Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 28 de mayo de 2015

Especial - Los remakes más innecesarios que hemos visto

Porque para qué intentar arreglar lo que no está roto

Imagen foto_00000005Hay que ponerse en el lugar de los pobres ejecutivos de Hollywood. Si a ti se te presentara la opción de arriesgarte con una idea orginal que podría ser un fracaso de taquilla v/s la alternativa de recrear una cinta exitosa del pasado y volverte asquerosamente rico, probablemente también eligirías la segunda.

La cosa es que hoy en día parecemos estar plagados de remakes, secuelas o reboots de otras películas. No todos son malos, pero muchos de ellos realmente tienen problemas a la hora de justificar su existencia. Aquí te dejamos 8 que no nos aportaron absolutamente nada y de paso ni le llegaron a los talones a sus versiones originales:

Psicosis (Original de 1960, remake de 1998)

Imagen foto_00000016

Hay que tener cojones para intentar adaptar a Hitchcock. Lamentablemente, también hay que tener ideas originales, porque intentar competir directamente con el manejo maestro de Sir Alfred detrás de cámara es una batalla perdida. Gus Van Sant recreó el clásico de Hitchcock cuadro por cuadro, sin la tensión del legendario director ni la sutileza de Anthony Perkins en el rol del psicótico Norman Bates como para sostener la cinta y justificar semejante despilfarro de dinero y tiempo.

 Godzilla (original de 1954, remake de 1998)

Imagen foto_00000017

Los japoneses pueden tener cosas lindas sin que occidente meta sus sucias manos y corrompa sus producciones con remakes hollywoodenses de segunda categoría. La Godzilla que dirigió Roland Emmerich en 1998 perdió todo el punto de lo que hacía al monstruo de Toho tan interesante (su encarnación física de las consecuencias de Hiroshima) y lo convirtió en una lagartija/tiranosaurio/pollo gigante que podría ser perdonada si la película no fuese tan irremediablemente idiota. Occidente no volvería a intentar adaptar Godzilla hasta el año pasado, y si bien el resultado fue mucho más disfrutable, tampoco justificó demasiado su existencia. (Aclaración: Correcto, la versión japonesa no es una obra maestra, pero ellos inventaron al monstruo así que pueden hacer lo que quieran).

Prometeo (2012, precuela/reboot/cosa de Alien en 1979)

Imagen foto_00000001

Respóndanos algo: ¿Alguno de ustedes vio alguna vez Alien mientras se preguntaban 'Diablos, cómo me gustaría saber de dónde salió ese monstruo'? ¿No? Bueno, Ridley Scott sintió la necesidad de hacerlo de todos modos, aprendiendo la dura lección de que nada es tan impresionante como la primera vez. Un confuso desastre que es medio precuela, medio reboot, medio nada que intenta explicar la razón detrás del Alien pero que, fiel al legado del guionista Damon Lindelof (escritor de Lost), no entrega ninguna respuesta satisfactoria.

El Sorprendente Hombre Araña (1 y 2) (2012, remake/reboot de Spider-Man de 2002)

Imagen foto_00000003

¿Alguien realmente necesitaba ver POR SEGUNDA VEZ EN 10 AÑOS el origen de Peter Parker como el superhéroe arácnido? Tras el fracaso crítico y comercial de Spider-Man 3 (2007, esa en la que Spidey era emo, por alguna razón) Sony intentó reavivar la franquicia con un actor más joven (que seguía viéndose demasiado viejo como para estar en el colegio) y una historia más 'fresca' (básicamente lo mismo que la trilogía anterior, pero peor). Luego de que tanto los fanáticos como la crítica reaccionaran brutalmente ante el Asombroso Hombre Araña, la compañía devolvió los derechos a Marvel, que ahora procederá a contar OTRA HISTORIA DE ORIGEN.

El Vengador Del Futuro (Original de 1990, Remake del 2012)

Imagen foto_00000018

Hay una cosa preocupante de andar haciendo remakes de películas de los años 90, principalmente porque te recuerda que los 90 sucedieron hace 20 años. En fin, también hay un problema en intentar hacer nuevas versiones de cintas con Arnold Schwarzenegger (ver también: La nueva Conan El Bárbaro) despojadas de todo sentido del humor o el desquicio absoluto que hacían de las cintas del Gobernator fueran tan disfrutables. El Vengador Del Futuro de 1990 era una forma particularmente kitsch de ciencia ficción con violencia exagerada que no se tomaba muy en serio; el remake es una pieza miserable que confunde seriedad con profundidad y comete el pecado imperdonable de volver el concepto original (un hombre que descubre que su vida es un recuerdo fabricado por el gobierno y que realmente es un agente de la rebelión) en algo aburrido.

La Cosa (Original de 1982, remake/precuela del 2011)

Imagen foto_00000019

¿Han visto La Cosa de John Carpenter? Simplemente fantástica, un clásico que todo fanático del horror que se respete debería tener dentro de su colección. Lo mejor era que, dentro de toda su violencia explícita (realizada con efectos prácticos, ni más ni menos), la historia de este alienígena que invade una base en la Antártica y toma la forma de cualquier tejido orgánico que asesine es contada con la maestría de un tipo que entiende cómo funciona el miedo a lo desconocido y la paranoia. La versión del 2011, que resulta ser que (spoiler), es una precuela de la de Carpenter, es básicamente lo mismo pero en piloto automático, sin ninguna sola idea original o manejo del terror que hacía de la otra tan memorable.

Pesadilla En La Calle Elm (original de 1984, remake de 2010)

Imagen foto_00000004

En verdad podríamos ocupar este espacio con cualquier reboot de los clásicos del horror 'slasher' de los 80 (hola, Martes 13 y Halloween). Al igual que El Vengador del Futuro, la nueva versión de Pesadilla En La Calle Elm olvidó que la original de Wes Craven era tan divertida como horrorosa, cometiendo el craso error de sacar a Robert Englund como Freddy Krueger y reemplazarlo por un tipo que no tenía un cuarto de su carisma ni sentido del humor. El resto de la cinta se derrumba una secuencia de asesinatos que ya habían sido vistos de manera más creativa y visualmente impactante en ocasiones anteriores.

Oldboy (Original del 2010, remake del 2013)

Imagen foto_00000020

El problema con Oldboy es que gran parte del impacto de la cinta se mantiene en un giro dramático que no revelaremos aquí para no arruinar la sorpresa, por lo que cualquier versión nueva parte la pelea con desventaja. Excepto por algunos cambios menores (como el futuro de su protagonista), la nueva Oldboy se mantiene fiel a su par coreana, pero con la deprimente sensación de que la violenta historia de venganza al centro de la trama no es tan buena ni ingeniosa como la recordabas.

SEGUIR LEYENDO