Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 21 de septiembre de 2015

La industria del vinilo estaría al borde de la crisis

Disfruten del regreso del formato mientras puedan.

Imagen foto_00000001

El vinilo ha estado dándole nuevas esperanzas a la industria musical desde hace un buen tiempo. Cuando las ventas de CD bajan de manera estrepitosa año a año e incluso la distribución digital ha visto sus ventas en problemas, los discos en vinilo son uno de los pocos formatos que van al alza, pese a que siguen representando un nicho en las ventas totales. Sin embargo, su reciente auge podría significar una estrepitosa caída.

Un reciente artículo publicado en The New York Times trajo atención a un problema que el regreso de este formato físico viene acarreando por su buen par de años: Una crisis de abasto que podría tirar todo el circuito al piso si la demanda sigue superando a la capacidad de producción, sumándose a su alto costo de elaboración y aún más alto precio de venta.

Pese a gozar de popularidad entre los compradores de música, el regreso del vinilo nunca fue contemplado por las grandes (y contadas) fabricas a cargo de su producción, por lo que muchas de ellas tuvieron que desempolvar sus viejas máquinas impresoras para atender la creciente demanda global del formato, en especial luego de que los grande sellos vieron dinero fácil en reeditar colecciones y exigieron una mayor producción.

Imagen foto_00000012

Sin embargo, esta acción no ha sido suficiente a la hora de entregar los pedidos en un tiempo razonable, mientras que el valor de su venta se ve cada día menos conveniente. Por eso, la encrucijada actual es si es factible o no invertir grandes sumas de dinero a un fenómeno que podría acabarse en cualquier momento.

Otro de los grandes dilemas de esta situación es que, por intentar responder a las competencias inmediatas de los formatos digitales, las fábricas se verán en la difícil posición de elegir cuales van a ser los vinilos que tendrán mayor prioridad en la producción, dejando en clara desventaja a las producciones independientes con un público más reducido.

Hablando de los sellos independientes, estas han sido las grandes perdedoras del fenómeno. Muchas discográficas underground siguieron imprimiendo vinilos incluso en la época de auge del CD, pero ahora se han visto desplazadas por las grandes compañías que decidieron volver al formato y exigen la mayor atención a sus demandas.

O sea, una demanda que va en alza, sumada a la poca capacidad de producción y los altos precios del producto, nos indican que nos encontramos frente a una burbuja que está al borde de estallar.

SEGUIR LEYENDO