Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 4 de diciembre de 2020

REVIEW | PS5: Demon’s Souls y el respeto absoluto por un clásico

REVIEW | PS5: Demon’s Souls y el respeto absoluto por un clásico

Jugamos el remake del juego lanzado originalmente en 2009 para PlayStation 3 y acá te contamos si vale la pena o no en su versión PS5.

Por Esteban Sánchez

Es raro tener un "remember gamer". Plantarse frente a la pantalla con la consola encendida y ver cómo empieza un juego que terminaste hace buenos años, da un toque de nostalgia que se incrementa cuando se trata de un clásico como Demon’s Souls, que llegó este 2020 con un remake realizado por la empresa BluePoint.

Eso sí, la sensación dura poco. Ya cuando nos cuentan de Boletaria, un reino consumido por el maligno Old One que debes rescatar pasando por cinco mundos distintos conectados en su centro por El Nexo, estás frente a un título de nueva generación. Esta reversión impacta de entrada con unas gráficas maravillosas que detallan mucho más el universo Demon’s Souls. Desde los ambientes y planos generales hasta los detalles más minúsculos fueron trabajados de la mejor manera, y así como lo he comentado para otros juegos, las gráficas alucinan y en este caso sólo nos comprueban en el nivel que PlayStation 5 sorprenderá de aquí en adelante.

Pero en este caso la pulcritud de los gráficos no sólo embellecen el juego, también mejoran los combates haciéndolos más fluidos y agilizan los movimientos de tu personaje y el de los villanos. El punto más alto de esta experiencia es ver a este clásico correr a 60 fotogramas por segundo en su “modo rendimiento”.

El resto es mas o menos lo mismo, la clave de su éxito en todo caso. Armas, pócimas, armaduras, demonios, bestias y monstruos que, si te derrotan, te harán volver al inicio de la etapa en la que estés. Porque sí, es de estos juegos donde debes olvidarte del guardado automático en medio del nivel o del clásico “checkpoint”. Cosa que de haberlo vivido antes, quizás sea un desafío extra, pero en caso contrario puede ser realmente frustrante.