Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 14 de diciembre de 2017

Warner resolvió la demanda en donde tenía que probar que los fantasmas existen

Sin embargo, optaron por la forma más aburrida de salirse del problema legal.

Prometía ser el juicio del siglo (en nuestras distorsionadas cabezas) y las expectativas (nuestras) eran altas: Warner fue demandado por el autor de los libros que inspiraron 'El Conjuro' y sus secuelas, argumentando que nunca se le pagó derechos por las exitosas películas de terror.

El estudio se defendió diciendo que los casos paranormales del matrimonio Warren están basados en 'hechos reales', por lo que nadie tiene derechos sobre ellos. Ante esto, Gerald Brittle, el autor en cuestión, expresó que ese argumento era francamente idiota porque LOS FANTASMAS NO EXISTEN, por lo que no pueden basarse en 'hechos reales'. 

Esto llevó a que Warner tuviera que ir a juicio con la misión de demostrar que los fantasmas son reales para así evitarse pagar una suma de 900 millones de dólares por regalías no pagadas. Lamentablemente, esta historia tiene un final mucho menos épico del que esperábamos.

Según Deadline, Brittle llegó a un acuerdo extrajudicial con Warner, por lo que el juicio no se llevará a cabo y nadie tendrá que probar la vida después de la muerte. El autor reveló además que la agresividad de su demanda fue influenciada por Tony DeRosa-Grund, ex productor de 'El Conjuro', que buscaba aprovechar la acción legal para vengarse del estudio.

El punto es que a Brittle se le pagó una suma desconocida y el tipo retiró la demanda. Gracias a eso, seguiremos viviendo sin saber si los fantasmas son reales o no, literalmente el único trabajo que tenía este proceso legal de porquería. Como diría Homero Simpson:

SEGUIR LEYENDO