Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 9 de mayo de 2022

En la previa del arribo de Ariel Holan, la UC sufrió una paliza por 4-0 ante Ñublense

En la previa del arribo de Ariel Holan, la UC sufrió una paliza por 4-0 ante Ñublense

Con un gran partido de Alexander Aravena, Ñublense ganó cómodamente por 4-0 a Universidad Católica e instala a los dirigidos de Jaime García punteros del torneo, a falta del compromiso de Colo Colo.

Los chillanejos convierten el primer tanto gracias a una pelota que recibe Cerezo en la última línea y le cambia el palo de fantástica forma al golero de Universidad Católica, pero, el juez de línea que corre por el lado de Andes levantó la banderola. Tras la consulta al VAR, el juez rectificó y validó el tanto para el cuadro de Chillán cuando el reloj marcaba los 13 minutos de partido.

La 'longaniza mecánica' ha aprovechado todas las ventajas que les han dado los cruzados: el cuadro de Jaime García en menos de 10 minutos ha perdido dos pelotas claras de partido. Ñublense ha podido aumentar el marcador en dos o tres ocasiones y no hubo caso: la puntería fue lo de menos.

Luego, Alexander Aravena sacaría todos los trucos para anotar dos tantos: el primero a los 40 minutos, sacándose son mayores complicaciones al ‘Zanahoria’ Pérez y en un error de la UC, rescata ese balón y lo manda al fondo de las mallas y, tras cartón (a los 44), aparecería nuevamente en área chica para tocar un balón que conectaba Moya en línea de fondo y se estiran aún más las diferencias.

Cuando ya todos pensaban que los dirigidos de Jaime García iban a frenar un poco, Ñublense puso las cosas más cuesta arriba para la UC e Iván Rozas anotaba la cuarta cifra con un impecable tiro libre que se desvía en un jugador cruzado, cambiando la trayectoría y desconcentrando a Pérez, convierte el cuarto cuando el reloj marcaba los 80.

La próxima jornada, Ñublense viajará a Talcahuano para jugar con Huachipato y Universidad Católica recibirá en San Carlos de Apoquindo a Unión La Calera.

SEGUIR LEYENDO