Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Sábado 30 de septiembre de 2017

RESEÑA SONAR | Guns N' Roses palideció frente a The Who en Stgo Rock City

Con un show bastante similar al del 2016, Axl y los suyos despacharon hits y covers en el cierre de la primera jornada del festival.

Por Ignacio De La Maza

FOTOS: Juan Pablo Quiroz

Hay algo insólito en ver a Guns N’ Roses entrando a la hora. Algunas personas todavía tienen pesadillas con el recuerdo de esperar a que el alguna vez impredecible Axl Rose se dignara a salir del escenario por más de 3 horas pasado el tiempo pactado. Sin embargo, parece que Slash o Duff McKagan, los históricos titanes del grupo que se reintegraron a este el año pasado, eran los encargados del reloj: Al igual que en su regreso al Estadio Nacional en el 2016, GNR hizo su aparición puntual a las 8:30 de la noche para cerrar la primera jornada de Stgo Rock City.

Es difícil encontrar nuevas palabras para describir lo que la formación ‘histórica’ de Guns N’ Roses (no confundir con fundacional; Ni Izzy Stradlin, ni Steven Adler y ni siquiera reemplazos posteriores como Matt Sorum o Gilby Clarke han vuelto a las filas) hace por estos días sobre el escenario, principalmente porque la fórmula de su presentación del viernes por la noche siguió casi las mismas pautas que el concierto de retorno que brindaron en el Estadio Nacional a finales del 2016 (con algunos covers más e inclusiones que se agradecen como Patience y Used To Love Her). El resultado es sólido, pero algo predecible. 

Imagen foto_00000004

La cancioncita de Looney Toones recibe a la banda que, al igual que el año pasado, abren con fuegos artificiales y la explosión glam punk de It’s So Easy, dando paso a Mr. Brownstone, las subvaloradas Chinese Democracy  y Better, y esa máquina para hacer estallar estadios que es Welcome To The Jungle, una de las pocas canciones en donde la desgastada voz de Rose parece acercarse a ese bramado brutal por el que se hizo conocido en 1987. Da lo mismo: El público corea cada canción a todo pulmón.

La gira que los GNR iniciaron a comienzos del 2016 básicamente no les ha dado respiro desde entonces, por lo que las energías de Rose, cuyo entusiasmo y carisma es innegable pero que sigue evidenciando un estado físico lejos del ideal, a veces flaquean durante las 3 horas de show. Por fortuna, el buen Axl tiene a su lado a Slash y Duff McKagan, dos de los músicos más carismáticos y grandilocuentes de su generación, ayudando a mantener la intensidad y la efervecencia al máximo incluso cuando el espectáculo da serias señales de deja vu. De todos modos, volver a escuchar momentos épicos como Estranged o Coma con el hombre del sombrero en las seis cuerdas sigue causando escalofríos. Pensar que hace 2 años pensábamos que algo así no volvería a ocurrir.

Imagen foto_00000001

Hay que ser justos con los Guns: Su show fue bueno, potente y la gente lo disfrutó, en especial en momentos de comunión colectiva como el cover a Live And Let Die y Sweet Child O’Mine. También se tomaron la molestia de despachar una versión de Black Hole Sun de Soundgarden, implícitita y obviamente dedicada a la memoria de Chris Cornell, un gesto que, independiente de lo que pienses de la versión, se agradece. Sin embargo, la banda dio una presentación familiar y predecible a solo minutos de que The Who hubiese dado clases sobre ese mismo lugar.

El hecho de que a menos de un año de su última visita hayan logrado llevar a 40.000 personas al Monumental demuestra que la fórmula actual de Guns N’ Roses funciona bien. Sin embargo, da la sensación que los hemos visto mejor y no hace tanto. 

Imagen foto_00000003

SEGUIR LEYENDO