Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 11 de septiembre de 2015

Videografía - 17 legendarios shows de estadios en Chile

Rescatamos algunos de los conciertos que han deslumbrado en los Coliseos del país.

60.000 personas. Eso fue lo que movió Coldplay en su primer show realmente masivo en nuestro país. Sumándose a Pearl Jam, David Gilmour y los Rolling Stones, el show que brindaron ayer Chris Martin y compañía en el Estadio Nacional se perfila como un nuevo capítulo en el largo historial de conciertos de estadio que han pasado por Chile.

En celebración de esos grandes conciertos que han dejado una huella en estas tierras, en Sonar FM rescatamos algunos momentos legendarios en los grandes escenarios de nuestro país.

Rod Stewart - Estadio Nacional (1989)

El primer megaconcierto internacional que llegó al Coliseo de Ñuñoa y sentó las bases de lo que serían los espectáculos masivos en nuestro país durante las siguientes décadas.

David Bowie - Estadio Nacional (1990)

El Duque Blanco llegó por primera vez a nuestro país en el marco del festival Rock In Chile, que también contó con la presentación de Eric Clapton y Bryan Adams. La convocatoria no fue la más alta, pero Bowie, despachó todos sus éxitos ante los afortunados que se dieron cuenta que estaban frente a una leyenda.

Amnesty International - Estadio Nacional (1990)

Celebrando el regreso de la democracia a Chile, Amnistía Internacional montó un festival de lujo con algunos de los artistas humanitarios más grandes del planeta. Sting, Peter Gabriel y Sinead O'Connor fueron algunos de los que tocaron en Ñuñoa ese día.

Bon Jovi - Estadio Nacional (1990)

El fin de la dictadura permitió que muchos actos internacionales que habían marcado pauta en los 80 vinieran por fin a Chile. Bon Jovi no decepcionó, aterrizando al tope de su popularidad y despachando 70.000 entradas para su primera vez en el Nacional.

Guns N' Roses - Estadio Nacional (1992)

La banda más peligrosa del planeta llegó por primera vez a Chile en plena gira Use Your Illusion, y le hicieron justicia a su fama. La reputación conflictiva de la banda se hizo presente como siempre, con Axl Rose llegando al estadio 2 horas después de lo estipulado y con el concierto marcado por conflictos con el público. Sin embargo, poco importó, considerando que se tenía a la banda en su mejor momento frente a 60.000 devotos fanáticos. Lamentablemente, una de las asistentes falleció tras sufrir graves heridas durante la realización del concierto.

Paul McCartney - Estadio Nacional (1993)

Conocido también como el infame debut de Macca en nuestro país, en donde la venta de entradas fue tan paupérrima que finalmente se terminaron intercambiando por 3 tapas de cerveza + 5.000 pesos. El Coliseo de Ñuñoa estuvo lejos de llenarse al tope, pero el debut de un Beatle en Chile no lo empaña nada.

Michael Jackson - Estadio Nacional (1993)

La única vez del Rey del Pop en nuestro país fue algo extraña. Jackson llegó a nuestro país con 7 días de anticipación para dar dos presentaciones en el Coliseo de Ñuñoa, aunque finalmente solo una se concretaría. El cantante canceló su primer show a solo horas de realizarse, citando un problema a la espalda que nunca quedó claro si era verdad o no. El concierto de dos días después se realizó sin inconvenientes, en una jornada hasta hoy legendaria.

Rolling Stones - Estadio Nacional (1995)

Similar a McCartney, la leyenda de los Rolling Stones no fue suficiente para llenar el Estadio Nacional. De todos modos, 35 mil de un total de 50.000 tickets no es precisamente un mal número, y el hecho de que hayan tenido que pasar más de 30 años para verlos de nuevo hace que el show sea aún más mítico.

Phil Collins - San Carlos de Apoquindo (1995)

Todavía no había comunicado su salida oficial de Genesis (eso sería en el 96), pero Collins llegó por primera y única vez a Chile claramente sostenido por su inmensa carrera en solitario. Pese a que sus discos en los 90s no estaban generando el mismo furor que sus máquinas de hits en los 80s, Phil Collins tiene un arsenal de éxitos imparable, y en San Carlos de Apoquindo demostró por qué era una de las estrellas más grandes de la música.

Page & Plant - Estadio Sausalito

Un verdadero triunfo en este país tan centralizado, el debut de ambos Led Zeppelin en Chile no ocurrió en Santiago. Los fanáticos tuvieron que viajar a Viña para ver a estas dos leyendas del rock sobre el escenario, aunque el show estuvo a punto de verse truncado. Cuando los Black Crowes se encontraban cumpliendo como teloneros de la jornada, un transformador del escenario explotó y obligó a suspender el set. El concierto casi se cancela, pero eventualmente se consiguió una pieza de reemplazo en la capital, lo que solo implicó un retraso en la salida de Page y Plant al escenario. El resto, como dicen, es historia.

U2 - Estadio Nacional (1998)

U2 debutó en Chile con el título indiscutido de la banda más grande del planeta, y lo hicieron notar: La puesta en escena de la gira Popmart es una de los más impresionantes que hayan pasado por el Nacional. Pese a lo masivo del espectáculo, la banda encontró espacio para mostrar tanto viejos hits como nuevas canciones, y cerró con un emotivo (y divisivo) tributo a los Detenidos Desaparecidos, subiendo a sus familias a cantar con ellos al final del show.

Los Prisioneros - Estadio Nacional (2000)

La banda más importante de nuestro país llevaba 10 años fuera de las canchas, por lo que era apropiado que su regreso fuera en el escenario más grande de Chile. En un hecho inédito, Los Prisioneros llenaron el Estadio Nacional dos días seguidos, convocando a un total de 140.000 personas.

Roger Waters - Estadio Nacional (2007)

El ex Pink Floyd ya había tocado en Chile en el 2002 con un recital de grandes éxitos. Sin embargo, el espectáculo que trajo el 2007 al Coliseo de Ñuñoa es difícil de superar: Un masivo show audiovisual en donde interpretaba Dark Side Of The Moon de comienzo a fin, una oportunidad única de escuchar la obra maestra de Pink Floyd recreada por el hombre que la craneó en un primer lugar. El resultado fue una experiencia que ninguno de los presentes puede olvidar.

Faith No More - Estadio Bicentenario De La Florida (2009)

La expectación por Faith No More en La Florida estaba por los cielos, por decir lo menos. Después de todo, se trataba del primer concierto masivo de la banda en nuestro país tras su regreso a los escenarios (con un show íntimo en el Caupolicán la noche anterior), y los recuerdos de sus históricas presentaciones en el 91 y el 95 eran motivo de leyenda. Por supuesto, Mike Patton juega de local por estas tierras, y el reencuentro con la banda se sintió como volver a ver a viejos amigos que nunca fallan a la hora de hacerte reír. El amor por FNM fue consolidado esa misma noche.

Rage Against The Machine - Estadio Bicentenario de La Florida (2010)

La Batalla de Santiago. Pocas veces el subtítulo de un concierto ha sido tan apropiado. Tocando por única vez en nuestro país, Rage Against The Machine transformó la cancha del Bicentenario de La Florida en un campo de guerra, con cada una de las almas en el lugar saltando como si su vida dependiera de ello. La postal fue tan impresionante que el mismísimo Tom Morello destacaría años después que jamás se olvidó de su visita a Santiago. Los que estuvimos ahí tampoco.

Iron Maiden - Estadio Nacional (2011)

Tras varios años de cultivar una cercana relación con el público chileno, Iron Maiden dio el salto definitivo al Coliseo de Ñuñoa en el 2011. El hito fue tan importante para los fanáticos como para la banda misma: Iron Maiden inmortalizó el show en un DVD lanzado en el 2012.

Black Sabbath - Estadio Monumental (2013)

Ahora que sabemos que la historia de Black Sabbath se termina este año (y a la espera de que confirmen la rumoreada fecha en Chile a fines de año), la única vez de la formación liderada por Ozzy Osbourne en nuestro país se siente aún más histórica. Pocas veces hemos visto a una banda con más de 45 años de carrera sonando tan vital y urgente, pero Ozzy, Tony Iommi y Geezer Butler demostraron que los años no pasan cuando la música te mantiene vivo. Una aplanadora que esperamos ver de nuevo este año.

SEGUIR LEYENDO