Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Domingo 11 de noviembre de 2018

RESEÑA | MGMT en Fauna: Entre el pasado y el futuro

Volviendo con su mejor álbum desde su debut, el dúo americano recordó por qué son una de las bandas más influyentes de su generación.

Por Ignacio De La Maza

Hubo una época en donde MGMT parecía sentir vergüenza de su debut, 'Oracular Spectacular' (2008). Lo cierto es que Andrew VanWyngardenn y Benjamin Goldwasser pasaron la siguiente década renegando de ese trabajo, despachando música progresivamente densa y etérea que pareció cumplir el rol de alienar a los fanáticos que consiguieron con canciones de pop psicodélico irresistible como 'Kids' o 'Electric Feel'.

Imagen foto_00000003

Por eso, 'Little Dark Age' (2018) fue una sorpresa tan grata: MGMT recuperando su sentido de la melodía sin abandonar la experimentación que hizo de su etapa menos accesible algo fascinante (pero frecuentemente difícil de disfrutar). Y en Fauna Primavera, ambos parecieron estar reconciliados con su pasado y con la mirada firmemente en el futuro.

A diferencia de anteriores presentaciones en nuestro país, el sonido en esta ocasión no solo fue impecable, sino que además por primera vez se sintió que el viejo MGMT y el nuevo MGMT eran una sola entidad. Canciones recientes como 'When You Die' y 'Me And Michael' fueron recibidas con la misma euforia que 'Time To Pretend' o 'Weekend Wars'.

Imagen foto_00000002

No todo fue perfecto: La banda parece adorar más la extensa y letárgica 'Siberian Breaks' más que sus fanáticos, deteniendo la energía y aura que habían construído con casi 15 minutos de psicodelia progresiva que suena más interesante en álbum que en vivo.

Sin embargo, el diagnóstico es finalmente positivo. En el 2007, pocos sospechamos que MGMT definiría el sonido del pop indie en la siguiente década, pero eventualmente nos llenamos de clones y discípulos que buscaron, con distintos grados de éxito, replicar la fórmula de 'Oracular Spectacular' y su mezcla entre ganchos masivos, electrónica eufórica y ambición experimental. Hoy, la misma banda parece feliz con su legado, pero enfática en que no vivirán de este. El futuro pinta bien.

SEGUIR LEYENDO