Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 9 de mayo de 2017

Neil Halstead de Slowdive en Sonar FM: “Se corrió la voz de que nuestra música vale la pena”

De cara al debut de su banda en Chile, el líder de la agrupación británica habló sobre su primer disco en 22 años y el inesperado encuentro con la aceptación popular.

Cuando las bandas se reúnen, siempre existe el temor de que el reencuentro no esté a la altura de su ‘época de gloria’. El caso de Slowdive es algo distinto, considerando que su ‘época de gloria’ fue algo turbulenta. La banda que ayudó a formar la escena que a comienzos de los 90 fue conocida como ‘shoegaze’ en Gran Bretaña (esa de cascadas de guitarras distorsionadas, voces etéreas y sentimiento narcótico) tuvo un pequeño período de gracia en su país antes de que la prensa se volviera en contra de ella. ‘La escena que se celebra a sí misma’ dijeron las publicaciones de Inglaterra sobre el shoegaze una vez que la atención viró hacia el más lucrativo britpop, y sobre Slowdive se dijeron cosas aún peores (Richey Edwards de los Manic Street Preachers dijo ‘odiarlos más que a Hitler’).

Sin embargo, eso no cambió un hecho concreto: Slowdive hacía discos increíbles. Álbumes como Souvlaki (1993) o Pygmalion (1995) son de los mejores trabajos de su década, aunque la banda terminó quebrándose poco después de este último, producto de las críticas externas, las presiones del éxito y rencillas internas.

La última risa la tienen ellos: Su reputación no dejó de crecer durante su tiempo aparte, influenciando a toda una generación de bandas fascinadas por el shoegaze, desde el pop enigmático de Beach House hasta el black metal de Deafheaven. En el 2014 volvieron a los escenarios tocando para públicos mucho más amplios de lo que jamás habían soñado, y recientemente acaban de editar ‘Slowdive’, su cuarto álbum de estudio y candidato desde ya a ser uno de los mejores trabajos de este año.

Ahora que se preparan para debutar en Chile en el marco del festival Fauna Otoño (este sábado 13 de mayo en el Espacio Riesco), su líder y compositor principal Neil Halstead conversó con nosotros sobre su regreso y la inesperada aclamación con la que se han encontrado en el 2017.

El nuevo disco de Slowdive ya está aquí y es fantástico. La recepción de la prensa ha sido realmente positiva ¿Sientes que puedes respirar tranquilo ahora?

¡Gracias! Sí, la verdad es que terminamos el disco en noviembre, entonces ha estado ahí sentado por un buen tiempo, así que estamos muy emocionados de que por fin vea la luz. Ojalá que a la gente le guste.

¿Había algo de nerviosismo? Este es el primer álbum de Slowdive en mucho tiempo.

Sí, por supuesto. Obviamente quieres que a los fans les guste. No es lo ideal decepcionar a la gente. Han pasado 20 años... No sabría decirte si es presión lo que sentíamos, pero sí teníamos que estar totalmente seguros de que teníamos algo bueno entre manos. Cuando lo estábamos grabando, no teníamos ni sello discográfico ni nadie presionándonos para terminarlo. Entonces lo bueno era que si terminábamos haciendo pura mierda, podíamos pretender que nunca existió (se ríe). Así que eso ayudó con el nerviosismo. Simplemente escribíamos música, y si salía bien, la mostrábamos al mundo. Intentamos mantener las cosas simples.

La última vez que estuvieron todos juntos en el estudio, fue para las sesiones de Souvlaki (1993; el baterista Simon Scott no participó de su último trabajo antes de la separación, Pygmalion en 1995) ¿Cómo fue reencontrarse con todos esos músicos para hacer algo nuevo?

Claro. Técnicamente nuestro último disco había sido Pygmalion, pero ese no fue un esfuerzo muy de banda ¿Pero sabes? Fue realmente divertido entrar al estudio. Llevábamos 2 años tocando en vivo tras nuestra reunión, simplemente disfrutando de esa energía y también de pasar el tiempo juntos. No habíamos tenido esa oportunidad en 20 años. Reconectar esas amistades fue una parte muy linda de todo el proceso. Volver al estudio fue una extensión de eso. Creo que realmente lo disfrutamos. Fue muy distinto a cuando lo hacíamos cuando éramos solo unos niños, porque ahí nos encerrábamos por 6 semanas y grabábamos todo. Ahora tenemos hijos y familias, entonces hay que medir el tiempo. Fue lindo, fue casi como tomarse unas vacaciones de la vida real. Creo que es una forma interesante de tomárselo (se ríe).

El disco se llama de la misma forma que la banda. No puedo evitar pensar que, cuando un grupo hace eso con un disco que no es su debut, se trata de una especie de declaración de principios ¿Había una idea así cuando decidieron nombrar el álbum ‘Slowdive’?

Sí, creo que queríamos dejar en claro que esta música es lo que somos nosotros, aquí y ahora, en este momento. El disco es una extensión de la banda que éramos hace 20 años, pero también es una forma de decir ‘esto somos nosotros ahora’. Se sentía correcto nombrarlo homónimamente. Tuvimos muchas ideas sobre cómo titularlo, pero al final de la discusión siempre volvíamos al nombre ‘Slowdive’.

Creo que tienes razón en lo que dices. El disco se escucha como Slowdive, pero hay algo nuevo entre medio que haría difícil confundirlo con sus trabajos en los 90.

Sí, creo que era realmente importante para nosotros hacer algo nuevo con el disco. Obviamente es un álbum de Slowdive, creo que habría sido realmente extraño que nos hubiésemos juntado a hacer algo que no sonara como Slowdive. Queríamos empujar las cosas un poco hacia adelante, tener un disco cuyas raíces estuviesen en el 2017. Creo que hay algunas canciones que son más visionarias que otras, como ‘Falling Ashes’, o ‘Go Get It’, o ‘Slomo’, temas con los que nos forzamos a expandir nuestras direcciones. Es realmente emocionante la forma en la que el disco se abrió a nuevas avenidas. Uno siempre está avanzando hacia una meta, necesitas de ese impulso. Creo que no lo teníamos cuando nos juntamos, y por eso decidimos hacer varios shows que nos volvieran a dar el vuelo hasta que pudiésemos armar ese disco.

Slowdive es una banda que parece no haber recibido el amor que merecía en su época. Sin embargo, ahora no solo tienen más seguidores sino que también varias bandas han tomado su sonido como influencia ¿Cómo se tomaron este cambio cuando volvieron a los escenarios?

La verdad es que no lo esperábamos. Cuando volvimos a tocar en el 2014, fue un poco agobiante darse cuenta del amor que estábamos recibiendo. Había un interés por nosotros mucho más grande que lo que habíamos predicho. Nos hizo sentir muy humildes, de cierta forma. Fue asombroso darnos cuenta que nuestra música había resonado en una nueva generación. Pero también fue lindo ver a personas que nos estaban siguiendo desde que teníamos 17 y han crecido con nosotros.

Me acuerdo que su primer show de reunión, en Primavera Sound 2014, reportó un público de 30.000 personas en su set.

¡Sí, eso fue una locura! Realmente emocionante. Me encanta ese festival, creo que es de los mejores en el mundo. Me acuerdo que al año siguiente vi a Ride en el mismo horario y escenario que nosotros, y también fue un show increíble lleno de gente. Me trajo recuerdos muy lindos, porque solíamos hacer giras con ellos en los 90. Compartimos nuestras primeras experiencias en vivo con Ride, nuestra primera gira por Norteamérica incluso, entonces verlos en ese contexto y pensar lo que hemos avanzado fue muy emotivo.

Es divertido que lo menciones. Estuve hablando hace poco con Andy Bell de Ride (entrevista que todavía no podemos publicar por embargo), y existe esta noción de que el regreso de ellos y ustedes representa una especie de redención para las bandas shoegaze de Creation Records.

(Se ríe) ¡Sí! Creo que eso es gracias a The Jesus & Mary Chain. Ellos son como los líderes de la manada. También sacaron un disco después de mucho tiempo este año y es increíble. No he podido verlos en vivo, pero me cuentan que también están sonando muy bien.

Debe ser una sensación extraña, considerando que ‘shoegaze’ fue durante algún tiempo por allá en los 90 un término despectivo. Costó que bandas como ustedes recibieran reconocimiento.

Sí, es divertido. Creo que a Ride le fue bastante bien por esa época, aunque nosotros no podemos decir lo mismo. El internet realmente ha ayudado. Se ha corrido la voz de que nuestra música vale la pena. Creo que eso ha permitido que, de a poco, haya una aceptación más grande del género y de nosotros como banda, algo que no existía en el comienzo.

Claro, ahora hay un consenso de que Slowdive es una gran banda, pero por esa época la prensa fue infamemente dura.

Sí, todos creíamos que estaban siendo más duros con nosotros de lo que merecíamos. Fue una época algo extraña. Publicaciones como Melody Maker o NME eran consideradas las que hacían o destruían bandas, y creo que nos odiaban un poco (se ríe). Mirando hacia atrás, es raro, pero así era como funcionaban las cosas.

Los historiadores dicen que fue el britpop el que le quitó favores al shoegaze con la prensa. Aunque ahora las bandas de shoegaze están haciendo un regreso triunfal y el britpop está desaparecido.

Sí, aunque existe la posibilidad de que el britpop haga un regreso triunfal en algunos años más (se ríe). Todas estas cosas son circulares ¿Sabes? No hay duda de que el britpop tenía bandas increíbles. Blur, Oasis y Pulp eran buenísimos. Es lindo que bandas como Ride sean reconocidas ahora, creo que es fantástico, y nosotros obviamente estamos felices de poder sacar un disco y recibir esta atención también.

SEGUIR LEYENDO