Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 19 de noviembre de 2019

RESEÑA | Patti Smith en Chile: En nombre de la libertad

El debut en nuestro país de la cantante y escritora estadounidense estuvo cargado de poderosos mensajes para el pueblo chileno en pleno estallido social.

Por María Fernanda Verdugo

Fotos: Ignacio Gálvez

Sobran argumentos para explicar la insignia de “histórica” que se le atribuye a Patti Smith y ser parte de su debut en Chile en medio de los históricos días que se viven el país pareció estar confabulado por alguna fuerza desconocida. El show de la madrina del punk y su banda en el Teatro Caupolicán fue un bálsamo de potencia y rebeldía para quienes se tomaron un respiro en medio del estallido social, con el fin de ser parte de este compromiso esperado por largas décadas.

A las 21:15 se apagan las luces y entra la banda ante un teatro repleto, digna convocatoria para un show de este nivel y que desmintió los rumores de días previos que aseguraban que la artista había vendido poco para su primer concierto en nuestro país. Los chilenos sí la esperaban con ansias.

Suenan los primeros acordes de la clásica "Dancing Barefoot” y la cálida sonrisa de la cantante se combina perfectamente con la efervescencia del público: la conexión ya se logró. Mientras Patti saluda a sus fanáticos, su mano derecha y amigo, Lenny Kaye, dirige a la banda con la destreza cultivada por más de 40 años.

"Esta es para las chicas", dice la artista para desatar los guiños al reggae con “Redondo beach” y de ahí en adelante casi todas las canciones del set vendrán acompañadas de una breve pero significativa presentación de parte de la cantante. Tal como lo había anunciado en su encuentro con la prensa un día antes, la lista de canciones fue perfectamente armada para la sensibilidad del público chileno.

La mística "Ghost Dance", anticipada por un discurso con el que la madrina del punk incitó a la unidad, inició una sobrecogedora liturgia: manos en alto y sacudiéndose bajo la orden de Patti fueron iluminadas en el teatro, dejando ver algunos lienzos en la platea que clamaban “renuncia” y denunciaban “en Chile torturan”.

Siguiendo la lógica de las dedicatorias, la cantante abre "My Blakean Year" con un mensaje a los trabajadores y quienes luchan por la justicia social; pide que salvemos el agua, la tierra y los niños con un cover de "Beds Are Burning" de Midnight Oil; y desata la conmovedora "Beneath the Southern Cross" en ofrenda a "aquellos que han sido torturados y que han perdido sus ojos, porque el precio de todo esto es la libertad".  Y de aquí en adelante, Patti Smith y su banda se esmeran en dejar claro su mensaje: libertad, no sólo para el pueblo chileno, sino para todos los que sufren. La poetisa cierra la interpretación con un "sientan su puta libertad" y el Caupolicán estalla gracias a la combustión generada por la impronta de la leyenda que tiene en frente.

Suena "Free Money" y, en el cierre, Lenny ofrece una frase en español al público: "mi corazón es tú", dice entre risas y aplausos de la gente para luego arrancar con pequeño medley entre "I'm free" de Rolling Stones y "Take a walk on the wild side" de Velvet Underground. 

Cuando Patti Smith y compañía ya habían armado una verdadera fiesta, los clásicos imprescindibles aparecen como una demostración de historia pura y viva en frente de nosotros. La cantante expresa su amor al público local con "Because the night"; el piano indomable de "Gloria: In Excelsis Deo" convierte el recinto en un culto exorcizante; y "People Have the Power" se transforma en una consigna más de la movilización social en Chile. 

El último regalo de Patti Smith a sus devotos chilenos fue una interpretación de "My Generation" de The Who" cargada de significado. "Ustedes son la generación que salvará al mundo. El futuro es ahora”, vociferó contundentemente para terminar cortando las cuerdas de la guitarra y volver a recordarle a su público que "siempre estaremos con ustedes".

“Para mí, el punk rock es la libertad de crear, la libertad de tener éxito, la libertad de no tener éxito, la libertad de ser quién eres. Es libertad”, decía Patti Smith hace algunos años. Un mensaje que la cantante mantiene más vigente que nunca y que este lunes puso al servicio de un público que en medio de momentos de convulsión se entregó ferviente a una de las voces más inspiradoras y subversivas de las últimas décadas. 

Setlist:

Dancing Barefoot
Redondo Beach
Ghost Dance
My Blakean Year
Beds Are Burning (Midnight Oil)
Beneath the Southern Cross
Free Money
I'm Free / Take a walk on the wild side (Rolling Stones / Velvet Underground)
After the Gold Rush (Neil Young)
Pissing In A River
Because the Night
Gloria: In Excelsis Deo

Encore:
People Have the Power

Encore 2:
My Generation (The Who)

SEGUIR LEYENDO
Tags: Patti Smith