Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 22 de febrero de 2019

RESEÑA | Stone Temple Pilots en Chile: El renacer

Con nuevo vocalista y un show marcado por sus dos primeros discos, el fantasma de Scott Weiland pesó fuerte en el regreso de STP a Chile.

Por Ignacio De La Maza

FOTOS: Juan Pablo Quiroz

Hay que admirar (y querer) a los hermanos DeLeo: Es gracias a Dean y Robert que Stone Temple Pilots sigue aquí, pese a que todas las pistas deberían indicar que la banda no podría seguir existiendo en el 2019. Sus dos vocalistas previos han fallecido, y uno de ellos resulta ser Scott Weiland, quizás la figura más magnética del rock en los años 90s. Pero aquí estamos, y aquí están ellos, nuevamente en Chile, nuevamente despachando los himnos de una generación, contra viento y marea. 

No es que los DeLeo no tengan ayuda: La carta secreta de este renacer de STP es Jeff Gutt, el vocalista de 42 años que ganó una audición a más de miles de personas para asumir el desafío de levantar a la banda... Y convencer a los fanáticos... Tras la muerte de Weiland. Frente a un Caupolicán repleto, Gutt dejó en claro que es un digno heredero del cantante original de STP, emulando esa misma mezcla de bravura glam y presencia un tanto siniestra que hicieron de Weiland una estrella.

Imagen foto_00000003

No, en ningún momento se te olvida que no es Scott: Había algo en la decadencia que Weiland aportaba a las canciones de Stone Temple Pilots que Gutt es simplemente incapaz de emular, por más estudiados que tenga los movimientos y el tono. Sin embargo, difícilmente esto es culpa del nuevo cantante, que al menos recuerda en su registro vocal profundo y versátil que Weiland siempre fue un artista más sorpresivo en su estilo de lo que la gente le dio crédito.

Y al final, lo importante son las canciones, canciones que forman parte de la formación musical de millones de personas y que ocupan un lugar especial en el corazón de los 5.000 asistentes que rellenaron el Caupolicán a tal punto de que no cabía ningún alfiler. El setlist se concentra principalmente en selecciones del 'Core' y 'Purple', los álbumes que consolidaron a STP como estrellas en los 90s gracias a una mezcla de grunge, psicodelia y un poco de bravado californiano.

Imagen foto_00000006

Y no, el tiempo no ha reducido el impacto de estas composiciones: 'Wicked Garden', 'Vasoline', 'Big Bang Baby', 'Plush' e 'Interstate Love Song' no han reducido su poder de gatillar karaokes. Incluso las composiciones del homónimo 'Stone Temple Pilots' (2018) generan momentos de euforia gracias a la entrega de Gutt hacia el público.

Sí, se extraña a Weiland, y sería injusto esperar que la banda conjurara la misma mística que con el frontman a la cabeza. Pero STP sigue aquí, despachando hit tras hit, y eso en sí es un pequeño milagro. Lo más importante: Nos hacen recordar una vez más que su cancionero nos mueve como pocos otros. Larga vida a STP.

Imagen foto_00000007

SEGUIR LEYENDO