Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 17 de octubre de 2017

Protagonista de Game Of Thrones reveló haber sido víctima de los acosos de Harvey Weinstein

Lena Hadley, quien hace de Cersei en la popular serie, contó dos encuentros inapropiados con el caído productor.

Cada vez son más los testimonios de abuso y acoso sexual dentro de la industria del cine, luego de que la prensa norteamericana revelara que el poderoso productor Harvey Weinstein venía acosando a actrices, modelos y empleadas desde hace más de 30 años.

Entre las múltiples víctimas de las horrorosas conductas de Weinstein (que han llevado a denunciar problemas de abuso sistemático en Hollywood en general) se encuentran actrices como Rose McGowan, Asia Argento, Gwyneth Paltrow, Eva Green, Heather Graham, Kate Beckinsale y Angelina Jolie, solo algunos nombres entre las más de 50 acusaciones contra el ex mandamás de The Weinstein Company y Miramax.

Hoy fue revelada otra víctima de los actos de Weinstein: Lena Hadley, más conocida por interpretar a Cersei Lannister en Game Of Thrones. A través de su twitter, la actriz contó que Weinstein la acosó en dos ocasiones separadas, con la segunda siendo bastante más cruda la primera. Te traducimos su testimonio a continuación:

"La primera vez que conocí a Harvey Weinstein fue en el Festival de Venecia. Ahí se estaba exhibiendo 'Los Hermanos Grimm' (una filmación en donde sufrí constante abuso psicológico del director Terry Gilliam). En algún momento, Harvey sugirió que fuésemos a caminar cerca del agua. Ahí hizo algunos comentarios y gestos sugerentes. Yo solo me reí. Estaba genuinamente en shock. Me acuerdo haber pensado 'esto tiene que ser una broma'. Recuerdo que le dije: '¡Por favor hombre, sería como besar a mi papá! Volvamos con los otros a tomar tragos'. Nunca volví a actuar en ninguna película de Miramax.

La vez siguiente fue en Los Angeles. Siempre pensé que él nunca volvería a intentar algo conmigo, no después de que me reí y le dije que nunca en un millón de años. Supuse que él respetaría la barrera que puse y que quizás quería hablar conmigo de futuros trabajos. Me pidió que nos juntáramos al desayuno. Comimos y hablamos de películas y el proceso fílmico. De ahí me hizo algunas preguntas sobre el estado de mi vida amorosa. Cambié la conversación hacia algo menos personal. 

De ahí fue al baño, y cuando volvió, me dijo que subiéramos a su habitación, que tenía un guión que quería darme. Cuando caminamos hacia el ascensor, toda la energía de la situación cambió. Mi cuerpo entró en estado de alerta. Cuando el ascensor subía, le dije que no estaba interesada en nada más que trabajo, que por favor no creyera que estaba ahí por ninguna otra razón, que nada iba a pasar. No sé qué me poseyó para decir eso en ese momento, solo tuve una sensación de que no debía dejar que se acercara a mí.

Se mantuvo en silencio después que hablé. Estaba furioso. Salimos del elevador y caminamos hasta su habitación. Su mano estaba en mi espalda, dirigiéndome, sin decir ni una sola palabra. Me sentí desamparada. Intentó usar su tarjeta para entrar a la pieza y no funcionó. Se enfureció. Me acompañó de nuevo al ascensor, por el lobby hasta la entrada del hotel, con su mano apretando fuertemente mi brazo. Cuando me subió a mi auto, me susurró al oído: 'No le digas esto a nadie. Ni a tu representante ni a tu agente. En mi auto me puse a llorar".

Este es solo uno de los cientos de testimonios que han salido en contra de Harvey Weinstein, los que probablemente se seguirán acumulando en los próximos días. 

SEGUIR LEYENDO