Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 25 de octubre de 2016

Especial - 10 películas de terror que quizás no has visto (y valen la pena)

Un recomendado para los cinéfilos en esta semana del horror.

Por Ignacio De La Maza

El género del horror tiene un largo historial de desprestigio en el séptimo arte. Es difícil culpar a quienes desestiman a cualquier película bajo esta categoría, considerando que una simple pasada por el catálogo que los servicios de streaming tienen para ofrecer da para darse cuenta que hay un sinfín de cintas de terror francamente mediocres, que van desde penosos intentos por conseguir sustos fáciles a películas de clase B y algunas que tienen buenas ideas pero que ejecutan de una manera terrible.

Por supuesto, evidentemente también hay ejemplos notables, cintas de horror que estimulan la imaginación, perturban lo más profundo del ser y además están preocupadas de contar una buena historia, algo que la mayoría olvida, inexplicablemente. 

Estamos en época de Halloween y eso significa que varios, incluso los más agnósticos al respecto, estarán buscando alguna película para poner los pelos de punta este fin de semana. El año pasado hicimos un repaso histórico de algunos de los puntos más altos del horror en el cine a lo largo del tiempo, pero en esta ocasión decidimos calar un poco más profundo. Por eso, nuestra selección 2016 incluye cintas del género que entran en la categoría de ‘culto’, o que simplemente no son masivamente populares pero realmente merecen un visionado tanto por fanáticos como por espectadores casuales.

Como pequeña regla autoimpuesta, excluimos todas las películas de nuestra lista del 2015, por lo que algunos ejemplos que podrían haber calificado aquí quedaron afuera (lo sentimos, The Babadook e It Follows, pero ambas están en nuestros corazones). Sin más preámbulos, he aquí lo que recomendamos para esta temporada del terror:

Repulsion (1965)

Imagen foto_00000007

La primera película en inglés del gran (y polémico) Roman Polanski es un clásico del horror psicológico y una de las cintas responsables en elevar este subgénero. Repulsion cuenta la historia de Carol, una joven mujer horrorizada por cualquier manifestación de deseo sexual que inicia un lento descenso en la locura tras ser dejada sola en el departamento de su hermana. Tensa, perturbadora y con un subtexto inesperadamente profundo sobre traumas pasados y cosificación femenina, Repulsion marcó pauta para un sinfín de thrillers y películas de horror posteriores, y su ejecución sigue siendo simplemente fantástica.

Suspiria (1977)

Imagen foto_00000001

Los fanáticos que prefieren sus películas de horror con galones de sangre involucrados no pueden ignorar el trabajo de Dario Argento, uno de los directores más influyentes del género. Una buena introducción a su violento pero hipnótico trabajo es Suspiria, que sigue a una joven bailarina transferida a una prestigiosa academia en Alemania. Por supuesto, pronto descubre que la escuela que ahora habita esconde secretos bastante más siniestros. Visualmente impresionante, con narrativa difícil pero enigmática y extremadamente violenta, Suspiria no es para los que gozan de un terror menos explícito (o exigen historias fáciles de seguir), pero la experiencia es inolvidable.

Barton Fink (1991)

Imagen foto_00000006

Aquí me permito hacer un poco de trampa: Barton Fink no es una película de terror, al menos no en el sentido tradicional. Esta subvalorada joya de los hermanos Coen podría ser fácilmente confundida como una comedia, e incluso cuando ruedan los créditos finales es difícil clasificar lo que acabas de ver. Sin embargo, las desventuras del personaje titular, un guionista teatral que es contratado para escribir una película B en el Hollywood de los años 40, avanzan con una sensación de peligro y tensión que indican que algo horrible está a punto de suceder. Cuando ese cataclismo eventualmente ocurre, y vaya que ocurre, te das cuenta que los Coen estuvieron montando todo el tiempo un homenaje al cine de Polansky y Kubrick, con resultados terroríficos.

In The Mouth Of Madness (1994)

Imagen foto_00000009

Probablemente la última gran película (hasta ahora) del maestro John Carpenter, In The Mouth Of Madness es una de las obras más subvaloradas de su impresionante filmografía. Fuertemente inspirada por el horror cósmico de H.P Lovecraft (y una de las pocas cintas que puede decir que sale airosa de intentar incorporar esta influencia), la película cuenta la historia de un asegurador encargado de rastrear a un desaparecido escritor de novelas de horror, cuyas obras han estado causando comportamientos erráticos y violentos entre sus lectores. Describir la premisa no hace justicia a la locura que el señor Carpenter libera en pantalla, así que mientras menos sepas, mejor.

Session 9 (2001)

Imagen foto_00000010

Una verdadera joya del horror cinematográfico moderno que lamentablemente nunca encontró a su público. La premisa puede ser un tanto familiar: Un equipo se encuentra limpiando asbesto en un hospital psiquiátrico abandonado (obvio), en donde empiezan a cuestionar lentamente su propia sanidad mental (obvio, de nuevo). No hay que ser un genio para predecir a dónde va el asunto, pero Session 9 brilla en casi todos sus aspectos: Dirección, iluminación, actuaciones, diálogo y atmósfera. Una pequeña pieza de horror psicológico que se queda en tu cabeza incluso después de que pasan los créditos.

Pulse (2002)

Imagen foto_00000002

Mucho antes de que advertir sobre los peligros de la tecnología y un mundo hiperconectado se volviese tedioso y anticuado, el maestro del horror japonés Kiyoshi Kurosawa dirigió una de las fábulas más terroríficas que se hayan hecho sobre el tema. A través de 2 historias paralelas, Pulse explora como una serie de eventos espectrales se empiezan a esparcir macabramente por Tokyo como un virus de computadora, ofreciendo una melancólica reflexión sobre la soledad de la vida moderna Y uno de los cuentos de fantasmas más espeluznantes que haya visto el cine del siglo XXI. Por supuesto, los estadounidenses hicieron un remake terrible solo unos años después.

Kill List (2011)

Imagen foto_00000005

Kill List es una película esquizofrénica, y quizás eso sea lo más aterrador de ella (aunque hay varios elementos más que la hacen especial, incluso dentro de esta lista). Al igual que Barton Fink, es de esas cintas que aparentan ser otras cosas (en este caso, un drama familiar y un thriller criminal) antes de revelar el horror burbujeando bajo la superficie. Un ex soldado sufriendo de estrés post-traumático acepta el trabajo ofrecido por un amigo en donde un misterioso empleador les ordena asesinar a tres personas. A medida que los trabajos y la violencia crecen en intensidad, el protagonista se da cuenta que su contrato está envuelto en algo mucho más macabro de lo que imaginaba. Kill List va subiendo progresivamente su nivel de horror, explotando en uno de los finales más perturbadores que se hayan visto en una película del género en este siglo.

Honeymoon (2014)

Imagen foto_00000003

Una pequeña pero efectiva pieza que mezcla horror, ciencia ficción y drama doméstico, Honeymoon juega con el miedo natural a la noción de que nunca puedes conocer realmente a tu pareja. La cinta cuenta la historia de un matrimonio recién casado que pasa su luna de miel en una pequeña cabaña en el bosque. Cualquiera que haya visto una película de terror antes sabe que esto es una pésima decisión, pero Honeymoon es sabia a la hora de no caer en los clichés del género, optando a cambio por un cuento directo y acotado sobre el deterioro de un romance en donde puede que fuerzas sobrenaturales estén interviniendo. Eventualmente la cinta alcanza algunos ingeniosos momentos de horror corporal dignos de David Cronenberg, pero durante la mayoría de su duración desarrolla los eventos de manera sutil y nerviosa.

The Witch (2016)

Imagen foto_00000008

El hecho de que haya 2 cintas del 2016 en esta lista habla bien de la madurez que el horror ha alcanzado en la pantalla grande durante los últimos años. The Witch no solo es una de las mejores cintas de género de esta temporada, es una de las mejores películas del año y punto. Subtitulada como ‘un cuento folclórico de Nueva Inglaterra’, la cinta trata sobre una familia puritana del siglo XVII que decide dejar su comunidad religiosa para fundar su propia variante en una cabaña rodeada por un masivo bosque. Por supuesto, los árboles esconden una fuerza maligna que hará de sus vidas un infierno. Aparte de tener una recreación de época impecable, una fotografía adictiva, las mejores actuaciones del género en mucho tiempo y algunas de las imágenes más aterradoras que haya ofrecido el cine reciente, The Witch es un triunfo de subtexto: Los peligros de la religión organizada, el miedo a la femineidad y el derrumbe de las creencias como las entendemos son temas que malabarea de manera única. Realmente una de las mejores del año.

The Invitation (2016)

Imagen foto_00000004

¿Cuántas películas de terror se pueden catalogar como ‘conmovedoras’? The Invitation es una de ellas, y su potencial emocionalmente devastador no disminuye sus triunfos como un ejercicio en construcción de tensión casi perfecto. Un hombre llega junto a su pareja a la casa de su ex esposa, invitado para una cena de reencuentro con amigos tras años sin verse por la prematura muerte de su hijo. Los invitados pronto se dan cuenta que sus anfitriones han adoptado una nueva creencia de vida, que parece hacerle las cosas más fáciles pero tiene subtextos nerviosamente macabros. Tampoco hay que ser Sherlock Holmes para predecir a dónde va la acción, pero The Invitation ofrece reflexiones punzantes sobre los extremos a los que llegan las personas para lidiar con el dolor, y eso la hace sentir tan personal como siniestra.

SEGUIR LEYENDO