Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 10 de noviembre de 2016

Especial - 10 discos para escuchar tras la victoria de Donald Trump

Como siempre, la música ofreciendo un respiro en épocas tumultuosas.

Por Ignacio De La Maza

A estas alturas no hay mucho que decir de lo que pasó en Estados Unidos el martes 8 de noviembre. Donald Trump, un hombre abiertamente misógino, racista, xenófobo y peligrosamente ignorante fue elegido democráticamente como el presidente del país del norte, cargo que ostentará durante los próximos 4 años. Estos no son juicios de valor, son hechos concretos.

Los que se siguen preguntando por qué estaríamos pendientes de lo que pasa en un país tan lejano evidentemente no han puesto atención sobre cómo las políticas de los Estados Unidos, pero las razones por las que ocurrió esto y qué significan para el futuro ya han sido discutidas por múltiples analistas y expertos, así que no pretenderemos hacer lo mismo.

Lo que sí podemos hacer es lo que hacemos siempre: Enfrentar la situación a través de la música. El arte ha sido históricamente un recurso para lidiar con momentos tumultuosos a nivel político y personal, y son varios los músicos que han logrado plasmar este sentimiento de incertidumbre en su obra. Para aquellos que no están particularmente contentos con la idea de que Donald Trump sea el líder de la Casa Blanca por 4 largos años, aquí ofrecemos 10 discos que pueden ofrecer algún consuelo y que son apropiadamente contingentes:

Marvin Gaye – What’s Going On (1971)

Imagen foto_00000004

Quizás uno de los aspectos más devastadores sobre la obra maestra de Marvin Gaye es lo contingente que se escucha  a 45 años de su lanzamiento. Las reflexiones de Gaye sobre la tensión racial, la injusticia, el desamparo y la odiosidad venenosa creciendo dentro de la sociedad estadounidense suenan más que nunca como una profecía autocumplida, lo que hace que What’s Going On se sienta como un trabajo más poderoso que nunca, aún más considerando que, pese a su desolación, Gaye parecía optimista de que las cosas iban a mejorar.

U2 – War (1983)

Imagen foto_00000003

“La Guerra parecía ser el tema de 1982”, dijo Bono sobre el título del tercer disco de su banda y su primera obra maestra, y nuevamente ese sentimiento suena depresivamente contingente. Sin embargo, a diferencia de muchos álbumes que proponen denunciar la naturaleza bélica del hombre, U2 gana en la especificidad de su narrativa (algo que lamentablemente han perdido en sus últimos años), denunciando el conflicto armado con Irlanda del Norte, la inminente amenaza nuclear, el movimiento Solidaridad en Polonia, la angustia religiosa y la experiencia de inmigrantes en Estados Unidos. Todo esto acompañado de algunas de las composiciones más fascinantes y urgentes que hayan puesto en cinta.

Megadeth – Peace Sells… But Who’s Buying? (1986)

Imagen foto_00000001

El álbum que consolidó a Dave Mustaine como una fuerza digna de temer en la industria musical no solo es responsable de haberle dado prominencia mundial al trash metal, también es una de las declaraciones políticas más potentes de los años 80. Empeñado en demostrar que su género podía incluir letras socialmente conscientes, Mustaine pinta un retrato oscuro y paranoico de la era Reagan, en donde la decadencia y las tendencias violentas se llevaban a flor de piel. Mustaine se volvería más conservador en los años venideros, pero Peace Sells sigue siendo un testamento tanto político como musical.

N.W.A – Straight Outta Compton (1988)

Imagen foto_00000002

(Nota de la redacción: Este lugar podría haber sido ocupado por It Takes A Nation Of Millions To Hold Us Back de Public Enemy, pero decidimos optar por un solo disco de hip hop ochentero).  El concepto de ‘gangsta’ en el hip hop habrá sido manoseado hasta el cansancio durante las últimas décadas, pero el antagonismo desafiante con el que N.W.A abordó la voz de millones de afroamericanos oprimidos por el sistema sigue sonando fresco. En años en donde la violencia policial contra la comunidad negra en Estados Unidos ha sido perturbadora y frecuente, un álbum que enfrenta la división racial poniendo el grito en el cielo es particularmente apropiado.

Rage Against The Machine – Rage Against The Machine (1992)

Imagen foto_00000010

Puede parecer obvio, pero traten de recordar lo imposiblemente irreverente que RATM sonaba en 1992. Zach De La Rocha, Tom Morello y el resto de la tropa no se guardaban nada sobre su furiosa visión de un Estados Unidos en donde la desigualdad estaba fuera de control, el egoísmo primaba y el sistema olvidaba a los más débiles. El hecho de que hayan combinado este mensaje con ritmos irresistibles y guitarras como nunca antes se habían escuchado es quizás el mayor triunfo de una de las bandas más necesarias de los 90. No por nada está el rumor de que se reunirán tras la victoria de Trump.

Bikini Kill – The CD Version Of The First Two Records (1994)

Imagen foto_00000006

Es difícil imaginarse cómo se debe estar sintiendo Kathleen Hannah en este momento, con su país acabando de elegir a un líder misógino que ha admitido abiertamente haber acosado sexualmente a mujeres. Su trabajo con Bikini Kill parece más necesario que nunca, y esta compilación de los primeros dos EPs de la banda sigue siendo una aplanadora feminista que denuncia incisivamente las múltiples formas en las que la mujer norteamericana es oprimida y humillada a diario (y lamentablemente se aplica al resto del planeta también).

Radiohead – Hail To The Thief (2003)

Imagen foto_00000008

Pese a que sus integrantes nunca han escondido su vocación política, Radiohead jamás ha hecho un disco tan explícitamente de protesta como lo es Hail To The Thief. Escrito en los primeros años de la era Bush, el disco es el esfuerzo más desenfocado de los de Oxford en términos musicales, una especie de popurrí de la música de guitarra de sus primeros trabajos con sus experimentaciones electrónicas de la época. Sin embargo, en términos líricos, Yorke escribió las canciones más furiosamente políticas de su vida, abordando la crisis política post 9-11 desde una perspectiva incisivamente Orwelliana. Cuando el hombre recrimina “no has estado poniendo atención” en 2+2=5, parece una profecía de los tiempos en los que vivimos ahora.

Bruce Springsteen – Magic (2007)

Imagen foto_00000011

Otro disco escrito durante y sobre la administración de George W. Bush, Magic encuentra al observador más atento de la cultura norteamericana en uno de los modos más sombríos de su carrera, reflexionando tristemente sobre la falta de comunicación y empatía, además de la ambición exacerbada, que hicieron que su país pasara la primera década del nuevo milenio entrabado en una guerra sinsentido y camino a una de sus peores crisis. Sin embargo, como en sus mejores momentos, el  Jefe ofrece algo de optimismo, confiado en que la humanidad es capaz de enmendar sus errores. No por nada, Long Walk Home se transformó nuevamente este año en su himno para las elecciones.

Nine Inch Nails – Year Zero (2007)

Imagen foto_00000005

Sí, la era Bush (hijo) en Estados Unidos y la Guerra en Irak fueron fuente de inspiración para varios artistas del mundo de la música, pero pocos propusieron un panorama más desolador que Trent Reznor y el subvalorado Year Zero, un álbum que merece ser considerado junto a The Downward Spiral como la obra maestra de Nine Inch Nails. Una especie de disco conceptual acerca de un futuro cercano en donde Norteamérica ha descendido en un estado totalitario en permanente modo bélico y vigilancia opresiva de su ciudadanía. Pese a su carácter parabólico,  la visión apocalíptica de Reznor resuena en la forma en la que ve lo que su país podría ser bajo las manos equivocadas.

Kendrick Lamar – To Pimp A Butterfly (2015)

Imagen foto_00000009

Pese a elegir a su primer presidente afroamericano en el 2008, la comunidad negra sigue sin tenerla fácil en Estados Unidos. La división racial motivada por numerosos asesinatos injustificados de la policía norteamericana contra hombres de color ha construido un clima de tensión en el país que se acentúa aún más con la elección de Trump como presidente. Entre los múltiples trabajos artísticos que se han hecho al respecto, pocos son tan resonantes como el tercer álbum de Kendrick Lamar, una obra maestra de hip hop que combina funk, rock, jazz y música experimental para tratar de recrear distintos aspectos de la experiencia negra en EEUU. Y también, al igual que Srpingsteen, Kendrick ofrece algo de luz en medio de la oscuridad: “Vamos a estar bien” dice el gancho de Alright, la canción que se convirtió en himno del movimiento ‘Black Lives Matter’.

BONUS: Guns N’ Roses – Chinese Democracy (2008)

Imagen foto_00000007

Solo porque la existencia de este álbum es tan improbable como la presidencia de Trump. Además, no es tan malo como todos dicen.

SEGUIR LEYENDO