Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Sábado 19 de marzo de 2022

Lollapalooza Chile 2022: Alexisonfire fue un desahogo en su frenético primer show en dos años

Lollapalooza Chile 2022: Alexisonfire.

El quinteto con base en Ontario, Canadá, reactivó sus presentaciones en vivo en nuestro país y estrenó en directo su último single "Sweet dreams of otherness".

Por Bastián García

Fueron 20 años. Dos décadas casi completas entre el debut discográfico de Alexisonfire y su primer concierto en Chile. Hasta ahora, lo más cerca que habíamos estado de ellos había sido los dos shows de City and Colour, el proyecto solista del guitarrista Dallas Green, y la inclusión de algunas líneas de "This could be anywhere in the world" mientras interpretaba "Comin' home" aquel 16 de marzo de 2015 en el Teatro Cariola.

Muy poco para lo representativo de la banda de Ontario, Canadá, dentro del circuito del metal alternativo.

Año tras año se fue consolidando ese sentimiento. Y en Lollapalooza Chile, el inicio con "Accidents" se manifestó como un desahogo y la hora de show como un repaso por todo lo que tenían pendiente (aunque esa canción de apertura fue la única de "Watch out!" y pasaron por alto cualquier recuerdo de su álbum homónimo salvo "Pulmonary archery").

Podría tener un sentido: si bien de esa primera etapa quedaron varios himnos en el olvido -como " .44 Caliber Love Letter"-, el desarrollo musical que ha tenido Alexisonfire durante los últimos 15 años ha sido un paso adelante con respecto a sus primeros discos. Desde "Crisis" (2006), y posteriormente con "Old crows / Young cardinals" (2009), que el grupo ha ido mutando hacia un sonido más robusto, con la profundidad de las guitarras como ese avance que podría interpretarse como una madurez musical.

De él se desprenden ese poderoso combo conformado por "Boiled frogs", "Drunk, lovers, sinners and saints" o "We are the sound", esta última, con el espacio suficiente para que la gritara el público en una sola voz, acompañada por el vocalista George Pettit como animador de la fiesta.

Sobre el escenario se notan los años juntos. No parecen tan una banda como un grupo de amigos que se divierten orgullosos de su obra. Es cosa de ver cómo los movedizo Chris Steele y el frontman del quinteto ocupan el espacio del otro como un caos ordenado que gana en dinamismo. Juegan, se abrazan. Cada nota como un desenlace. Y a sus costados, Dallas Green es la melodía, el sentimiento; y Wade MacNeil es la fuerza, el ímpetu. Jordan Hastings, los límites.

Tal como lo mencionó Pettit en algún momento del show, llevaban dos años completos sin tocar en vivo, principalmente por la pandemia, y por los tantos proyectos anexos de cada uno de sus integrantes. Ni se notó. Cada uno estaba tan compenetrado con el otro con el mismo rigor que cuando giraron durante un par de fechas en un tour final que terminó siendo un hiato.

Hasta debutaron en vivo su último single "Sweet dreams of otherness", del que será su primer disco en 13 años llamado "Otherness". Tendrán que venir de nuevo a mostrarlo al completo, para que la vuelta sea con todos.

SEGUIR LEYENDO