Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 7 de junio de 2017

Especial - 4 producciones para ver en Netflix esta semana

Un recomendado para pasar estos días fríos junto a la tele.

Por Ignacio De La Maza

Por si no lo han notado, afuera realmente está frío. De ese maldito frío que te da ganas de cancelar todos tus planes y encerrarte a ver películas. Por suerte, estamos en el 2017 y ese panorama tan ninguneado de forma histórica ahora es socialmente aceptado. Linda época para estar vivo.

Los habíamos dejado algo solos con los recomendados de Netflix durante las últimas semanas. Parte de eso tiene que ver con la contingencia que todos ya conocen y otra parte tiene que ver con que se me olvidó. En fin, el invierno se adelantó y tener buenas cosas que ver en Netflix se hace más imperante que nunca, así que aquí van 4 nuevas recomendaciones:

Una película:

Moonlight

Imagen foto_00000001

Pocas veces se da que la ganadora del Oscar a Mejor Película es efectivamente la mejor película del último año. Moonlight recalcó lo atípico de su triunfo quitándole la estatuilla a la favorita La La Land de la forma más gloriosamente insólita posible, apropiado para una película que en sí es un triunfo atípico. La cinta de Barry Jenkins sigue la historia de Chiron, un afroamericano (secretamente) gay viviendo en ese Miami empobrecido que generalmente no aparece en la pantalla grande, contándonos 3 momentos fundamentales de su vida en su niñez, adolescencia y adultez. A través de esta simple estructura, Jenkins ofrece un relato devastador sobre la búsqueda de identidad, la sexualidad, la raza, la marginalidad y los peligros de la masculinidad tóxica. El director trata a su personajes no como arquetipos, sino que como seres humanos: Todos los actores que interpretan a Chiron son fantásticos en su complejidad,  Naomi Harris le da una compasión inesperada al personaje de su quebrada y adicta madre, mientras que Mahershala Ali deja una impresión permanente en el pequeño rol de un traficante de drogas con el corazón de oro, también atormentado por sus propias contradicciones. Poderosa, melancólica y triunfal, Moonlight ES la mejor película del último año.  

Dos series:

Master Of None

Imagen foto_00000003

En su segunda temporada, la serie de Aziz Ansari se ha consolidado como una de las mejores comedias de la TV. Esto es porque, al igual que Louis CK con su serie Louie, Ansari tiene muchas más cosas en la cabeza que hacerte reír. El comediante de ascendencia india sigue interpretando a Dev, un actor de poco éxito en Nueva York en búsqueda del amor (y el mejor lugar de tacos) en medio de un mundo en donde las formas en las que nos relacionamos con nuestro entorno y otras personas están cambiando rápidamente. En el nuevo ciclo, Ansari vuelve a usar Master Of None como una oportunidad para ofrecer comentarios sobre los temas que le fascinan y aterran sobre la modernidad, repasando de forma ingeniosa, realista y compasiva a la tradición religiosa, la soltería en el siglo XXI (y las inevitables apps de citas), las distintas formas en la que la vida social se configura en las grandes ciudades, la identidad sexual e incluso el cine italiano clásico. Al centro de todo hay una dulce historia de amor entre Dev y una mujer italiana, cuyo trasfondo de cuento de hadas da paso a reflexiones mucho más complejas sobre lo que uno espera en una relación romántica. Esto no quita que Master Of None sea hilarante, y quizás su gran triunfo sea su capacidad de hacerte sonreír incluso cuando evidentemente quiere hacerte pensar.

Twin Peaks

Imagen foto_00000005

Al igual que Better Call Saul, Netflix solo aseguró los derechos de Twin Peaks para su distribución latinoamericana, por lo que en vez de liberar todos los capítulos de una, su disposición va a la par con los estrenos semana a semana en la TV estadounidense. Eso no es un problema, porque el ansiado regreso de David Lynch a la pantalla chica (o a lo que sea, considerando que su última película fue hace más de 10 años) desafía todas las convenciones de cómo consumimos series hoy en día. Twin Peaks no es una producción que se preste para maratones: Incluso más que en sus dos primeros ciclos, esos que se emitieron hace un cuarto de siglo, la tercera temporada de la serie es  Lynch sin filtro, confrontando directamente a la audiencia con su visión de pesadilla de la maldad escondida adentro de los Estados Unidos. Los primeros capítulos son especialmente antagónicos (pero fascinantes), con una narrativa fragmentada que vuelve a poner en el foco a varios viejos conocidos (el agente Dale Cooper, Hawk, la Señora del Tronco) pero los introduce a un mundo mucho más expansivo y etéreo de lo que probablemente recuerdas. No solo eso: En especial en los dos primeros episodios, Lynch parece descartar los elementos de telenovela y comedia negra que tenía la serie original, poniendo a cambio el énfasis en una atmósfera de horror macabro y algunos estallidos de violencia brutal. Eventualmente, Twin Peaks se reencuentra con ese júbilo desquiciado que la caracterizaba, pero Lynch y el co-creador Mark Frost mueven la nueva trama (de la cual soy intencionalmente ambiguo para no arruinar sorpresas) a su propio ritmo, rehusándose a sostener a la audiencia de la mano o a entregarle respuestas fáciles. Tras 5 episodios, es realmente difícil decir hacia dónde va este nuevo ciclo, pero una cosa es cierta: No hay nada en la TV (ni en ningún otro lado) como esta serie, y el mundo es un poco más interesante por eso.

Un documental:

Get Me Roger Stone

Imagen foto_00000002

No es insólito no saber quién carajo es Roger Stone antes de ver este documental, pero lo cierto es que nunca más olvidarás su nombre después de hacerlo. Descrito como ‘El Forrest Gump siniestro de la política norteamericana’, Stone ha sido el arquitecto de los mayores triunfos del Partido Republicano en Estados Unidos durante los últimos 50 años. No solo fue la persona más joven en aparecer como involucrada en el caso Watergate, también se jacta de haber inventado las campañas sucias y la ‘fabricación de realidades’ para conseguir sus objetivos políticos. Stone aparece como un colaborador fundamental de los gobiernos de Nixon y Ronald Reagan, además de haberle básicamente conseguido el triunfo a George Bush Jr. Sin embargo, su legado más importante y contingente es su maquiavélico papel en la campaña de Donald Trump y su eventual llegada a la Casa Blanca. Stone se perfila como una figura casi bíblica (en el peor sentido posible) que en vez de intentar esconder sus peores facetas, las usa como bandera de lucha. Ilustrativo y escalofriante al mismo tiempo.

SEGUIR LEYENDO