Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 14 de mayo de 2015

Reseña - Faith No More: Sol Invictus

Por Alfredo Lewin

Imagen foto_00000011No fue sólo la enorme brecha de tiempo entre los lanzamientos de Faith No More lo que provocó tanto entusiasmo y expectativa en torno a Sol Invictus. El simple hecho de que este disco exista en lo absoluto, eso es una pequeña victoria -casi milagrosa.

Aunque no puedo hablar por todos, creo que muchos fans y oyentes se sumergirán en Sol Invictus esperando que capture, aunque sea, una fracción de la intensidad y la pasión que emanaba de ellos a principios de los 90. Es muy raro volver a atrapar un rayo en el mismo sitio y especialmente hacerlo después de casi dos décadas de inactividad . Y FNM acusó recibo de esto diciendo que este es inevitablemente un disco de tipos que bordean los 50 años: No hay manera de volver a sonar como de 30, porque tampoco es la idea, como tampoco lo es repetir los triunfos indiscutidos de Angel Dust o King For A Day...Fool For A Lifetime.

Lo primero es Superhero, el single oficial del álbum, una nueva esperanza para lo que estaba por venir. Con solo escuchar los gritos de "Go" en diferentes tomas, se presiente el sonido y la personalidad de Faith No More -la de hace tantos años- y por cierto se descubre una gran canción tanto lírica como musicalmente hablando. La misma locura y la intensidad de Patton y la corrección instrumental del ensamble de los otros 4, con un especial protagonismo de las teclas de Roddy Bottum.

Después de escuchar todas las canciones de Sol Invictus, concluimos que este álbum es el trabajo creativo de mentes verdaderamente brillantes, las cuales esperaron lo que había que esperar para realizar algo digno y a la altura. Esa perseverancia muestra sus frutos, pese a que se queda corta de alcanzar las cumbres más altas del quinteto.

Canciones como Separation Anxiety se traen de vuelta todo el volumen mientras que Rise and Fall y Matador prueban que todavía son capaces de invocar una melodía por sobre todas las cosas. En especial Separation Anxiety, oscura y áspera con las voces de Mike Patton maravillosamente ejecutadas mientras que el bajo y la batería llevan el tema a un nivel de profundidad que te absorbe; recuerda que muchas de las canciones de Faith No More se resisten a ser etiquetadas.

Habrá muchos fans que están esperando otro Epic o Angel Dust, pero la verdad es que aquí -mas que en ningún disco anterior de FNM- todas las canciones son como una entidad individual. No hay un concepto que las agrupe y esta falta de coherencia, si bien podría ser su punto débil, se convierte en una fortaleza. Porque este álbum solo pretende entregar una intensidad, sin miedo ni aprensiones de superar al pasado. FNM demuestra que, a pesar de años de inactividad, todavía son líderes en su juego, superhéroes del verdadero rock alternativo.

La producción de Sol Invictus es más simple al oído. por ejemplo. que la visión de pantalla panorámica del ya citado -e insuperable- Angel Dust. A veces opta por contener la grandilocuencia durante sus momentos más heavy, pero sin duda que brilla durante los pasajes más tenues.

Entonces, ¿Cómo se mide este esfuerzo de Faith No More? ¿Según la vara dejada por su pasado? Imposible.

Piensa en este disco como el ponerse al día con un viejo amigo que no has visto desde hace 15 años. Se tardan horas para que las cosas se pongan en su lugar, para poder entonces hacer un balance... luego de eso escucha el Sol Invictus como una obra que lo toma desde justo en donde lo habían dejado con AOTY.

Este es un álbum que recompensa a quien lo escucha varias veces. Una vez que los arreglos y la madurez de algunas composiciones -como Sunny Side Up, Matador y Cone of Shame- se amarran bien, se van instalando en tu subconsciente musical.

La última canción, From The Dead, lo resume perfectamente cuando Patton canta: "Bienvenido a casa amigo ... De vuelta de la muerte". Bienvenidos a casa, de hecho.

SEGUIR LEYENDO