Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 22 de septiembre de 2020

Tu manager te está robando: La historia de ‘Fame’ y la alianza entre David Bowie, John Lennon y el funk

Dos monstruos de la música popular unidos en una canción que marcaría para siempre la carrera del Duque Blanco

Los presentó Elizabeth Taylor en 1974. John Lennon estaba en una etapa de evasión total tras un quiebre con Yoko Ono y la conexión fue inmediata. Meses después, Bowie alistaba su nuevo álbum en estudio,“Young Americans”, el entusiasmo era el mismo de siempre, pero algo faltaba. Sus constantes mutaciones sonoras continuaban fascinando a la crítica, ¿el problema? La falta de himnos mayúsculos capaces de arrasar en las listas de ventas. 'Space Oddity’ había sido lo más cercano a un single transversal, pero distaba mucho de ser algo contundente y masivo.

“Tu actual manager te está robando”, le señalaba insistentemente el ícono Beatle a Bowie en parte de esos encuentros y conversaciones que lo marcarían para siempre. Bowie tenía claro que una alianza con Lennon empujaría una validación definitiva. Tras meses de flirteos y llamadas, él tendría su chance. Su fiel escudero, Carlos Alomar llegó al estudio en Nueva York con un riff de guitarra, John añadió textos, ideas su falsete (faaaame!) y el resto es historia. Meses después, Fame se transformaría en toda una entidad. Su pulso disco-glam ubicó la carrera del hombre tras “Ziggy Stardust” en el centro de atención de los turistas musicales en Norteamérica y el globo, no solo el fan incondicional. Y nadie se había preparado para ello.

Alomar se mostraba escéptico con la idea de que su compañero imitara el funk, principalmente por su origen. Juntos asistieron a varios shows del género y escucharon maratones de soul en la casa del guitarrista. Quién lo diría, si hasta su mismísimo ex jefe, James Brown, “tomaría prestado” el hit de “Young Americans”.

Bowie daba por descontada la asimilación de los peligros de la excesiva visibilidad y las consiguientes alteraciones que podría provocar el pasar a ser una estrella pop, pero tras el boom de “Fame” nadie supo detenerlo. Ni John ni Liz Taylor. Ese tipo de fama era una droga totalmente nueva y él, claro, decidió disfrutarla fiel a su estilo…sin discreción alguna.

SEGUIR LEYENDO