Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Domingo 15 de marzo de 2020

 RESEÑA | The Offspring en Chile: Malos hábitos

Contra viento y marea, los californianos tocaron para sus fans más jugados en el Movistar Arena

La visita de The Offspring contó con una de las previas más accidentadas que se recuerden en mucho tiempo. Partiendo por el big bang del 18 de octubre que obligó a cancelar la fecha inicial y prescindir de Bad Religion en la fecha reprogramada. Se optó por potenciar el cartel con Pennywise, pero la expansión planetaria del coronavirus imposibilitó a última hora el arribo de los creadores de “About Time”. A esto hay que agregar la suspensión de eventos públicos masivos, norma que la producción del concierto pudo sortear al límite por la implementación a partir del lunes.

Cambios de locación, una pandemia y voces divididas entre todos los involucrados. Por donde se le analice, lo del Movistar Arena era una experiencia atípica y única con todos los cuestionamientos y dudas puestos sobre la mesa. Al final, unas 6 mil personas optaron por exponerse a experimentar, una vez más y bajo su propia responsabilidad, las bondades de la música como zona de contención.

Y The Offspring así lo entendió, agradeciendo durante cada momento la asistencia y vibra de un público que, pese a todos los problemas presentados, disfrutó del último concierto en varias semanas. O meses.

A las 17.45 en punto los BBS salieron a escena. Vestidos con poleras negras y letras blancas que decían apruebo, el cuarteto capitalino una vez más dejó en claro por qué son una de las bandas de punk más importantes del país. Con un sólido y potente sonido, brindaron un show que se extendió por cerca de una hora y que logró satisfacer a los fans de su última etapa, con temas como ‘La Rabia’ o ‘Corazon al Barro’ y a los seguidores de antaño con clásicos como ‘Mentira’ o ‘El Regreso’.

Pasadas las 19:15 hrs arranca la presentación de Eterna Inocencia. El vínculo que los argentinos comenzaron a construir con Chile desde su primera presentación hace poco más de 20 años, no sólo parece indestructible, cada vez se fortalece más. El sábado arrasaron con un set que abarcó principalmente canciones de “Las Palabras y los Ríos”, como ‘Trizas de vos’, ‘Sin quererlo’ y Nuestras Fronteras’, que fueron los cortes más coreados junto a los de "A los que se han apagado". Otro punto emotivo fue ‘Weichafe Catrileo’, dedicado a los mapuches asesinados en Chile y Argentina, además de las víctimas de la represión policial tras el estallido en nuestro país.

Con más de 3 décadas a sus espaldas, The Offspring juega a sus anchas en un campo que ellos mismos alinearon bajo sus potencialidades. Históricamente despreciados por la crítica y con una batería de himnos medidos por años en grandes audiencias, el grupo salió a matar.

‘Americana’, ‘Come Out and Play’y ‘All I Want’ fueron los primeros testimonios de esta masiva carta de agradecimiento a los fans que acudieron pese a toda la adversidad detallada. ‘Nosotros sí vinimos a Chile. Somos una verdadera banda de punk rock’, bromeaba el siempre jovial Noodless (guitarrista), saludando segundos después a sus camaradas de Pennywise.

‘It Won´t Get Better’ mostraba el lado más actual del grupo y cómo se viene la mano con un álbum que debería ver la luz durante este 2020. Un show de The Offspring es pura fiesta y desparpajo, un karaoke sin interrupciones donde el lado más hardcore de ‘Session’, gema del recóndito disco “Ignition” se une sin problemas a ‘Wan´t  You Bad’  u ‘Original Prankster’.

‘Gone Away’, con el apoyo de Dexter Holland en el piano, también fue uno de los tramos emotivos del concierto, también una prendida versión para ´Whole Lotta Rosie’ de AC/DC, una de las inspiraciones de la banda junto a los siempre homenajeados Ramones. Los californianos saben balancear sus conciertos y es difícil perderles el hilo. ‘Bad Habit’, con más de alguna “proclama ciudadana” en contra del presidente Piñera por parte del público, y ‘Gotta Get Away’ refuerzan la relevancia de “Smash” como un álbum absoluto para entender el carácter del punk noventero, también está la vocación hímnica de ‘Pretty Fly For A White Guy’ y ‘The Kids Aren´t Alright’.

Casi al cierre una dinámica relectura al clásico de Pennywise ‘Bro Hym’ y las más predecibles pero potentes rendiciones para ‘You´r e Gonna So Far Kid’ y ‘Self Steem’ bajan el telón de un concierto al límite desde todos los ángulos, pero que difícilmente se olvide. The Offspring cerró, por tiempo indeterminado, la agenda de conciertos de peso en nuestro país. Solo el tiempo logrará medir con exactitud la lista de malos hábitos que los héroes del neo punk ofrecieron en escena. ¿Acierto o despropósito? Ya lo veremos.

Por Francisco Reinoso

Fotos: Checho García Pardo

SEGUIR LEYENDO