Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 28 de octubre de 2015

Especial - 12 videojuegos de terror para ponerte los pelos de punta

Una selección de los juegos que nos han dejado sin dormir a lo largo de los años.

Por Ignacio De La Maza

Los videojuegos de terror tienen un lugar especial entre los fanáticos del género. A diferencia de la literatura o el cine, los juegos te ponen en el lugar del protagonista, permitiéndote interactuar directamente con los horrores que otros medios solo te presentan como una experiencia indirecta.

Aprovechando que esta semana saldrá la séptima secuela directa de Resident Evil, el título que nos involucró a varios de nosotros con este medio, ponemos nuestra atención en las consolas y los controles para recordar algunos de los juegos más aterradores que se hayan hecho. Pase por acá...si se atreve:

Alone In The Dark (1992)

Imagen foto_00000001Primero que nada, aplausos para quien efectivamente haya jugado esto en su época. Siendo el primer juego de horror en 3 dimensiones, Alone In The Dark definió varios parámetros del género en los años siguientes. Ambientado en 1920, el jugador controla a un detective encargado de investigar el misterioso suicidio de un artista en una mansión en Luisiana, sobrepasando monstruos y puzles para llegar a los horrores que ocultan la verdad.

Recomendado para quienes les gusta: La literatura de H.P Lovecraft y en especial el horror cósmico (las cosas se ponen raras, muy rápido).

Resident Evil (1, 2 Y 3) (1996-)

Imagen foto_00000002La trilogía original de Resident Evil es un clásico en el mundo de los videojuegos de horror, y gran responsable de algunos de nuestros primeros sustos jugando consolas. Al mando de un equipo especial que debe detener el brote zombie en la ficticia Raccoon City, Resident Evil combinaba los placeres del horror B, películas de acción y muertos vivientes en un producto tan aterrador como irresistible.

Recomendado para quienes les gusta: Las películas de George A. Romero.

System Shock 2 (1999)

Imagen foto_00000003“En el espacio, nadie te escucha gritar” decía el slogan de Alien en 1979, y System Shock 2 lo utiliza como declaración de principios. Eres un amnésico que despierta en una nave espacial corrompida por una fuerza maligna que asesinó a la mayoría de los tripulantes y al resto los convirtió en horribles monstruos genéticos. Revelar más sería arruinar sus sorpresas, pero el juego tiene un manejo de atmósfera increíble y sustos realmente perturbadores.

Recomendado para quienes les gusta: La ciencia ficción, el horror corporal de David Cronenberg.

Silent Hill 2 (2001)

Imagen foto_00000004Lo hemos comentado antes: El major horror siempre tiene una cuota de tragedia, y pocos juegos se toman ese concepto más a pecho que Silent Hill 2. Abandonando la historia de cultos siniestros y dioses demoníacos del primer Silent Hill, la secuela se concentra en un hombre que llega al pueblo titular en búsqueda de su esposa ¿El giro de la premisa? La mujer falleció a 3 años. Lo que sigue es un cuento sobre demonios personales, culpa y el peso del pasado que elevan a Silent Hill 2 por sobre el típico videojuego de monstruos. Tragedia del mejor orden.

Recomendado para quienes les gusta: El cine de David Lynch, Crimen y Castigo.

Eternal Darkness: Sanity’s Requiem (2002)

Imagen foto_00000005Investigando la misteriosa muerte de su abuelo (¿Hay alguna muerte no misteriosa en el horror?), una mujer descubre un libro que al ser leído la pone en la piel de diversos personajes a lo largo de la historia ¿Qué los une? Todos han cruzado caminos con una fuerza maligna, y el resultado nunca es lindo. Eternal Darkness juega con el concepto de locura y los poderes más allá de nuestro entendimiento, manipulando frecuentemente tu televisor, tus gráficas y tu control para hacerte parte del horror.

Recomendado para quienes les gusta: Nuestro amigo H.P Lovecraft, de nuevo.

Fatal Frame 2 (2003)

Imagen foto_00000006Hay algo del horror japonés que nos pone particularmente nerviosos a los occidentales. Será lo ajeno que nos resulta. Fatal Frame 2 te permite vivirlo en primera persona, tomando el control de una joven que busca a su hermana en medio de una aldea perdida (y probablemente poseída) en las montañas de Japón.  Tu única arma contra los espectros que se interponen en tu camino es una cámara fotográfica, que te incita a dejar que los fantasmas se te acerquen lo más posible antes de exorcizarlos con tu foto. El material del cual están hechas las pesadillas.

Recomendado para quienes les gusta: El Aro, o el horror japonés en general.

Bioshock (2007)

Imagen foto_00000007Secuela ‘espiritual’ de System Shock 2, Bioshock pone en tus manos al único sobreviviente de un accidente de avión en el océano Atlántico en 1960, el cual descubre una ciudad submarina que pretendía ser una utopía para la elite del mundo pero terminó corrompida por su propia ambición y ahora sus ciudadanos parecen haber perdido la cordura. Dentro de sus múltiples puntos altos (la ciudad de Rapture está diseñada de manera increíble y la atmósfera submarina es inigualable), Bioshock tiene uno de los mejores giros en la historia de los videojuegos, uno que plantea preguntas incómodas sobre el libre albedrío y cómo nos relacionamos con los juegos en general.

Recomendado para quienes les gusta: System Shock 2 (obvio), 1984 (el libro), cuestionar tu sociopatía y la forma en la que juegas videojuegos.

Limbo (2010)

Imagen foto_00000008El horror de Limbo se aleja un poco de los otros títulos en esta lista: No hay saltos repentinos, ni giros dramáticos, ni misterios que resolver. Presentado en un estilo de animación que rinde homenaje al expresionismo alemán, Limbo solo sigue a un niño que despierta en un bosque oscuro (todo es en siluetas en blanco y negro) y debe ir resolviendo macabras pruebas para avanzar ¿Qué haces ahí? ¿Por qué todo parece querer matarte? ¿Cuál es tu objetivo? Son preguntas para las que Limbo solo tiene respuestas simbólicas, pero la experiencia es inolvidable.

Recomendado para quienes les gusta: El horror independiente.

Amnesia: The Dark Descent (2010)

Imagen foto_00000009¿Han visto videos en Youtube de gente reaccionando con horror puro mientras juega ciertos videojuegos? Amnesia es probablemente uno de ellos. La premisa es simple: Eres un amnésico (obvio), que despierta en un castillo prusiano con nada más que una nota escrita por ti mismo que te insta a asesinar al barón del lugar. En tu viaje al interior de la estructura en búsqueda de tu objetivo te encontrarás con horrores indescriptibles de los cuales solo puedes huir: No hay ninguna forma de combatirlos más que correr y esconderse. Amnesia es el extraño caso de videojuego en donde el terror es permanente, opresivo y brutal. Algunos encontrarán mejor jugarlo en dosis cortas.

Recomendado para quienes les gusta: Lovecraft (una vez más), el horror gótico.

Outlast (2013)

Imagen foto_00000010Los asilos mentales ya son lo suficientemente terroríficos de por sí, pero súmale una cámara de mano y tienes dos clichés del cine de horror unidos gloriosamente en Outlast. Tu rol es el de un periodista que llega a una aislada institución mental en las montañas luego de recibir reportes de extrañas prácticas al interior del recinto. Armado solo con tu cámara (sí, es otro juego en donde solo puedes escapar de los enemigos), debes llegar al fondo del asunto mientras lidias con los enloquecidos reclusos del lugar. Horror visceral del bueno.

Recomendado para quienes les gusta: La Bruja de Blair.

Alien: Isolation (2014)

Imagen foto_00000011Hay algo en la primera película de Alien (1979) que no fue capturado por ninguna secuela: La noción de estar atrapado en un laberinto de pasillos estrechos con una amenaza imparable, sin nada en tu poder para defenderte. Isolation es el primer juego de Alien que captura esa sensación: Tomando el modelo de Amnesia, tomas control de una joven protagonista cuyas únicas herramientas contra el violento alienígena es esconderte.

Recomendado para quienes les gusta: Alien, obvio.

Five Nights At Freddie’s (2014)

Imagen foto_00000012Este es simplemente para masoquistas. Eres el guardia nocturno de una especie de Chuck E. Cheese y tu trabajo es evitar que los animales animatrónicos del local te asesinen de manera brutal (porque están poseídos o algo) ¿Cómo hacer eso? Siguiendo sus movimientos a través de las cámaras de seguridad y cerrando las puertas de tu oficina cuando corresponda. Una buena forma de saltar del asiento cada dos segundos.

Recomendado para quienes les gusta: Ser asustados de manera repentina y frecuente.

SEGUIR LEYENDO