Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 17 de agosto de 2018

Estas son las cosas que toman demasiado tiempo y que ya no deberíamos hacer

La tecnología avanzó y la vida es cada vez más rápida. Una de las cosas que más buscamos hoy es el tiempo. Y sabemos que hay una serie de procesos que realizamos todos los días que podrían ser mucho más rápidos. 

Pero no todo es así, porque hay cosas que siguen quitándonos esos valiosos minutos del día a día. Y aunque no nos guste, muchas de esas cosas hay que seguir haciéndolas. 

Afeitarse: A nadie le gusta hacerlo pero llega un punto en que es inevitable. Sobre todo en ese momento de la vida en que aún no logramos una tupida barba. Sí, a veces puedes dejarte una barba gigantesca y descuidada por pura flojera, pero lo cierto es que eventualmente tendrás que ir al baño, mirarte al espejo, sacar la máquina y gastar su buen rato en asegurarte que el vello facial te quede parejo. Sí, aburrido ¿Pero qué otra opción hay?

Hacer trámites en el Registro Civil: Gracias a internet, muchos de los certificados se pueden obtener a través de internet, pero no todos. Aún hay que ir a hacer grandes filas y esperar una eternidad para renovar el carnet de identidad. Y no, nadie disfruta eso. Ir al Registro Civil debe ser de las experiencias más irritantes que una persona puede hacer en su día, en especial con todo lo demás que hay que hacer. Lamentablemente, por ahora, no hay reemplazo para ese trámite.

Ir al supermercado durante o navidad: miles de personas, filas gigantes, locura en todos lados. Imposible ser feliz. 

Pagar deslizando tu tarjeta o con efectivo: Vas a comprar al supermercado, tienes que sacar la tarjeta, deslizarla o insertar el chip, poner tu clave, esperar la aprobación. A veces la máquina está mala y no lee cuando insertas la tarjeta. Te ves obligado a sacar billetes y eso es un proceso aún más engorroso. Terminas armando toda una fila detrás tuyo. Puedes llegar a estar tan distraído que olvidas incluso que dejaste la tarjeta en la máquina. Es demasiado tiempo ¿No? Por eso, Visa presenta sus tarjetas Sin Contacto. 

¿Cómo opera este servicio? Los consumidores no necesitan deslizar la tarjeta, ni siquiera insertarla en la ranura inferior del dispositivo. Es tan simple como acercar tu Tarjeta Visa Sin Contacto y listo, una señal será emitida entre la tarjeta y el dispositivo que realizará la compra sin problemas o retrasos. Recibes tu comprobante y sigues con tu día.

De esta manera, puedes completar una compra en cosa de segundos sin complicarte de más sacando billetes o pasando mil veces una tarjeta en una máquina con lector defectuoso. De hecho, ni siquiera tienes que soltar tu tarjeta en ningún segundo.  El proceso termina de forma rápida y eficiente.

Lo mejor de esta tecnología es que no solo ahorra tiempo: También es más segura. Al realizar una transacción con una tarjeta Visa Sin Contacto, se genera un código único de encriptación que minimiza la posibilidad de clonación o fraude. De esta forma, el único cobro que recibes en la tarjeta es el que tú estás aceptando cuando la acercas al lector.

De esta manera, podemos empezar a ahorrarnos algo de tiempo en esos días sin parar que frecuentemente tenemos. Nada mal ¿No?

Imagen foto_00000015

SEGUIR LEYENDO