Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 29 de septiembre de 2017

Marky Ramone en Sonar FM: "Adoro a The Who, no me gusta para nada Guns N' Roses"

El histórico baterista de Ramones habló con nosotros antes de su show en Stgo Rock City.

Por Francisco Reinoso

Como parte del festival Stgo Rock City, Marky Ramone será el encargado de mantener el espíritu de los Ramones vivo en el masivo encuentro rockero de este fin de semana. De cara a su set este sábado en el Estadio Monumental, le preguntamos sobre las bandas con las que compartirá escenario, los viejos buenos tiempos con Ramones y la importancia de preservar el legado de uno de los grupos más importantes de la historia.

¡Marky! ¿Cómo estás hombre?

¡Muy bien, gracias!

¿Qué nos puedes decir del show que se viene ahora en Stgo Rock City?

Somos los terceros en el line-up, y te puedo asegurar que vamos a tocar AL MENOS 25 canciones de Ramones. Tenemos un set de 45 minutos. No vamos a hablar con la gente, simplemente nos vamos a subir al escenario y nos tiraremos de lleno a tocar clásicos de Ramones.

A lo largo de tu carrera has tocado con varios grandes vocalista: Estuviste con Andrew WK en Europa, en Santiago te vimos con Michael Graves hace un tiempo ¿Con qué cantante de tu banda te has sentido más conectado?

Bueno, mi nuevo cantante, ese tipo es increíble. Siempre digo que es una mezcla entre Iggy (Pop), Joey (Ramone) y  Stiv Bators de los the Dead Boys. Me impresiona lo influenciado que ha sido por esta gente y cómo lo transforma en su propia cosa. La forma en la que interpreta canciones de Ramones siempre me sorprende.

Ahora estarás compartiendo en el marco de un festival con bandas clásicas como The Who, Def Leppard y Guns N’ Roses ¿Alguna banda que te atraiga de ellos?

¡Oh, por supuesto! The Who, adoro a The Who. No me gusta para nada Guns N’ Roses, pero sí soy un gran fan de The Who.

Hace un tiempo recibí tu libro, en donde reflexionas fuertemente sobre el pasado ¿Sentiste la presencia de esos viejos fantasmas mientras escribías?

Bueno, te pones a recordar cosas, incidentes que ocurrieron. Pero el libro no es mucho sobre la música, es más que nada sobre el contexto político y el Nueva York de esa era. Yo quería hacer un libro de 400 páginas, pero los fantasmas fueron amigables (se ríe).

Cuando escribiste el libro y recordaste tu pasado ¿Cuál fue la principal emoción que sentiste?

Bueno, sentí que todos ellos se han ido: Joey, Johnny, Dee Dee, Tommy. Eran mis amigos y mis compañeros de banda. Estuve 15 años en la banda e hicimos casi 2.000 shows en ese tiempo y 10 discos de estudio. Obviamente nos volvimos muy cercanos. Llega un punto en donde debes seguir adelante, tienes que pensar en la vida, en los buenos momentos que viviste con ellos, y agradecer la positividad de la vida.

¿Cómo era trabajar con personalidades tan distintas como Joey y Johnny?

Bueno, Dee Dee era el más distinto de todos nosotros, así que era mi amigo más cercano. Dee Dee era el compositor principal y también el más chistoso. Joey y Johnny no querían hablar, y después de un tiempo no quise meterme mucho en esa vibra. Me llevaba bien con todos ellos, pero ellos no se llevaban bien entre ellos mismos. Eso nunca afectó a la música, que es lo importante.

Tocaste con los Ramones en dos períodos ¿Cuál fue el más cansador?

Los dos períodos fueron muy buenos pero muy diferentes.  Del 77 al 83 fue genial, pero me tuve que ir porque estaba con un problema de cervezas. Las resacas se estaban volviendo insoportables así que tuve que irme un tiempo. Al regreso en el 87 grabamos Pet Sematary y eso inició una nueva fase. De ahí entre al Rock And Roll Hall Of Fame y gané un Grammy. Eso fue bueno también. Ya sabes, trabajar en Rock N’ Roll High School y compartir con Phil Spector y hacer un disco clásico como Road To Ruin, que trae I Wanna Be Sedated, eso fue increíble también. Simplemente fueron períodos distintos.

Mirando hacia 1996, los Ramones ya sabían que se acercaba el final. Tú ya estabas pensando en tu próximo proyecto con The Intruders ¿Crees que haber estado pensando hacia adelante te hizo más difícil disfrutar la última gira con Ramones?

¡No, para nada! Esa gira fue genial. Joey, Johnny y yo nos sentamos en un hotel en el 94 y decidimos que el 96 sería el último año de la banda. Seguimos con la gira por 2 años y en el último show dijimos adiós y eso fue todo. Fue una buena racha. Hicimos muchas cosas buenas y nos fuimos en una nota alta. Le pedí a Dee Dee estar en el tour, pero él estaba haciendo otras cosas. De todos modos escribió canciones para nosotros. Así fue nomás.

¿Por qué crees que Johnny era tan controlador sobre Ramones?

Bueno, el ‘creía’ que era controlador, pero a mí no me controlaba. Necesitábamos a alguien que nos sugiriera lugares y formas de tocar, cuándo teníamos que hacer un disco. No sé si controlaba a Dee Dee y a Joey, solo era alguien que estaba ahí para ayudarnos con los procesos.

¿Cuál fue tu experiencia más nerviosa en el escenario? ¿Quizás algo en la última gira?

Oh, yo nunca me pongo nervioso. Hemos tocado frente a tantas personas. Nos hemos presentado ante públicos de 100.000 asistentes. Cualquiera que llegara a nuestros shows, nosotros asumíamos que eran fans, por lo que iban a apoyarnos y cantar con nosotros y volverse parte de la experiencia. Nos hacía felices.

¿Y cuál crees que fue tu gran triunfo como Ramone, Marky?

Estar en el Hall Of Fame y los Grammy, porque estás rodeado de tus pares. Estás en la misma categoría que los ídolos que escuchabas cuando niño. Estás junto a The Who, los Rolling Stones, los Beatles, los Beach Boys. Eso fue genial, me hizo muy feliz estar entre ellos. Y los Grammy, bueno, por fin nos notaron y nos dieron un premio a la trayectoria. Para nosotros fue un honor, estar en la misma categoría que tantos grandes músicos.

Los Ramones siempre fueron aclamados por la prensa pero el éxito comercial pareció eludirles durante buena parte de su carrera ¿No te pasa que a veces deseas que todas esas personas con poleras de Ramones hayan comprado discos de Ramones también?

Bueno, yo lo veo de la siguiente manera: Los Ramones recién ahora son más populares que nunca. Nuestras canciones están en comerciales y nuestros discos están alcanzando status de oro. Si un chico tiene la polera de Ramones pero no el disco, bueno, al menos esa polera puede interesarlo en escuchar lo que está usando en su ropa.

¿Sientes la necesidad de mantener el legado de Ramones como el último miembro histórico vivo?

Bueno, no es una responsabilidad porque no TENGO que hacerlo, yo QUIERO hacerlo. Cuando quiero hacer algo, es por el amor que le tengo a eso. No voy a hacer nada porque sienta que es una obligación o un deber. Esas canciones son demasiado buenas como para no ser tocadas, entonces quiero seguir tocándolas.  

SEGUIR LEYENDO