Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 6 de octubre de 2017

MES DEL HORROR SONAR | Película del Día: 'Pulse (Kairo)'

Un clásico de la era dorada del horror japonés.

Por Ignacio De La Maza

Tras décadas siendo ninguneadas como 'cine B', el horror en el cine ha ido encontrando un nuevo respeto, con una cresciente consicencia por parte tanto de realizadores como fanáticos que las películas de género, y en particular el terror, pueden ser producciones con tantas ideas y ambición como películas de 'prestigio'.

Lo cierto es que el horror siempre ha sido una de las aristas más fascinantes de la ficción, una posibilidad de enfrentarnos a algunos de nuestros temores más profundos y humanos. Celebrando la llegada de octubre, un mes generalmente asociado a la Noche de Brujas, en Sonar FM estaremos recomendándoles una película de terror todos los días hábiles del mes. Algunas serán obras maestras, otras simplemente entretenidas, otras al menos interesantes, pero todas tendrán algo que nos hace creer que vale la pena ver ya seas fanático del género o no.

'Pulse' (2001)

Director: Kiyoshi Kurosawa

Imagen foto_00000012

¿Se acuerdan de cuando el horror japonés no se sentía como un cliché? Dejemos algo claro: La saturación de niñas pálidas de pelo largo y espectros de movimientos erráticos en la pantalla grande no es culpa de Japón, sino que de la avalancha de remakes mediocres con los que Hollywood inundó al cine en la primera década de los 2000 tras el éxito de 'El Aro' (2002), en sí una buena película. Sin embargo, hubo una era en donde la sensibilidad japonesa para contar historias de terror se sentía casi alienígena en occidente, y 'Pulse', del gran Kiyoshi Kurosawa (no confundir con el otro Kurosawa) es quizás el ejemplo más poderoso de todo este movimiento.

Lo primero que tienen que saber de 'Pulse' (o Kairo, como se le conoció en Japón) es que no se parece a nada que hayan visto en el horror occidental, y tampoco es similar a otros ejemplos más populares del horror japonés como 'El Aro' o 'The Grudge'. En 'Pulse', los espíritus (porque obvio que hay espíritus) no son espectros vengativos, sino que figuras profundamente lastimeras (aunque no por eso menos aterradoras). La atmósfera, quizás lo mejor de esta película, no es tan macabra como trágica, una nube de tristeza y melancolía que permea a todos los personajes y eventos de la trama.

Y hablando de trama, es difícil describir concretamente de qué se trata 'Pulse' y aún así hacerle justicia a todas sus sutilezas. A grandes rasgos, la historia se centra en un grupo de jóvenes de Tokyo que empiezan a ser víctimas de extrañas y siniestras ocurrencias tras entrar en contacto con perturbadoras imágenes difundidas a través de Internet. Pronto la presencia de espectros se vuelve más frecuente, y desapariciones y muertes empiezan a plagar a los cercanos de nuestros héroes. 

'Pulse' ha sido descrita como una crítica contra el uso de Internet en el amanecer del nuevo milenio, pero Kurosawa parece tener otras ideas en su cabeza: Si bien la paranoia Y2K y la noción de que una red masiva que nos conecta a todos también nos ha hecho más solitarios está presente en la película, el director parece más interesado en conceptos más amplios sobre el miedo a la soledad y a la muerte, quizás los terrores más universales de la condición humana.

'Pulse' no te hará saltar mucho de tu asiento: Excepto por una secuencia que es casi inigualable en su capacidad de inducir pánico, su ritmo es letárgico y sus procedimientos son melancólicos y reflexivos. Lo que sí hace de forma increíble es instaurar un aire consternado y emocionalmente drenante, un tipo de horror atípicamente abatido y afligido acerca de temas deprimentes (incluyendo la naturaleza de la depresión en sí). Su trama se vuelve impenetrable a ratos (Kurosawa tiene el sentido estético de Carpenter y el narrativo de Lynch) y los cinéfilos que esperen respuestas claras en el desenlace quedarán decepcionados. Sin embargo, es una película poderosa y única llena de ambición, ideas e imágenes inolvidables. Te hace desear que el horror japonés vuelva en gloria y majestad (y esta vez Hollywood no lo arruine).

PD: Por supuesto que 'Pulse' tiene un remake norteamericano del 2006. Es terrible, no lo vean.

 

SEGUIR LEYENDO