Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 13 de febrero de 2020

Evaristo Páramos sobre reunión de La Polla Records: “Vamos a dar un paseo y cerrar un grupo que se acabó sin cerrar”

Conversamos con la figura ilustre del rock vasco en la previa de su próxima visita a nuestro país junto a la banda que lo vio nacer como músico.

Por Francisco Reinoso

En medio del contexto nacional marcado por el estallido social del pasado 18 de octubre, una de las agrupaciones contestatarias por excelencia y destacada por la fuerte crítica social de sus letras, aterrizará en Chile para celebrar sus 40 años de existencia: La Polla Records. El conjunto español se presentará en nuestro país el próximo 16 de febrero, en una instancia histórica para los fanáticos del punk y el rock en español.

El indiscutido prócer del rock vasco y líder de la agrupación, Evaristo Páramos, conversó con Sonar FM en la previa del show en el Estadio Bicentenario de La Florida. Sobre su vínculo con nuestro país, los momentos que han marcado la reunión de la banda después de 16 años y la conexión de La Polla Records con las generaciones que han protagonizado grandes movilizaciones sociales, habló el carismático músico español.

Este domingo tocarán en Chile, país que se encuentra viviendo desde hace cuatro meses un estallido social. La ciudadanía está en las calles manifestándose contra la desigualdad. Pero esto no ha sido algo exclusivo de acá, en los últimos meses han ocurrido protestas en Ecuador, el Líbano o en Cataluña. Cuando anunciaron la reunión de la banda, ¿se te pasó por la cabeza que el regreso estuviera acompañado de un contexto así, marcado por el descontento y las manifestaciones ciudadanas?

No, porque no lo parecía. Aparte que mi perspectiva del mundo exterior a donde vivo es reducida y la información que llega está muy trucada, entonces claro no me lo esperaba. Nosotros bastante lío con la vuelta, pero no es para siempre. Simplemente vamos a dar un paseo y vamos a cerrar un grupo que se acabó sin cerrar. Soy malo para adivinar los momentos geopolíticos y todo este rollo. No tengo idea.

Este escenario de descontento hace que sus letras, muchas de ellas escritas hace más de 30 años, tengan más sentido que nunca. Por ejemplo, “somos los nietos de los obreros que nunca pudisteis matar” es una frase súper potente y ha sido usada y adaptada en numerosos carteles durante los meses de las manifestaciones en Chile. ¿Sientes algo especial al ver que muchas de tus frases son inspiración para una generación que está detrás del despertar de Chile?

Pues tanto en Chile como aquí o como en otros sitios sí, siento un poquito y luego inmediatamente intento no sentir nada más para en mi opinión no volverme un capullo, para no atontarme. Sí, se siente, pero en realidad cualquier cosa que yo haya cantado no es mía, son cosas que no me pertenecen. 

El hecho que haya que recurrir a canciones de ustedes o en el caso de Chile a temas de Los Prisioneros para retratar lo que se vive ahora, también refleja que las agrupaciones o los músicos actuales quizás no han logrado o no han querido crear himnos que aborden temas políticos y sociales. ¿Sientes una desconexión de los artistas con la realidad política actual?

También igual lo que llamamos sociedad igual está más disgregado, más disuelto. Porque en todos estos años, no sé, si tomaron como salida la caída del Muro de Berlín o que fue, pero ahí empezaron a aumentar la velocidad de destrucción de la clase baja y entonces a la gente que le ha tocado esa época es más difícil acertar con qué está pasando exactamente, porque a los del fondo del caldero no nos llega la luz. No sabemos exactamente qué pasa por arriba. Puedes intuir, pero cómo se mueve para sacar una canción que sea un himno como dices tú, hay que tener la visión de todas las cosas. Y en nuestro momento era como muy fácil porque era todo muy claro, había una gente de un lado y otra en el otro y se veía todo muy bien. Entonces claro, eso nunca se puede ver como un mérito. Que la gente de ahora no dé con la tecla no lo sé, es que esto ya es un piano, hay muchas teclas ya para tocar. Si alguien tiene que dar la cara por todos los temas, por todo lo que está mal en este mundo, y una manifestación por cada cosa pues es lo que pasa, tienes que estar todo el día, todo el día y se te queda el 80 por ciento sin discutir. 

La reunión de La Polla Records está dentro de los regresos que la gente más espera. Ustedes tienen una fanaticada impresionante y un culto que tú también has vivido con las distintas presentaciones que has hecho en Chile. Muchos se preguntan cómo se gestó en verdad la reunión de la banda. Yo tengo entendido que se juntaron para hablar de los derechos digitales del grupo y aquello terminó derivando en una reunión sorpresiva después de 16 años. ¿Me puedes contar un poco más sobre eso?

Sí, fue así. Me llamó un amigo de Barcelona para decirme y yo digo esto qué es, me hago una idea de lo que son los derechos digitales, vale, pero bueno y era eso. Nos hizo pelear un poco con gente que él conocía y así y luego acabamos reuniéndonos cuando íbamos a firmar algo que nos parecía bueno para recuperar una cantidad de derechos, un porcentaje de los sinvergüenzas que los tenían. En este proceso nos recomendaron que nos reuniéramos con el amigo del cuñado de no sé quién que estaba metido en estas movidas de los derechos digitales y fuimos a hablar con ellos y resulta que era la gente de Cultura Rock, que son quienes han organizado los conciertos. Es curioso que gente que teóricamente está en el nivel alto del show business musical haya sido más legal con nosotros que toda la cuadrilla alternativa que hemos conocido en los viejos tiempos, que robó a la gente en nuestro nombre. Todas las casas de disco antiguas con las que estuvimos, todos eran unas cuadrillas de estafadores de mucho cuidado.

Con esta gente salió la oportunidad de dar una vuelta y dijimos la vamos a dar. Y luego pues dimos la vuelta y claro, pues fue una sorpresa el exceso de gente. En mi opinión sentí como que el grupo después de muerto se había hecho como más importante. Y dijimos pues bueno vamos a dar una vuelta y por supuesto América no nos podía faltar. 

Esos son los motivos y eso fue como pasó. Pasó que nos juntamos y nos tuvimos que volver a hablar y resulta que, menos yo que vivo hace 24 años en otra localidad, los otros ya se hablaban, ya tenían contacto.

En el contexto de la reunión deciden lanzar un disco en el que regraban diecinueve canciones de sus tres primeros álbumes. ¿Qué te motivó a regrabar estos temas? ¿Estabas disconforme con el sonido de los tres primeros discos de la banda?

Este nuevo álbum era una pequeña venganza de los tres primeros discos, que todo el mundo decía que son muy buenos y nosotros no discutimos eso, pero el sonido era… por favor. No compares ninguno de los tres primeros de La Polla con el de los Sex Pistols (risas). Ahí no hay comparación de sonido y de nada. Entonces tampoco queríamos mejorar, sólo queríamos que sonara un poco más potente, que las guitarras sonaran con un poco de distorsión y de los tres hacer uno y luego obviamente un grupo que esté vivo tiene que hacer una canción nueva como mínimo e hicimos una.

Pero sí, no estaba conforme con el sonido de los tres primeros discos y de los otros lo estoy poco. En realidad, yo no sé si esté conforme con el sonido de ningún disco de La Polla. 

Con su regreso han llenado grandes recintos en Valencia, Madrid, Bilbao, Barcelona. Hay muchas expectativas con las presentaciones que van a tener en Latinoamérica. ¿Cuál fue tu feedback con esa tremenda respuesta de la gente que los esperaba por 16 años? Verlo de afuera ya es impresionante

La verdad es que ha superado cualquier pronóstico. De hecho, nosotros nunca hemos hecho pronósticos sobre qué iba a pasar, estábamos más en la de bueno a ver qué ocurre, pero bueno, incluso al más optimista le pasó por encima, la verdad. Yo pensaba que de la peña de mi generación había muerto el 80 por ciento y el 20 estábamos vivos, pero parece que era al revés, sólo murió el 20 por ciento. Al final no éramos tantos. Y esa es la opinión que es por lo que me parece que ha habido tanta respuesta quiero verlos otra vez, quiero verlos otra vez. La Polla yo creo que nunca llegó a estos niveles de números de personas en concierto, pero bueno, tampoco le vamos a dar mucha importancia.

¿Está descartada la opción de grabar un nuevo disco? ¿Piensan bajar el telón tras este tour?

Lo que queremos hacer es unos festivales y luego cada uno para su casa. Lo que va a mejorar es que, bueno, vamos a quedar hablándonos, creo. Y vamos a tener un recuerdo más reciente y hasta ahora muy bueno. 

Evaristo, el punk español ha pegado mucho en Latinoamérica, el punk de la península ibérica, el punk vasco. Realmente se ha generado un culto importante, particularmente en Chile y hasta hoy cuando vienen bandas españolas suelen llenar los locales donde tocan. Por qué no pudo ocurrir el mismo fenómeno a la inversa, ¿qué le faltó tú crees al punk sudamericano para consolidarse o generar una conexión potente, por ejemplo, en España?

No sé qué decir. Igual aquí la gente estaba conociendo a los grupos locales y la minoría se interesaba por bandas de otras latitudes, grupos de América o finlandeses. Los demás estábamos muy ocupados saliendo a emborracharnos y a drogarnos, no sé. Igual no éramos tan políticamente consecuentes y luego también uno nunca sabe el por qué y el por qué no. Lo que yo creo de La Polla y de los grupos que salieron en aquella época, era que éramos nosotros, no sé cómo decirte, estabas en un concierto y el que estaba chocándose contigo luego tocaba, era del siguiente grupo y ese tipo de cosas pues luego dejaron de pasar. Y eso igual es lo que faltó, porque a nosotros la conexión y la potencia que nos daba aquel rollo era eso, era el contacto y la calle. Y claro, los grupos de América se quedaron fuera de eso por lejanía física, supongo. No lo sé. Es que me has hecho una pregunta que estoy intentando contestármela ahora mismo mientras te lo digo a ti. Lo que me impactó a mí fueron los Sex Pistols y luego me quedé más con el punk británico y norteamericano. Y me gustaba no entender inglés, porque me tradujeron algunas letras y yo pedía que no me tradujeran más, no quiero saber, me gusta cómo suena. Me quedé en eso y luego estuve mucho más en la calle y escuchando cada vez menos música.

Te hemos visto en diversas fotos usando la camiseta de Colo-Colo, el equipo de fútbol de Chile y acá mucha gente dice que eres hincha del club. ¿Qué tan de cierto es eso o sólo es un mito?

Sí, es cierto, vivo siendo de un equipo en cada sitio en que he estado más o menos, porque en algunos ni me ha dado tiempo de estar lo suficiente para preocuparme, y en Chile ocurrió que la primera vez creo que fue, la primera vez que fuimos al Caupolicán, pues llegué para Chile y había una tienda de tatuadores que era de la barra del Colo, de la Garra Blanca, y entonces pues estábamos allí y me hice del Colo al instante porque me pareció como una hinchada de izquierda. Les expliqué que a pesar de que fueran blancos no se arrimaran al Real Madrid, que los del Real Madrid iban de otro palo. Y así, mientras tanto un muchacho muy simpático una noche me tatuó en una pierna lo de GB y así. Y ese es el motivo de que lleve camisetas de ellos. Aparte que mi familia es del Colo. 

También fuiste a un colegio de frailes. ¿Cómo te marcó esa experiencia en el posterior desarrollo de La Polla Récords? 

Hasta la médula. Fueron cuatro años y ya de más niño estuve seis años en uno de monjas, así que de religión vamos bien, vamos sobrados. 

En el disco “Salve” se muestra eso a cabalidad

Sí, era lo que yo me acordaba de la música de los trinitarios, que eran los frailes con los que estuve cuatro años y que pagaron el rescate de Cervantes y no sé les conoce ningún otro mérito para seguir viviendo. Los frailes mienten como bellacos y lo saben, le están contando a las personas un cuento sobre dios, son como los bancos: tú primero lo das todo y ellos ya de ahí ven si te dan algo luego. Es increíble cómo puede colarse a todas, supongo que con represión y miedo.

Evaristo, siempre has hablado explícitamente de tu relación con las drogas, pero también eres crítico con su uso y has dicho que la lucha de tu generación fue neutralizada por el consumo de las drogas. ¿Cómo se puede resolver esa dicotomía?

En su tiempo teníamos peleas con la gente, digamos, políticamente consecuente que si hubieran sonreído más igual les hubiésemos hecho más caso. Lo que opino sobre las drogas actualmente debería ser como cualquier asunto de la vida: debería haber más información, ser legales y tener un precio ajustado a la realidad. Seguramente se usarían menos y la gente tomaría sus propias restricciones como adultos. Debería ser solo para mayores de edad.

El año pasado fue encontrado muerto Jesús Uriarte, quien inspiró la canción ‘Txus’. Su partida causó un fuerte impacto en Salvatierra, ya que era alguien popular. ¿Nos puedes contar más de él?

Su familia tenía un poco de mala leche con el tema, porque en realidad le colocaron el rollo pero no es el protagonista de la canción. Simplemente la canción estaba hecha, teníamos que ir a grabar al disco, hablaba sobre el alcoholismo y me quedó un espacio donde cabía un nombre de una sola sílaba y entonces claro Bob, John y todo estos eran nombres extranjeros, no me molaban. Un día iba camino a trabajar a la construcción, fui a pedir tabaco a un bar donde estaban los que iban a trabajar al monte y uno de los que estaba allí echándose la copita mañanera y dando tabaco a gente como yo era Txus. Pero eso es todo y luego se le colocó el rollo encima y no hubo manera de descabalgarlo. Recuerdo que en el primer disco en directo canté “yo soy un alcohólico” para no molestarle a él, pero luego como en realidad la canción tampoco era por él. Lo siento mucho por lo que piensa la gente, por la bola que se haya corrido. De mí también se dicen muchas cosas y sobrevivo.

Qué esperas del show de Chile. ¿Sientes alguna conexión con el país fuera del apego con los fans y tus lazos familiares? La producción que hace el show es gente ha seguido tu música durante mucho tiempo, hay mucha expectativa con este concierto. ¿Y qué recuerdos tienes de tus anteriores presentaciones en Chile?

Mi pareja es chilena y mi hija pues tiene nacionalidad chilena también, entonces qué más conexión que esa. Recuerdo que la gente era muy brava, digamos como la selección de fútbol, esto es un tópico y es así, pero en general un país se suele parecer a su puñetera Selección de Fútbol y la selección de Chile lucha muy bien.

 

SEGUIR LEYENDO
Tags: Entrevista