Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 6 de julio de 2015

RECOMENDADO SONAR | 10 consejos para combatir la resaca

Para esas mañanas en donde a tu cabeza le gusta recordarte que tomar en exceso trae consecuencias nefastas.

La caña es la cruel forma que nuestro cuerpo tiene para recordarnos que no hay acto sin consecuencia. ¿Te gustó la juerga de aquellas la noche anterior? ¿Querías beber y olvidarte de todo en en el paso del 2015 al 2016? Bueno, prepárate para una mañana de puro dolor.

La gran tragedia es que ni los científicos entienden bien cómo funciona, ni mucho menos tienen un remedio universal para apaciguar esos dolores de cabeza. Finalmente, cada persona vive la resaca de manera distinta y tiene sus propios métodos para enfrentarla, aunque nada parece funcionarle a todo el mundo.

Probablemente varios sentirán ese hachazo durante este fin de semana de Año Nuevo (o incluso lo están sintiendo en este momento, que el cielo se apañe de ustedes). Aquí en Sonar no somos doctores (todavía), pero en nuestro humilde esfuerzo de cuidar de nuestra comunidad, les proponemos una serie de consejos prácticos y conocidos para que las mañanas de resaca sean un poco más llevaderas:

Tomen vasos de agua entre cada trago que consuman y otro antes de dormir

Imagen foto_00000010El alcohol deshidrata, eso no es ninguna novedad. Es precisamente esa deshidratación la que hace que al día siguiente tu cabeza esté amenazando constantemente con hacer implosión. Por eso es mejor prevenir que lamentar: El vaso de agua en mano después de cada piscola quizás no va con esa aura de Rey de las Fiestas que has estado cultivando cuidadosamente toda la noche, pero te ahorrará una eternidad de dolor al día siguiente. No olvides tomar otro antes de irte a la cama, tu ‘yo futuro’ te lo agradecerá.

Estén abastecidos de bebidas isotónicas

Imagen foto_00000011Todas las frecuentes paradas al baño que has realizado durante tus noches de celebración te hacen perder un sinfín de electrolitos y minerales (y otras cosas) cuya ausencia es uno de los principales causantes de tu malestar físico (el malestar emocional, lamentablemente, no tiene solución). Uno de los pocos consejos contra la caña que tiene un efecto universalmente positivo es tomar bebidas isotónicas como Gatorade que te repongan los elementos perdidos la noche anterior (como tu dignidad).

El jugo de naranja y las frutas pueden salvarte la mañana

Imagen foto_00000018Como si perder agua, minerales, potasio y cuanta otra cosa que necesites para subsistir no fuese suficiente, el exceso de alcohol también baja tus niveles de vitaminas, lo que (adivinaste) no ayuda para nada a tu deplorable estado post-juerga. Para tu fortuna, el jugo de naranja y las frutas son particularmente efectivos para reponer tanto tus niveles vitamínicos como el agua perdida.

No mezclen tragos

Imagen foto_00000017Un consejo obvio pero necesario: Partiste la noche con tu fiel cerveza, luego subiste a la piscola y cuando se te acabó el Mistral decidiste mantener ese agradable estado de borrachera con algunas copas de vino. Por supuesto, tu cuerpo castigará tu imprudencia de la peor manera posible. Nos dimos cuenta que no hay explicación científica que explique directamente por qué pasa esto, pero pasa.

Eviten las aspirinas y los paracetamoles

Imagen foto_00000016No, en serio. Puede que las pastillas para el dolor de cabeza le traigan alivio temporal a la resaca que ya no encuentras con qué sacarte, pero también son sintetizadas por el hígado, el cual está un poco ocupado lidiando con la cantidad de toxinas que le metiste en la noche como para además estar atendiendo eso ¿Realmente crees que es una buena idea?

Duerman lo más que puedan

Imagen foto_00000015No hay nada científico en esto, pero es una obviedad. Dormir mientras tu cuerpo se encuentra luchando contra los mares de alcohol en los que nadaste la noche anterior quizás no conlleve a dulces sueños, pero al menos le estás dando tiempo para recuperarse y no tienes que enfrentar la dura, dura realidad mientras lo hace.

Tomar más para apalear la caña es una pésima idea

Imagen foto_00000014Parece de locos tener que andar diciendo esto, pero es bastante lógico. La caña es, en parte, tu cuerpo castigándote porque el alcohol lo hacía feliz y ahora lo está haciendo miserable. Básicamente es una forma de abstinencia, y realmente no quieres superar la abstinencia recayendo en la sustancia ¿No? Tomarse una cerveza matutina para enfrentar la resaca solo logrará que te baje de nuevo a las 4 de la tarde. No es un remedio, solo es más alcohol, y si vas a tomar simplemente asúmelo en vez de pasarlo como una ayuda.

El huevo es un buen amigo, los mariscos también

Imagen foto_00000020Los huevos tienen un componente que ayuda a eliminar más rápido el alcohol de tu cuerpo, por lo que sumarlos al ya mencionado jugo de naranja puede resultar en un desayuno salvador. Por su parte, los mariscos son básicamente la kriptonita de la caña: Son altos en zinc, hierro y varias vitaminas, los cuales probablemente necesitas con urgencia después del décimo shot de tequila.

La comida grasosa sirve para prevenir el dolor, no tanto para apaciguarlo

Imagen foto_00000013Hay gente que insiste en que comerse un sándwich lleno de grasa después del carrete los ayuda a que la caña sea un poco más llevadera, pero la verdad es más probable que termine de asesinar lo poco que queda de tu estabilidad estomacal. Por otro lado, si decidiste pasar al Burger King antes de llegar a la infame fiesta que te causa tantos dolores en este momento, es probable que el exceso de grasa repela al alcohol de las paredes del estómago, lo que resulta en menos caña al día siguiente. Sin embargo, no podemos asegurar que esa práctica no termine con tu muerte a los 40 años.

No tomar (o hacerlo con moderación) es la única forma comprobada de evitar la caña (y probablemente eso no sea una opción)

Imagen foto_00000012¿Les ha pasado que despiertan pensado ‘no tomo nunca más’? Bueno, eso es porque en el fondo de nuestros corazones sabemos que esa es la única forma en la que nos aseguramos de no sentir este dolor profundo nunca más. Sin embargo, nuestra promesa se transforma en una vil mentira: Simplemente hay que asumir que carretear no siempre resulta en la mejor de las mañanas.  

SEGUIR LEYENDO