Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 16 de marzo de 2018

LOLLAPALOOZA CHILE | LCD Soundsystem: Todos mis amigos

Combinando rock con ritmos bailables, James Murphy su tropa montaron una fiesta de catarsis en el festival.

Por Ignacio De La Maza

FOTOS: Juan Pablo Quiroz

La genialidad de James Murphy es que convirtió la depresión y la ansiedad en algo bailable. Pero realmente bailable. Murphy ha levantado toda su alabada carrera en la noción de que todos compartimos ciertas ansiedades sobre envejecer y no ser quienes queremos ser, y las combinó con ritmos implacables y un conocimiento casi enciclopédico sobre la historia de la música. En LCD Soundsystem puedes escuchar Joy Division (y New Order), Kraftwerk, Talking Heads, Brian Eno, David Bowie, The Fall, Gang Of Four, Public Image Ltd, Suicide, Daft Punk y básicamente cualquier acto musical cool que puedas imaginar, y además puedes pensar en lo aterrador que es el futuro y saber que nada es para siempre. Lindo ¿No?

LCD Soundsystem ya había estado en nuestro país en el 2011, cuando dieron una de sus últimas presentaciones antes de su anunciado quiebre solo meses después. Murphy argumentaba por entonces que le provocaba pánico pensar en que su agrupación se podía volver irrelevante si seguían adelante (nuevamente, ese conocimiento de la historia musical convergiendo con ansiedades propias de la adultez). Sin embargo, el hombre extrañó hacer canciones, y tras 5 años fuera de las pistas, LCD Soundystem volvió en el 2016. Para sorpresa suya, el grupo solo había crecido en reputación y popularidad con el paso de los años.

Imagen foto_00000002

La banda es frecuentemente catalogada como una de las mejores (o incluso la mejor) de su época, esa en donde fueron bautizados como cabecillas del ‘dance punk’ y todo lo que la llevaba en la escena de Nueva York. Viendo su retorno triunfal a Chile en el marco de Lollapalooza, no es difícil entender la devoción: LCD Soundsystem arma fiestas con canciones profundamente humanas, que no consideran la vulnerabilidad emocional y la urgencia rítmica como antónimos. Es así como pasan canciones como ‘Oh Baby’, ‘Someone Great’, ‘Tonight’, ‘Get Innocuous!’, que de a poco empiezan a conquistar incluso a los más escépticos con un sonido perfectamente calibrado y líneas de bajo tan movidas que parecieran ser líquidas. Para la última media hora, todo el mundo está bailando.

No se puede dejar de mencionar la atención que Murphy le pone al sonido: Cada instrumento de su extensa banda, desde los sintetizadores análogos hasta la batería metronómica, cumplen la función explícita de hacerte mover los pies, y además activar todos los receptores de tu cerebro que te indican que algo está ‘sonando bien’. Digo ¿Esa línea electrónica de ‘Tonight? Hay que tener algo muerto adentro para no menear siquiera la cabeza. LCD Soundsystem cree en el poder del baile como experiencia humana, tanto como las preocupaciones existenciales antes mencionadas. Y sí, tienen razón.

Con eso llegamos a ‘All My Friends’, quizás la mejor canción de la década pasada, una elegía a tiempos que no volverán y a la resignación del paso del tiempo que además tiene un beat imposible de ignorar. Hay algo verdaderamente especial en esa canción, una especie de nostalgia alegre, de esas que te hacen sentir que todos alrededor tuyo están pensando exactamente lo mismo: La vida es aterradora, pero al menos nos tenemos los unos a los otros. Y podemos bailar, obvio.

SEGUIR LEYENDO