Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 21 de julio de 2015

Especial - 7 películas de música que nos marcaron

Imagen foto_00000009El film musical es un arte complejo. No, no ese con personas cantando (aunque también es complejo por razones distintas), sino que las películas que utilizan la música como trasfondo para contarte una historia. Por supuesto, cuando sale bien, se quedan pegadas en nuestras cabezas y corazones por mucho tiempo.

Por ninguna razón especial más que el hecho de que nos gusta el cine y la música, hemos armado una pequeña lista con 7 títulos que unen estas dos pasiones y que nos marcaron para siempre. Si tienen otras, no duden en decirlo:

PD: Nos autoimpusimos algunas reglas para filtrar contenido: No podían ser biopics de algún artista en particular (lo sentimos, Control) ni cintas armadas en promoción de un artista (lo sentimos, todas las películas de los Beatles y Purple Rain) ni tampoco adaptaciones de discos (Adiós Quadrophenia y The Wall).

This Is Spinal Tap (1984)

Imagen foto_00000001Ninguna otra cinta ha capturado la ridiculez inherente del glam ochentero de manera más eficiente que This Is Spinal Tap, un documental falso acerca de los ficticios Spinal Tap que se burla abiertamente de las excéntricas andanzas del rock de peluquería. Por más que la cinta insinua en numerosas ocasiones que se trata de una ficción (la banda asegura haber perdido 12 bateristas, todos los cuales murieron de manera horrorosa) eso no evitó que varios creyeran que Spinal Tap era un grupo que realmente existía. En su defensa, Ozzy Osbourne, Steven Tyler y todo Pearl Jam han dicho que la cinta da tanto en el clavo sobre el rock de los 80 que es difícil creer que se trata de un montaje.

Singles (1992)

Imagen foto_00000002La segunda cinta de Cameron Crowe es un caso excelente de estar en el lugar correcto en el momento indicado. La película acerca de un grupo de jóvenes en búsqueda de la estabilidad emocional fue filmada en Seattle durante 1991 y quedó para siempre ligada a la explosiva escena grunge, que por supuesto juega un rol en su trama. La leyenda dice que Kurt Cobain la odió por simplificar el movimiento musical de la ciudad, pero cameos de Pearl Jam, Alice In Chains y Soundgarden ayudaron a cimentarla en los corazones de la Generación X.

Dazed And Confused (1993)

Imagen foto_00000003El clásico de culto de Richard Linklater, acerca de un grupo de jóvenes completando sus últimos días de colegio en el verano de 1976, tiene una precisión clínica a la hora de capturar ese período de la adolescencia en donde tu música favorita ya no es solo un hobby, es el soundtrack de tu vida y una parte fundamental de tu identidad. Es solo cosa de tomar el título: Dazed And Confused, tanto el nombre de un himno de Led Zeppelin como el resumen ideal de ese siempre temeroso paso a la adultez.

Empire Records (1995)

Imagen foto_00000004Empire Records fue originalmente ninguneada por la crítica y se convirtió en un fracaso de taquilla, aunque eso no evitó que resonara lo suficiente dentro de la Generación X como para convertirse en una joya de culto. Un grupo de jóvenes empleados de la titular tienda de discos, cada uno con su personalidad particular, intentan salvar su lugar de trabajo durante un día lleno de complicaciones que los harán crecer de formas inesperadas. Por supuesto, el soundtrack es matador.

Alta Fidelidad (2000)

Imagen foto_00000005Como varias películas en esta lista, Alta Fidelidad no se trata tanto de la música en sí (aunque sí juega un rol clave) como de los dolores de madurar. El personaje de John Cusack es un cretino de primera, un snob musical con tendencia a sabotear todas sus relaciones para luego exigir lástima, obteniendo consuelo emocional solo de los discos que alberga en su tienda. Sin embargo, su viaje para averiguar qué está tan mal con él coincide con su apertura a vivir la música con otras personas. Mención honrosa para el personaje de Jack Black, que toma todos los aspectos negativos del de Cusack y los amplifica por mil, pero aun así resulta la presencia más carismática en pantalla.

Casi Famosos (2000)

Imagen foto_00000006Cameron Crowe fue periodista de la Rolling Stone durante su juventud, por lo que no es de extrañar que su trabajo haya aterrizado dos veces en esta lista. Precisamente es su conocimiento experto de la escena musical de los 70 el que hace de Casi Famosos una película tan encantadora y una verdadera carta de amor a la era en donde el rock realmente los significaba todo. Por supuesto, la maduración personal del joven reportero que sigue a los ficticios Stillwater durante su gira por Norteamérica se siente particularmente personal.

24 Hour Party People (2002)

Imagen foto_00000007Un registro ficticio del auge y caída de Factory Records, la cinta cuenta la historia de Tony Wilson y su rol en la formación musical de Manchester, desde del post-punk de Joy Division y The Durutti Column hasta el rock bailable de New Order y los Happy Mondays. Podría haber sido un ladrillo de no ser por el inherente sentido del humor de la cinta, que quiebra constantemente la cuarta pared y no le hace el quite al lado más oscuro de la escena musical que le dio nuevos aires al rock británico. 

SEGUIR LEYENDO