Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 31 de agosto de 2015

Especial - 6 películas terribles basadas en videojuegos

Cuando el salto de la consola a la pantalla sale mal...O sea siempre.

Por Ignacio De La Maza

¿Existe realmente una buena película inspirada en algún videojuego? La vara está tan baja que generalmente nos conformamos cuando el resultado no es un desastre monumental. Quizás tiene que ver que hay ciertos juegos cuyas mecánicas e historias son disfrutables en un contexto interactivo, no en una producción de dos horas.

El 2016 se planteó como el año en que esta ley iba a cambiar, pero finalmente tanto Warcraft como Assasin's Creed recibieron críticas paupérrimas. Aquí nos acordamos de otras 6 cintas basadas en juegos que no podrían ser más malas aunque lo intentaran. Y vaya que lo han intentado.

Super Mario Bros

Imagen foto_00000001La película basada en la mascota de Nintendo es tan, pero tan mala que fue la última vez que la compañía se atrevió a impulsar una cinta basada en alguno de sus videojuegos. Super Mario Bros representa un desastre tan vergonzoso para todos los involucrados que es difícil apuntar a una sola cosa que haya salido mal. Los directores quisieron darle a Mario un aura más oscura, olvidando que el juego es sobre un tipo que salta sobre tortugas (y fin). El hecho de que actores de renombre como Bob Hoskins y Dennis Hopper se hayan prestado para la debacle hace que todo sea aún más inexplicable.

Mortal Kombat 2

Imagen foto_00000005Vamos a revelar un placer culpable aquí: La primera película de Mortal Kombat (1995) es ridículamente entretenida, con secuencias de acción creativas y un humor constantemente desquiciado. Sin embargo, la segunda parte decide arruinar cualquier dejo de gusto culposo y a cambio entregar una cinta carente de humor, historia, buenos efectos o sentido común. Es tan mala que ni siquiera es buena de lo mala que es.

Street Fighter/Street Fighter: La Leyenda de Chun Li

El gran problema de adaptar videojuegos exitosos es que tienes que transformar un concepto que es básicamente una excusa para jugar en una historia que puedas contar en 2 horas. Street Fighter es un juego de peleas y no tienes que saber ni una gota más de sus coloridos personajes, pero la película decide inventar un conflicto geopolítico para justificar 2 horas de escenas de acción mediocres. Como lado positivo, su reboot  del 2009 (titulado La Leyenda de Chun Li) hace que la original se vea como una digna merecedora del Oscar.

House Of The Dead

Imagen foto_00000006¿Han jugado House Of The Dead? ¿Ese juego de arcade que encontrabas en los Happyland en donde tenías que matar zombies con un control/pistola? ¿Alguno de ustedes creyó que había una película metida en ese concepto? Bueno, el alemán Uwe Boll (considerado como uno de los peores directores de todos los tiempos) vio el potencial, y el resultado fue un glorioso desastre de película que fracasa de todas las formas que puedas imaginar.

Max Payne

Imagen foto_00000003Los juegos de Max Payne siguen las desventuras del detective popular, un policía de Nueva York caído en desgracia que entra en un espiral de destrucción luego de que su familia es asesinada.  La franquicia ha sido aplaudida por su caracterización y manejo de la acción, pero la película del 2008 (protagonizada por Mark Whalberg) nos enseñó la dura lección de que no todo lo que funciona en la consola lo hará también en el cine. Todos los que aparecen en pantalla tienen cara de estar pensando en la tortura apropiada para sus respectivos agentes por haberlos metido en tal embrollo.

Silent Hill 2: La Revelación (¡EN 3D!)

Imagen foto_00000002Aún dentro del deprimente historial de malas adaptaciones de juegos a la pantalla grande, Silent Hill 2 es dolorosamente mediocre. El primer intento por llevar la saga de terror al cine no era una obra maestra, pero esta hace que la anterior parezca Hitchcock. Los efectos son paupérrimos, el diálogo es accidentalmente hilarante, la historia es un mamotreto incoherente, las actuaciones son deprimentes (mención honrosa para Jon Snow, quien tiene que empezar a elegir mejor sus roles fuera de Game Of Thrones) y, lo peor de todo, no tiene ningún solo susto decente. 

SEGUIR LEYENDO