Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 8 de noviembre de 2016

Estas son las declaraciones de Monica Lewinsky que derrumbaron a Bill Clinton

Hoy, todos los ojos miran a Hillary, pero recordamos cuando todos apuntaron a su esposo.

Hace 18 años, en 1998, la política mundial se acercaba a la prensa rosa gracias al escándalo que involucraba al entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y Monica Lewinsky. Hoy, vemos el hecho como parte de la historia que cerró el mandato de Clinton entre la polémica que hoy recordamos en el contexto electoral que atraviesa el país del norte.

Aunque, al principio, Bill Clinton negó la relación, fue él mismo quien terminó por asumir su relación impropia, desatando el caos que todos recordamos.

El testimonio que dio Lewinsky en su momento, fue conocido como el "reporte Starr" y pasó a la historia por cómo relató los detalles de su relación con el mandatario. Cuenta, por ejemplo, que "charlamos un rato y, más o menos reconocimos que había química entre nosotros, y que nos atraíamos mutuamente, y entonces me preguntó si podía besarme".

Además, agrega más detalles sobre cómo avanzó el romance con Clinton, especificando algunos encuentros en que él le hablaba de practicar sexo oral con la joven que, entonces, atravesaba los 22 años.

También cuenta una situación en el Despacho Oval, en que "él estaba fumando un puro. Y entonces lo cogió y empezó a mirarlo de forma traviesa. Y miré al puro y le miré a él y dije, podemos hacer eso, también, alguna vez". El relato cuenta que el comentario no quedó ahí y que, en otra ocasión, "nos estábamos besando en la antesala del estudio. Él me besaba los senos y me acariciaba los genitales. En un determinado momento, me introdujo un tabaco en la vagina. Después se lo llevó a la boca y dijo: 'Sabe bien'".

Pero la situación que cambió el rumbo de las investigaciones, fue el día del cumpleaños del presidente, en que, según el relato de Lewinsky, ella empezó a acariciar su zona genital a través de sus pantalones y "comencé a hacerle sexo oral. Entonces él, como siempre, me separó antes de venirse. Yo me descontrolé y le dije... 'te quiero demasiado'... no entiendo por qué no me dejas que te haga eyacular. Para mí es muy importante pues me desconcierta que no te vengas y quiero hacerte feliz". Frente a eso, él la abrazó y le dijo: "No quiero hacerme adicto a ti ni que tú te hagas adicta a mí", aunque detalla que Clinton estaba tan excitado que le agregó: "Esta vez no voy a llevarte la contraria".

Tras este hecho, las manchas dejadas en el vestido de la becaria se convirtieron en la clave para apuntar a Clinton, ya que fue el FBI el encargado de periciarlas y revelar que, efectivamente, pertenecían al esposo de la actual candidata presidencial.

SEGUIR LEYENDO