamoró del famoso músico.

Muchos hemos tenido semanas difíciles ultimamente, pero Vicky Cornell la ha tenido peor. No solo la mujer perdió a su marido de manera repentina, sino que ha tenido que lidiar con que la forma en la que murió Chris Cornell, quitándose la vida, no se condice con el hombre que ella creía conocer. Peor aún, algunos han criticado a Vicky por vivir su duelo públicamente o por negar que su hombre haya estado deprimido, como si existieran formas 'correctas' de reaccionar ante una noticia tan devastadora.

A solo horas de haber recibido un informe de la policía de Detroit negando darle acceso a informes sobre la muerte del vocalista de Soundgarden, Vicky ha escrito una nueva carta abierta. En el texto no hace referencia a este hecho, ni al informe toxicológico que espera que demuestre que su marido no estaba en su sano juicio. A cambio, describe cómo conoció a Chris Cornell y la forma en la que se desarrolló su amor. 

Está de más decir que la carta es emotiva y devastadora, pero es la forma en que la viuda ha aprendido a llevar su dolor. Te la traducimos aquí abajo:

"Te conocí en una noche estrellada de París, en el Hotel Plaza Athenee, después de que ambos fuimos llamados para organizar la fiesta post-show de Audioslave la noche siguiente. Me acuerdo de como te presentaron y tus ojos me atravesaron.

Tu show era al día siguiente, y yo no estuve ahí. Me uní a tu fiesta después, y cuando te enteraste de que no había visto el concierto, me preguntaste secamente: 'Entonces ¿Qué estabas haciendo?... ¿Comiéndote un sándwich?'. Nos sentamos, y me acuerdo que pediste foie gras y yo te pregunté si estabas seguro de que querías eso. Siempre tuviste un gusto tan elegante.

Un amigo te preguntó quién era la mujer más hermosa de todo L'Avenue, y te paraste frente a todos, miraste a tu alrededor, regresaste y me apuntaste a mí. Hablamos hasta que salió el sol y llegó la hora de que viajaras a tu siguiente destino. Me llamaste al día siguiente, y 3 días después nos reunimos en Londres.

Me acuerdo que llegaste corriendo, temeroso de que yo me hubiese ido porque te habías atrasado en tu entrevista con Zane Lowe. Por ese entonces, me acuerdo haber pensado que tenía que ser cuidadosa y distanciar mi corazón de enamorarse de ti. Sin embargo, no me dejaste, zigzageando por el mundo para visitarme. Estabas constantemente sufriendo de jet-lag porque no soportabas nuestro tiempo distanciados.

Finalmente te fui a visitar en Nueva York para Lollapalooza 2003, y organicé tu fiesta de cumpleaños número 39. Un par de semanas más tarde, yo estaba en Mykonos y tú seguías en Lollapalooza, cantándome desde el teléfono que me casara contigo. No sabía qué pensar, más que te amaba y que estaba absolutamente entregada.

Viajé con mi madre a Los Angeles, un día antes de mi cumpleaños. Me diste las más hermosas sorpresas, desde flores, velas y globos por todas partes hasta paquetes envueltos de todos los tamaños. Como si fuese Navidad. Me hiciste sentir como una princesa.

Te cambiaste al Beverly Hills Hotel porque yo me estaba quedando ahí. Un día me despertaste y me dijiste que necesitabas que te devolviera un collar. Yo te pregunté por qué, pero tu simplemente lo sacaste y cortaste el anillo de plata que colgaba de él. Me dijiste: 'Tuve una visión muy extraña. Todavía no tengo el anillo de verdad, pero realmente me quiero casar contigo'. El anillo me cupo perfecto, y aunque me sorprendiste con un Harry Winston semanas más tarde, no quise sacarme el original, y lo usé en nuestra boda. Los dos anillos siempre representaron lo distintos que éramos pero lo bien que nos complementábamos.

Me acuerdo que lloraste en la boda civil. Nunca conocí a un hombre más sensible y especial.

Tuvimos a nuestros hermosos bebés, y me dijiste que era tu alma gemela y que me habías estado buscando. Estoy tan feliz de que me hayas encontrado. Estoy tan feliz de los 14 años que vivimos juntos. Hacíamos todo juntos, literalmente todo. Eras mi mejor amigo, y cuando no estaba de gira, hablábamos por teléfono al menos 4 horas al día.

(El resto de la carta repite palabra por palabra la que escribió Vicky anteriormente).

Te amo más de lo que cualquiera haya amado en la historia del amor, y más de lo que cualquiera lo hará.

Por siempre

Tu Vicky".

SEGUIR LEYENDO