Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Lunes 5 de abril de 2021

¿La conocías? La tensa situación tras bambalinas que marcó el histórico Unplugged de Nirvana

kurt cobain

En un nuevo aniversario de la muerte de Kurt Cobain, recordamos cómo se grabó la edición más icónica de la serie de conciertos.

Por Ignacio De La Maza

Probablemente no exista un registro de MTV Unplugged más comentado que el show 'desenchufado' que Nirvana dio en Nueva York el 18 de noviembre de 1993. No solo porque fue una presentación impecable, sino porque también fue el primer lanzamiento del trío de Seattle tras el suicidio de Kurt Cobain en 1994, lo que instantáneamente le dio carácter legendario. Sin embargo, pese a su status icónico en la historia del rock noventero, la banda estaba convencida que el concierto sería un fracaso.

Al menos así lo reveló Dave Grohl en una entrevista con American Way hace algunos años, en donde recordó los accidentados preparativos de la banda para la ocasión: "Se suponía que ese show sería un desastre. No habíamos ensayado, nunca habíamos tocado en acústico, los únicos ensayos que realizamos salieron terribles. Todos lo pensaron así. Incluso la gente de MTV nos lo dijo. Sin embargo, cuando nos sentamos y las cámaras comenzaron a rodar, algo encajó. Terminamos haciendo uno de los mejores shows de nuestra vida".

Grohl también tuvo una participación directa en los problemas tras bambalinas que aumentaron la tensión antes del set. Según ejecutivos de MTV, Cobain estuvo a punto de vetar al baterista de la presentación, ya que el actual líder de Foo Fighters no lograba golpear los tambores con una intensidad moderada. Después de todo, una de las marcas registradas del futuro líder de Foo Fighters era embestir su batería con la mayor fuerza posible de sus brazos. 

Siempre el contestatario, Cobain optó por armar un setlist que desplazaba a los mayores hits de la banda (Smells Like Teen Spirit estuvo notoriamente ausente) para dar cabida a canciones menos conocidas y homenajes a las influencias de Nirvana (el enigmático cover de David Bowie y la invitación a los hermanos Kirkwood de Meat Puppets a tocar 3 canciones de su autoría). De esta manera, el Unplugged de Nirvana no fue otro repaso de grandes éxitos con guitarra de palo, sino que una declaración de principios que nuevamente demostró que la banda solo jugaba bajo sus propias reglas.

Por supuesto, esto no puso muy contentos a los ejecutivos de MTV. El productor del álbum, Alex Coletti, recuerda que la cadena estaba furiosa con la negativa de Cobain de incluir hits más conocidos en el show, y también fueron fervientes opositores a incluir a los Meat Puppets en la transmisión. Si iba a haber una colaboración, MTV deseaba que fueran "invitados más correctos, como Eddie Vedder o Tori Amos o Dios sabe quién", recordó Coletti 2 años después en una entrevista con Guitar World. 

Como si todo esto fuese poco, Cobain estaba pasando por uno de los períodos más difíciles de su adicción a las drogas. En pleno intento de limpiarse, sus ex compañeros de banda y testigos presentes en los días previos a la grabación del programa confesaron que el frontman estaba nervioso, irritable y poco cooperativo, saltándose ensayos y apareciendo a deshoras. Aterrado ante la idea de estar frente a todo el mundo solo con una guitarra de palo, el frontman insistió en conectarse a un amplificador y poder pasar su instrumento por pedales, para darle la sensación de estar en un concierto común y corriente de Nirvana.

Fue el status del trío de Seattle como uno de los grupos más populares del planeta el que hizo que MTV finalmente cediera a todas sus 'particularidades'. No solo terminaron permitiendo que los Kirkwood formaran parte del espectáculo o aceptaron decorar el escenario 'como un funeral' a petición de Cobain, también accedieron a que el setlist de Nirvana solo incluyera 'Come As You Are' como 'hit' y que 6 de sus 14 canciones fueran covers. Finalmente, Kurt y compañía demostraron saber lo que hacían. Como dijo Grohl, fue uno de los mejores conciertos de su carrera.

Incluso ignorando todo el contexto previo y posterior al show en sí, MTV Unplugged In New York es un registro esencial, uno que demuestra que las canciones del trío de Seattle están llenas de energía y pasión incluso en su forma más básica, y que incluso covers como esa legendaria versión de Where Did You Sleep Last Night? terminaba sonando como otro himno más de Cobain.

Cuesta pensar en un final más perfecto para una banda tan idiosincrática como Nirvana, aunque la tragedia siempre estará que en el momento no se sintió como un punto final sino que como un nuevo capítulo en la impredecible historia del trío de Seattle. 

SEGUIR LEYENDO