Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Jueves 1 de noviembre de 2018

RESEÑA | Noel Gallagher: Canciones de Estadio

El ex Oasis presento un show probado y plagado de éxitos en el Velódromo del Estadio Nacional.

Antes que todo dejemos algo en limpio. Noel Gallagher es uno de los mayores compositores de los últimos 30 años y asistir a uno de sus conciertos es básicamente asistir a un karaoke donde cada tema parece el de una barra brava.

Y es que a pesar de que su registro no se compara con el de su hermano Liam; Noel Gallagher es infalible. No sólo es un buen tipo que hace buenas canciones, las interpreta y se preocupa de tener una buena banda; una agrupación que destaca por sonar bien y aunque muchos no lo crean, diferente de la banda que lo hizo mundialmente conocido.

Apoyado por los ex Oasis, Gem Archer y Chris Sharrock, el show de Noel acapara de buena manera la mezcla entre éxitos y nuevas canciones. Un setlist completo, que surfea sin problemas la premisa de asistir a un concierto que exige clásicos instantáneos como Wonderwall, Little by Little o Don't Look in Anger; canciones que erizan la piel de cualquiera.

Porque a pesar de la monotonía propia del pulso propuesto por Gallagher – una monotonía que si no se es fan podría aburrir – canción a canción el show comienza a mostrar porqué el ex Oasis sigue girando por el mundo con gran éxito presentando su último álbum Who Built The Moon? (2017).

El hombre tras tantos éxitos de la canción anglo popular se hacer cargo de cada una sus composiciones y resulta interesante ver su re invención. Mientras la ondera voz de Liam se pierde en escándalos (como el de Lollapalooza Chile 2018) lo de Noel es honesto; a sus 51 años no pierde el talento de interpretar sus canciones en vivo. El show del inglés es maduro, probado y concreto: una hora y media sin bis a pesar de los gritos y pedidos de los fanáticos.

Mención aparte para Charlotte Marionneau, la artista performática que acompaña con voces y arreglos armónicos a la banda y que en She Taught Me How to Fly vuelve a hacer su propio show, sumándose a las percusiones con un abrir y cerrar de tijeras (sí, de tijeras).

Como guinda de la torta, un detalle que no podía pasar de largo. "¿Cómo era su nombre?... ese Alexis Sánchez", bromea. "¿Por qué demonios fichó por el Manchester United". ¿Está loco? Podría haber sido mi amigo, podríamos haber salido. Pero lo arruinó por un maldito fajo de billetes", dice ya con mayor decisión Noel quien nunca deja su fanatismo por el fútbol de lado y aprovecha la contingencia para criticar el mal momento del delantero chileno en la Premier League.

Todo dentro de un concepto burlesco tan propio de los Gallagher; como de alguien que nunca temiera al reproche ni a nada. Es quizás por ello mismo que para cerrar el show elige el masticado hit de The Beatles, All you Need is Love ¿Algo más cliché que eso? Sí, pero para un músico avezado como Noel, esto no es algo forzado ni obligado. Noel Gallagher es un directo heredero de la dinastía Lennon-McCartney y eso – en días convulsos para el rock – chanfle, que se agradece.

SEGUIR LEYENDO