Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 31 de agosto de 2015

Especial - 8 películas para recordar a Wes Craven tras un año de su muerte

Recordamos al hombre cuya imaginación nos dio miedo de dormir

Wes Craven podrá estar descansando por siempre, pero vaya que se aseguró de que nosotros no lo hagamos. Un maestro indiscutido del cine de horror, Craven se encargó de introducir una serie de imagenes tan horripilantes como inolvidables en el imaginario colectivo, de esas que podían mantenernos con los ojos abiertos por noches enteras.

El director falleció a los 76 años producto de cáncer cerebral, pero su legado vivirá siempre en nuestras pesadillas. Aquí lo recordamos con 8 de sus cintas más memorables:

The Last House On The Left (1972)

Imagen foto_00000001Probablemente la película más controversial de su filmografía, el debut como director de Craven contaba la violenta historia de dos chicas que son violadas, torturadas y asesinadas por un grupo de criminales a la fuga, los cuales después son brutalmente asesinados por los padres de una de ellas. Podría haber significado la muerte temprana de su carrera, pero The Last House On The Left recaudó 34 veces su presupuesto y se convirtió en un clásico de culto. No solo eso, sino que Craven defendió su macabra violencia sexual como una protesta a la crueldad de la Guerra de Vietnam, cimentándolo como un tipo con harto en su cabeza. Ayudó que su frase de promoción fuera “Para evitar desmayarte, mantente repitiendo ‘es solo una película’”.

The Hills Have Eyes (1977)

Imagen foto_00000002Otro hito de culto de los comienzos de Craven, menos polémica que The Last House On The Left pero con el mismo uso de violencia extrema como fuente de horror. En esta ocasión, la cinta seguía a una familia aterrorizada por un grupo de caníbales en el desierto de Nevada. El director parece obtener una alegría desquiciada de lo depravado y excesivo de su cuento, el cual ayudaría a sentar las bases de los múltiples clásicos de terror explícito que vendrían después.

Pesadilla En La Calle Elm (1984)

Imagen foto_00000003Si tuviéramos que quedarnos con una sola película para ilustrar la importancia de Wes Craven, no tenemos duda alguna de que esta sería. Pesadilla En La Calle Elm asoció por siempre al nombre del director con horror ‘slasher’, ese subgénero del cine de terror que muestra a uno o varios psicópatas asesinando violentamente a los protagonistas. El psicópata de esta ocasión era un tal Freddy Krueger, un hombre grotescamente quemado que utilizaba un guante lleno de navajas para mutilar a jóvenes incautos en sus sueños.

La película se convirtió en una piedra angular del género, muy en parte gracias a la particular creación de Freddy Krueger, un antagonista intimidante y violento pero que resultaba extrañamente encantador gracias al humorístico diálogo de Craven y la carismática interpretación de Robert Englund. Su éxito ha inspirado un sinfín de secuelas (ninguna tan buena como la original), un remake insípido, merchandising y múltiples referencias en la cultura pop.

La Serpiente y El Arcoiris (1988)

Imagen foto_00000004Luego de que Pesadilla lo transformara en un nombre de cabecilla en el circuito del  cine de horror, Craven pasó el resto de los años 80 tambaleándose con una seguidilla de películas olvidables (incluyendo una secuela mediocre de The Hills Have Eyes). Sin embargo, el director demostró seguir teniendo un espíritu inquieto con La Serpiente Y El Arcoiris, una cinta de culto acerca de un científico norteamericano que se ve envuelto en una conspiración de pesadilla mientras investiga la verdad acerca de una misteriosa droga vudú en Haití. Se derrumba un poco al final, pero tiene suficientes imágenes aterradoras como para mantenerte despierto en las noches.

La Gente Detrás De Las Paredes (1991)

Imagen foto_00000005Muy subvalorada tras su estreno original, La Gente Detrás De Las Paredes ha acumulado fama como una de las mayores joyas del catálogo de Wes Craven. La cinta cuenta la historia de un joven que ingresa ilegalmente a una casa con la esperanza de encontrar un botín que le permita conservar el departamento del cual su madre y él están siendo expulsados, solo para darse cuenta demasiado tarde que entró en el hogar de un sádico matrimonio que esconde un oscuro secreto. La película cuenta con todos los valores de Craven, incluyendo sus temáticas frecuentes de violencia extrema y la crueldad de la que son capaces los seres humanos.

Pesadilla 7 (1994)

Imagen foto_00000006Tras el éxito de la primera Pesadilla, Wes Craven tuvo que soportar que su creación fuera progresivamente arruinada con un desfile de secuelas que no le llegaban ni a los talones a la original, hasta que en 1994 decidió que ya había sido suficiente. Así nació Pesadilla 7, una película ingeniosa que le daba un giro inesperado a la leyenda de Freddy Krueger al presentar un mundo en donde el villano es un personaje de ficción (ya saben, como el nuestro) que salta de la pantalla a la vida real para atormentar a los responsables de hacer sus películas, incluyendo a los mismísimos Craven y Robert Englund (interpretándose a sí mismos). Su humor metalingüístico le dio nueva vida a la franquicia que el director ayudó a crear.

Scream (1996)

Imagen foto_00000007Habiendo experimentado con un tipo más paródico de horror en Pesadilla 7, el siguiente paso de Wes Craven fue subvertir todos los clichés de las películas de terror que el mismo ayudó a impulsar. Scream seguía a un grupo de jóvenes que, a diferencia del 90% de las cintas del género, eran conscientes de los arquetipos más que repetidos del cine de horror e intentaban usarlos a su favor para combatir a un brutal asesino en máscara de fantasma. Tanto homenaje como parodia de las cintas slasher, Scream ocupa un cómodo lugar como el segundo mayor legado de Craven.

Vuelo Nocturno (2005)

Imagen foto_00000008Como buena parte de los directores de horror (John Carpenter se viene a la cabeza), la filmografía de Craven tuvo un notorio descenso en calidad e influencia una vez que el director entró a la tercera edad. Sin embargo, a sus 66 años despachó Vuelo Nocturno, una pequeña cinta de suspenso que demostró que el director todavía podía despachar películas llenas de tensión cuando se lo proponía. La acción seguía a una administradora hotelera que descubre que su compañero de asiento en un vuelo a Miami es en realidad un peligroso terrorista. El último tercio de la película desciende en clichés del cine de acción, pero buena parte de su duración es dedicada a construir suspenso como Craven no lo había hecho en años.

SEGUIR LEYENDO