Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 2 de octubre de 2019

Psiquiatras determinaron cuál es el psicópata más 'realista' en la historia del cine

Javier Bardem y su aterrador personaje en 'No Country For Old Men' terminó quedándose con la corona como el villano menos empático de la gran pantalla.

La fascinación del séptimo arte por personajes de tendencias psicópatas es casi tan histórica como el cine en sí. Incluso antes de que Norman Bates literalmente se apropiara del término en 'Psicosis' (1960), cintas como 'Night Of The Hunter' (1955) y 'M' (1931) habían representado en la gran pantalla a personajes libres de cualquier tipo de empatía o consideración moral. 

Sin embargo, muchas veces la forma de representar a psicópatas en películas es más grandilocuente que realista, como cualquier psiquiatra te podrá decir. Por eso mismo, el psiquiatra belga Samuel Leistedt armó un equipo para determinar cuál era el psicópata más 'aterrizado' que se haya visto en salas, analizando más de 400 películas por un período de 3 años y abarcando un período en la historia del cine que va desde 1915 hasta el 2010.

Al terminar, concluyeron que 126 personajes de las cintas vistas podían ser genuinamente categorizados como 'psicópatas'. Ahora, no todos son peculiarmente realistas: Asesinos en películas 'slasher' como 'Pesadilla' o 'Martes 13' fueron determinados como demasiado pasionales y violentos como para realmente entrar en la categoría, al igual que otros psicópatas ficticios famosos como Hannibal Lecter o el mismísimo Norman Bates.

¿Quién es el más realista de todos entonces? Anton Chigurh, el aterrador asesino a sueldo al centro de la impecable 'No Country For Old Men' (2007) de los hermanos Coen. Interpretado por Javier Bardem (quien ganó el Oscar por su actuación), los psiquiatras determinaron que Chigurh cumple el molde de un psicópata ideal: Resistente a cualquier tipo de emoción o vulnerabilidad, no abordando su ola de asesinatos con placer sino que con un escalofriante desapego, como si fuese un día más en la oficina.

Así que ya lo saben: No sean como Anton.

SEGUIR LEYENDO
Tags: cine