Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 2 de febrero de 2015

Philip Seymour Hoffman: sus roles más subvalorados

Un tributo a los papeles secundarios que convirtieron al brillante actor en leyenda.

 Imagen foto_00000001

Pocos actores han tenido una carrera tan amplia, tan llena de roles emblemáticos y momentos memorables como la que nos dejó Philip Seymour Hoffman. Quizás no era el actor más taquillero de Hollywood, pero su electrizante trabajo es invaluable. Intenso, sutil y absolutamente versátil, Hoffman era un intérprete magnético, un artista que habitaba la piel de sus personajes como si fuera la propia y encontraba el alma hasta del rol más secundario.

Sus performances en las películas del gran Paul Thomas Anderson son legendarias, tanto así como su poderosa encarnación de Truman Capote la biopic que llevaba el apellido del autor, la cual le valió merecidamente el Oscar en el 2006. Sin embargo, Phillip Seymour Hoffman prefería los roles de bajo perfil, aquellos en donde podía enriquecer la historia desde las esquinas, transformando hasta el más irrelevante de los papeles en una fuerza imparable y haciendo cada segundo en pantalla algo digno de atesorar. Para conmemorar la memoria del gran hombre a un año de su muerte, hemos seleccionado una lista de los roles más subvalorados en su dorada carrera.

El Gran Lebowski (1998)

Las interpretaciones inolvidables de Jeff Bridges y John Goodman como protagonistas de la desquiciada comedia stoner de los hermanos Cohen, hicieron que el pequeño personaje de Seymour Hoffman fuera criminalmente pasado por alto. Como el entusiasta pero hilarantemente apacible mayordomo del personaje titular, cada aparición de Seymour Hoffman garantizaba una incómoda carcajada.

Casi Famosos (2000)

Sí, difícilmente se puede llamar "subvalorada" a la aparición de Seymour Hoffman como el mítico periodista musical Lester Bangs en Casi Famosos, considerando que hasta el día de hoy es recordada como de lo mejor de la cinta, pero aun así pasó casi sin pena ni gloria en la temporada de premios de ese año. El actor encuentra el alma y corazón detrás de un personaje que podría haber sido una caricatura de Bangs, haciendo que cada una de sus escenas resuene como ninguna otra.

Dragón Rojo (2002)

Probablemente, aquellos que no hayan estado familiarizados con la carrera de Philip Seymour Hoffman se refieren a él como "ese tipo", porque realmente estaba en todas. En el caso de Dragón Rojo, la precuela de El Silencio De Los Inocentes, el hombre aparecía como el personaje menor Freddy Lounds, un reportero sensacionalista que encuentra su fin en las manos del asesino de la película. Se requiere habilidad para encarnar a un personaje tan despreciable como Lounds y aun así vender con genuino horror su brutal muerte.

Mi Novia Polly (2004)

Dice más que cualquier elegía el hecho de que Philip Seymour Hoffman haya sido tan efectivo en roles intensos en cintas como Magnolia como en comedias olvidables junto a Ben Stiller. El cariño que se le tenga a Mi Novia Polly, la cinta protagonizada por Stiller y Jennifer Aniston, depende de un cuento de gusto personal, pero el rol del recién fallecido como un egocéntrico ex actor infantil que creció para presentarse en obras comunitarias sigue siendo el indiscutido mejor aspecto de la película.

Misión Imposible 3 (2006)

Como todas las películas de la saga, la tercera parte de Misión Imposible tiene tantos adherentes como detractores, pero todos coinciden en algo: la escalofriante y calculadora interpretación de Seymour Hoffman transformaba lo que podría haber sido otro supervillano con delirios de grandeza en un enemigo verdaderamente amenazador. Como el sádico traficante de armas Owen Davian, el actor por fin le daba a la franquicia un antagonista digno de ser recordado.

Charlie Wilson's War (2007)

Es increíble pensar que, con tantos roles notables, Philip Seymour Hoffman recién fue nominado al Oscar cuando ganó la estatuilla por Capote en el 2006. Sin embargo, el papel hizo que la Academia comenzara a tomar nota de su carrera. Su segunda consideración para el premio vino por esta película, protagonizada por Tom Hanks, sobre la verdadera historia de un congresista que consiguió financiamiento para la operación contra los soviéticos en Afganistán. Sin embargo, quien se llevaba todas las miradas era el rubio actor, quien encarnaba al iracundo e hilarante agente de la CIA que ayudaba a llevar a cabo el plan.

The Boat That Rocked (2009)

No solo la carismática performance de Seymour Hoffman en esta película es subvalorada, toda la cinta lo es. La semi ficticia historia de los días de radios piratas en Gran Bretaña encontraba al actor como El Conde, un carismático DJ norteamericano que lideraba el clandestino proyecto de Radio Rock.

The Master (2012)

Al comienzo del artículo dije que no incluiría la faceta más conocida de Seymour Hoffman como actor favorito de Paul Thomas Anderson, pero The Master es un momento especial. Es fácil olvidar que la cinta fue más bien un hit de internet más que un éxito de taquilla (en Chile no estuvo ni dos semanas en cartelera), pero no se puede rendir tributo al actor sin recordar su perfecta interpretación como Lancaster Dodd, un enigmático e intenso líder de culto, que ofrece salvación y paz mental al torturado personaje de Joaquín Phoenix y pasará a la historia como lo más poderoso que jamás haya puesto en pantalla. Lo que hace más doloroso que no podamos volver a ver algo así.

Por Ignacio De La Maza

SEGUIR LEYENDO