Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 17 de agosto de 2017

RECOMENDADO SONAR | Discos, películas y series para ver y escuchar este fin de semana

Un paseo por lo que ofrece la cartelera del cine, Netflix y Spotify para que nunca estés atrás con la cultura pop.

Por Ignacio De La Maza

Sabemos que no siempre hay tiempo para consumir toda la cultura pop que quisiéramos. Por eso mismo, en Sonar FM nos tomamos la molestia de, semana a semana, ver y escuchar lo que más podemos para filtrar el contenido y recomendarte solo lo mejor. O quizás simplemente nos gusta ver tele y escuchar música y decidí hacer una nota con eso. En fin, la primera razón se siente más noble. Para aquellos que se están preguntando qué hay de bueno allá afuera, aquí va una pequeña selección (que incluye, por casualidad, la mejor película que haya visto este año. No, no es Annabelle. Pero Annabelle no está mala, sorprendentemente):

En el cine:

Annabelle: La Creación

Imagen foto_00000001

¿Quién carajo esperaba que la secuela de Annabelle fuese mejor que la original? ¿Quién esperaba que fuese ‘buena’, si quiera? El segundo spin-off de ‘El Conjuro’ es una de las grandes sorpresas de la temporada, una película de ‘casa embrujada’ que, si bien no tiene ni una gota de profundidad, es brutalmente efectiva a la hora de hacerte saltar del asiento. Los sustos de vieja escuela, que aprovechan al máximo el uso de espacio negativo y secuencias de tensión escalada, se apegan mucho más al espíritu que hizo de ‘El Conjuro’ una película tan adictiva que cualquier secuela o spin-off hasta la fecha. La historia no tiene mucha relevancia y sigue la misma fórmula que la mayoría de las películas inspiradas por James Wan: Una monja llega a una remota casa con un grupo de niñas jóvenes, en donde se descubre que los dueños ocultan un oscuro secreto que tendrá efectos desastrosos. Sin embargo, poco importa la trama cuando los momentos de impacto golpean con tanta fuerza. El hecho de que la primera Annabelle haya sido una verdadera porquería pero que su segunda parte sea competente y efectiva es un pequeño milagro. Los fanáticos del horror puro no se irán decepcionados.

En Netflix:

Una película:

Raw

Imagen foto_00000002

Permítanme una libertad con esta recomendación: Raw es la mejor película del 2017 hasta ahora. En serio. Es de esas obras que te recuerdan por qué amas el cine en un primer lugar, tanto como medio visual como forma de contar historias. La cinta francesa de horror caníbal, que se volvió infame en el circuito de festivales por provocar desmayos entre los asistentes y que algunas personas abandonaran las funciones en asco, es mucho más sutil, vulnerable y dulce de lo que su fama sugiere. La trama sigue a una joven que llega a estudiar a una particular escuela de veterinarios, la cual parece ser un lugar de permanente fiesta nihilista y abuso de los estudiantes mayores en contra de los novatos. Como parte de un ritual de iniciación, su hermana mayor (que también estudia ahí) la obliga a comerse un hígado de conejo crudo pese a su vegetarianismo, lo que despierta en ella un hambre inédita y voraz que eventualmente saciará de forma macabra. Ni tan grotesca como su reputación sugiere pero brutal de todos modos, Raw es más que nada un estudio de personajes íntimo y a su vez una metáfora simple (pero impactante) del despertar sexual, específicamente sobre las formas en las que ejercemos control sobre nuestros cuerpos en la intimidad. Quizás lo más impresionante es que, más que un festival de vísceras y sangre (aunque hay algo de eso), la película es un emotivo cuento acerca de la relación de dos hermanas aprendiendo a descubrirse a través de una época de trauma físico y psicológico. Visualmente impactante, cruda y emocionalmente devastadora, de verdad que no he visto nada así en el 2017. Te dejará temblando, pero con una sonrisa en el rostro.

Una serie:

Wet Hot American Summer: Ten Years Later

Imagen foto_00000003

Quienes esperan encontrar en Wet Hot American Summer: Ten Years After, cualquier tipo de resonancia emocional o lección de vida, probablemente deban volver a Better Call Saul. Al igual que las anteriores entregas de la saga, la película Wet Hot American Summer (2001) y la serie Wet Hot American Summer: First Day Of Camp (2015),  Ten Years Later es una parodia ácida y desquiciada de las películas adolescentes de campamento, sacrificando cualquier tipo de sentimiento humano por un humor anárquico y extravagante. El punto es que, tal como sus antecesoras, Ten Years Later es tan idiota que resulta brillante. Parte de lo que hace de su parodia tan efectiva es su impresionante reparto, el mismo que participó en la primera película y de los cuales la mayoría se convirtieron en estrellas futuras (Paul Rudd, Amy Poehler, Elizabeth Banks, el ausente Bradley Cooper, entre otros), todos haciendo de personajes que se ven demasiado viejos como para tener 25 años. La trama importa poco: Hay una conspiración para destruir el campamento en donde transcurre la acción, y los antiguos campistas deben unirse para detenerla. Lo único cierto es que entre medio hay latas de vegetales parlantes, un Ronald Reagan con sed de sangre, una bomba nuclear enterrada en medio del campamento, y suficientes sorpresas como para que los 8 capítulos pasen volando. Hay que ser inteligente para poner semejante estupidez en pantalla.

 En Spotify

Father John Misty – Pure Comedy

Imagen foto_00000004

En un año en donde pareciera que la humanidad retrocedió evolutivamente al menos unos 100 años, la mirada de Josh Tillman sobre la naturaleza de la sociedad occidental en la segunda década del siglo XXI se siente extrañamente profética (el álbum fue escrito en los últimos 2 años, antes de la victoria de Donald Trump) y también una de las respuestas musicales más certeras a estos tiempos. Father John Misty corre constantemente el riesgo de sentirse como un proyecto predicador (o, en otras palabras, ‘sobre el pony’), pero Tillman escapa de esto siendo un sujeto extremadamente articulado y musicalmente talentoso. Pure Comedy es un álbum de folk rock directo pero ambicioso (su duración es de 1 hora y 15 minutos) en donde el músico asentado en Los Angeles examina de cerca los males que envenenan a las mentes de los hombres con una mezcla de burla y lamento. A diferencia del barroco I Love You Honeybear (2015) o el psicodélico Fear Fun (2012), los arreglos aquí son simples y melódicos, generalmente enfocándose en el básico modelo de voz/piano/guitarra/batería con la recurrente orquesta ofreciendo refuerzo ocasional, mientras que las literarias y elocuentes letras de Tillman hacen la mayor del trabajo. Pure Comedy es crudo y a veces deprimente: No vas a esperar respuestas fáciles a Father John Misty, pero también es contradictoriamente optimista. “Lamento decirlo, pero todo lo que tenemos es el uno al otro” dice la última línea del tema titular, un mensaje que se siente particularmente vulnerable por estos días.

SEGUIR LEYENDO