Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 12 de febrero de 2020

VIDEO | Brian May perdió la paciencia con un reportero y golpeó su teléfono luego que se negara a dejarlo tranquilo

El guitarrista compartió luego una explicación en sus redes sociales.

Pese a que es uno de las figuras más queridas no sólo de Queen, sino del rock en general, Brian May protagonizó recientemente un altercado en el que definitivamente perdió la paciencia. El legendario guitarrista fue visto en una faceta radicalmente distinta a la que estamos acostumbrados cuando encaró a un reportero que no respetó su espacio.

Por estos días, Queen se encuentra de gira en Australia y será parte del concierto benéfico Fire Fight Australia, que busca apoyar al país ante los incendios forestales que han cobrado la vida de millones de animales. Un grupo de fanáticos le dio la bienvenida a May en el aeropuerto, pero cuando un equipo de Channel 7 comenzó a grabar, May comentó: "Sí, debes detener eso".

Ante la petición del músico el reportero decidió apagar su cámara, pero sacó su teléfono para continuar grabando a May junto a los fanáticos. "Oh, el tipo lo está haciendo en su teléfono ahora. Eres tan inteligente, ¿verdad? ", dijo el guitarrista, comenzando a perder la paciencia.

“Sólo déjanos en paz, ¿quieres? ¿Tú no entiendes? Bien, bien”, agregó May y luego procedió a golpear el teléfono del periodista. El mítico músico se disculpó inmediatamente con sus fanáticos: "Lamento que este tipo haya puesto feas las cosas. Lo siento mucho", les dijo.

Revisa el registro del momento acá:

Tras el altercado, May publicó una explicación a través de su cuenta de Instagram. “En primer lugar, GRACIAS a muchos de ustedes que lograron encontrar una manera de enviarme mensajes de apoyo mientras estaba intentando calmarme por los sentimientos generados tras el incidente en el aeropuerto de Brisbane”, escribió el músico y agregó que “no, no estoy bien. Pero lo estaré. Ciertamente arruinó mi día, y si eso es lo que querías, Canal 7, entonces lo tienes”.

“Hay una delgada línea entre la ira y la depresión, y he estado luchando con todo eso desde que fui emboscado y acosado por un equipo de TV News, recién salido del avión desde Nueva Zelanda. Ahora, obviamente, no soy un novato en esto... he interactuado con literalmente miles de reporteros, fotógrafos y camarógrafos en los últimos 50 años", agregó May.

En la misma línea, el músico explicó que "no soy exactamente conocido por ser agresivo, incluso frente a la provocación, pero este tipo me sorprendió desprevenido, uno de los camarógrafos de video más groseros e irrespetuosos que he conocido”.

Ver esta publicación en Instagram

My Welcome to Brisbane ! First of all THANKS to so many of you folks who managed to find a way to send me supportive messages while I’ve been quietly trying to work my way through the feelings generated by the incident that happened at Brisbane Airport, just moments after I landed in Australia. No – I’m not all right. But I will be. It certainly ruined my day, and if that’s what you wanted, Channel 7, then you got it. There’s a fine line between anger and depression, and I’ve been struggling with all of that since I got ambushed and harrassed by a TV News team, fresh off the plane from New Zealand. Now, obviously I’m not a novice at this … I’ve interacted with literally thousands of news reporters, photographers and cameramen over the last 50 years. I’m not exactly known for being aggressive, even in the face of provocation, but this guy caught me unawares – one of the rudest and most disrespectful video cameramen I’ve ever encountered. As we drove out of the airport, I noticed a small group of young kids with Queen albums, waving a welcome. I find it hard to just drive by in a case like this. Yes, they could have been pesky e-bay hounds just looking to make a quick buck, but these guys looked like very genuine fans. This stuff still matters to me. So we stopped the car and I got out to sign their Queen material, and they kindly gave me gifts of typically Australian goodies. Lovely. Pressed up against the kids was a guy with a huge TV camera. I’d noticed him, obviously, but I had no idea who he was – whether he was part of the party of kids, or a third party. I just let him film for the few moments I was signing the albums. But these kids were clearly very moved by the meeting, and I felt they deserved to have a few moments NOT being filmed for public sharing. So, in the nicest possible way, I turned to the cameraman and asked if he’d stop filming, now he’d got his story, and give us some private moments. He refused. He kept on filming, and aggressively turned the camera close-up on my face. That, to me, felt like deliberate invasion of my space, and downright unfriendly. At that moment, everything changed. (To be cont’d). Bri

Una publicación compartida de Brian Harold May (@brianmayforreal) el

SEGUIR LEYENDO