Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 20 de marzo de 2020

NEO | Benjamin Booker presenta la gloria del soul y el blues desde una moderna dimensión

Si estás buscando algo de sonidos similares a los de Alabama Shakes o Gary Clark Jr. Neo y Alfredo Lewin te sugieren una nueva propuesta, madura, centrada y emocionante. 

Por Alfredo Lewin
Con dos discos a su haber, Benjamin Booker entiende el boogie blues de una manera muy moderna, tal como lo hacen Jack White o hasta Ben Harper. Con 'Witness' publicado en 2017, este oriundo de New Orleans superó la barrera de un segundo disco algo que siempre es crucial para un músico que llamó tanto la atención con su álbum debut. Y lo hizo emprendiendo un viaje lleno de sonidos oldies, la vibra que nos recuerda a las grandes glorias del blues y la música del alma norteamericana.
La expectativa se había instalado desde que este afroamericano nacido en Virginia se revelase como una real promesa al publicar en el 2014 un notable álbum homónimo muy bien criticado por los medios gracias a su excitante cóctel de rock, soul y blues. 
"Benjamin Booker hace que la música retro se sienta moderna al tiempo que reflexiona sobre el racismo en Estados Unidos". - Pitchfork
 
"Una síntesis urgente de blues, gospel y soul ... con una franqueza cruda e implacable que recuerda al punk de Nueva York". - Mic
 
"Desafiante, perspicaz una potente actualización tanto íntima como comunitaria" - Paste

Lo primero que se advierte es que Benjamin Booker ha bebido desde muy joven el aura de New Orleans y que, en líneas generales, en el pasar de estos 6 años de carrera se ha tornado más retro, más maduro, pero aun exhibiendo su potencial en un nivel emocional similar al que tenía cuando era un veinteañero. 
Benjamin Booker recién empinándose sobre los 30 años, se asienta con un talento para dar y vender. Todavía no ha alcanzado su cima, pero una obra maestra -a la altura de su inminente tercer disco- es perfectamente plausible. 
'Witnesss', al día se hoy su más reciente disco fue inspirado por un viaje a México. Siempre buscando el poder canalizar el soul-rock, el gospel y el vintage blues el músico experimentó una especie de crisis de conciencia mientras era testigo desde el extranjero de las noticias de tiroteos policiales y protestas del Black Lives Matter. Fue así como la discriminación, la violencia y la desigualdad se convirtieron en materia prima para un trabajo que a todas luces intenta llegar a una mayor cantidad de público. Y no hay nada de malo en ello. 
A continuación y a modo de cierre de esta columna, un fragmento del texto publicado por el propio Benjamin Booker a propósito de la inspiración para componer Witness, lo puedes leer íntegro acá:
“En febrero de 2016, me di cuenta de que era un cantautor sin canciones, incapaz de juntar las palabras… me desperté una mañana y llamé a mi manager, Aram Goldberg.
 
"Aram, tengo un pasaje al sur", le dije. “Me voy a México por un mes".
"¿Hablas español?".
"No", respondí. "Por eso voy".
 
Al día siguiente empaqué mi ropa, libros y una guitarra barata, me dirigí al aeropuerto Louis Armstrong y tomé un avión de Nueva Orleans a Houston y luego a Ciudad de México.
 
Mientras volaba sobre la costa de México, miré por la ventanilla del avión y vi un cielo despejado con la costa deshabitada de una tierra extranjera debajo mío.
No pude evitar sonreír. Mi corazón a la carrera. Yo estaba corriendo.
 
Arrendé un departamento entre Juárez y Doctores, dos vecindarios en el centro de la ciudad, cerca de la estación de metro Baleras y me preparé para estar solo. Pasé días vagando por las calles, leyendo en parques, yendo a museos y  buscando comida que no me enfermarse. Un par de veces a la semana me juntaba con amigos en La Condesa para tomar mezcal en La Clandestina, o ver una banda tocando en El Imperial o a un DJ en Pata Negra, un bar del lugar…
 
Pasé días en silencio y eventualmente comencé a escribir canciones nuevamente.” 
SEGUIR LEYENDO