Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 3 de febrero de 2022

Alfredo Lewin y la disputa de Neil Young con Spotify: "No es primera vez que tiene problemas con los gigantes de la industria"

Alfredo Lewin y la disputa de Neil Young con Spotify: "No es primera vez que tiene problemas con los gigantes de la industria".

"Tal vez a las empresas de audio streaming estarían más interesados en estos contenidos de audio propios que en seguir negociando con músicos potencialmente problemáticos".

Por Alfredo Lewin

En varias ocasiones hemos comentado en Sonar de los avances y los reveses de la tecnología que hoy distribuye la música, o sea, las canciones. 

No nos engañemos, el consumo de formato físico queda muy atrás frente al hábito de la escucha digital. Muchos de nuestros rankings se hacen a partir de las reproducciones en servicios de streaming, Spotify principalmente. Gracias a estas métricas tenemos una idea de cuáles son las canciones más populares/escuchadas de tal o cual artista. 

Y ojo aquí, que hoy el medio de streaming que más crece es YouTube. Hasta el 2021 se observaba un crecimiento de un 50% en sus suscripciones, mientras que Spotify venía a la baja desde mucho antes de la polémica de estos días. Aún así y todo el conglomerado sueco contribuye con casi el 20% de las ganancias de todo lo que declaran los gigantes discográficos. Y agreguemos de pasada  que ninguno de los dos servicios se caracterizan por pagarle muy bien a los músicos por cada simple reproducción de sus creaciones.

Lo que sucedió con Neil Young, quien decidió bajar todo su catálogo de Spotify, en protesta por la visibilidad que tiene el show de entrevistas del supuesto "antivacuna" The Joe Rogan Experience (que sucede ser una producción exclusiva de la compañía) nos deja con la inquietud de que tal vez a las empresas de audio streaming, fuera Apple Music, Amazon Music, Tidal, Deezer, Spotify- el que sea- estarían más interesados en estos contenidos de audio propios que en seguir negociando con músicos potencialmente problemáticos o sellos disqueros siempre codiciosos.

No es la primera vez que Neil Young tiene problemas con los gigantes de la industria. Hace mucho tiempo llegó a ser demandado por su propio sello argumentando que -a propósito y con alevosía- había grabado un disco absolutamente anti comercial. Agallas le sobran al hombre, pero no es el único.

Hace 8 años, Taylor Swift bajó por un tiempo su catálogo de Spotify declarando que no estaba dispuesta a contribuir con su trabajo de toda una vida a medios que no compensan de forma justa a los compositores, intérpretes y productores de las canciones. Su punto era más crítico que el de Neil: iba por luchar contra la idea de que la música cada vez tiene menos valor monetario y en eso los planes "free-mium" han ayudado mucho.

Quizás sí el canadiense está abriendo una caja de pandora en la que el modelo de arriendo premium por lo que escuchas mensualmente va a cambiar y eso puede ser un enorme paso atrás en el acceso a la música -nunca había sido tan inmediato como ahora- o puede ser un paso adelante para diferenciar lo que son los contenidos de puro audio de lo que es la música

¿Darle a la gente lo que quieran por una misma tarifa? Está por verse... Las piezas de la oferta digital se siguen acomodando en tiempo real y los músicos serán actores principales en el cómo quieran ofertar sus grabaciones.

SEGUIR LEYENDO