Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Martes 11 de diciembre de 2018

Pékerman se baja y Mario Salas queda como candidato único a la banca de Colo Colo

El ex técnico de la selección colombiana afirmó que "aún se encuentra descansando tras dirigir por seis años al combinado cafetero" y tanto Coudet como Palermo descartaron su llegada a Macul. El ex estratega de la UC quedó solo en la carrera.

La lista comienza a hacerse cada vez más chica. Si hace sólo algunas semanas grandes nombres sudamericanos como José Pékerman, Eduardo 'Chacho' Coudet, Martín Palermo y Mario Salas sonaban como sucesores de Héctor Tapia en la banca de Colo Colo, de eso poco queda.

El primero en bajarse fue Coudet, quien tras haber sido visto conversando con el gerente técnico de Blanco y Negro, Marcelo Espina, afirmó que se encontraba en una reunión laboral, pero reveló de sopetón que "aún mantiene compromisos con Racing", descartando su aterrizaje en Macul. 

Días después el turno fue de Palermo, quien hace sólo algunos días sonaba como posible estratega del 'Cacique', pero hoy su nombre está a muchos menos firmas de llegar a Everton de Viña del Mar y Universidad Católica, tras la repentina partida de Beñat San José.

Hace sólo algunas horas las noticias viajaron desde Argentina y reveleron nuevas malas noticias para los albos. Según pudo confirmar El Gráfico Chile, el ex adiestrador de la selección trasandina, José Pékerman, desechó la posibilidad de llegar a nuestro país "luego que Blanco y Negro pusiera una oferta formal sobre la mesa". El también ex técnico de la selección colombiana argumentó que "quiere seguir descansando luego de encabezar al combinado cafetero por seis años".    

De esta manera, el único candidato que va quedando a la banca del 'Cacique' es el chileno, Mario Salas, quien aún se encuentra con contrato vigente en el Sporting Cristal de Perú, pero que según fuentes cercanas al estratega estaría esperando finalizar el semestre para recalar en el club en donde alguna vez jugó.  

SEGUIR LEYENDO