Sonar FM

Descarga la app de Sonar FM

Click acá para ir directamente al contenido

Viernes 10 de julio de 2020

Nadie ha estado más comprometido que Henry Cavill dañando sus ojos y revolcándose en charcos para interpretar a Geralt de Rivia

Cuando decimos que el actor se tomó en serio su rol protagónico en 'The Witcher' es porque realmente se lo tomó en serio.

Es conocido el alto nivel de compromiso que demostró Henry Cavill durante el rodaje de 'The Witcher'. El propio equipo que trabajó con el actor en la serie reveló que Cavill lo dio absolutamente todo como protagonista de la producción.

Y ahora fue el propio intérprete quien entregó más detalles que confirman lo anterior. En entrevista con Vanity Fair, Cavill reveló todo lo que estuvo dispuesto a hacer para convertirse de la mejor manera a Geralt de Rivia en la serie.

El actor relató que incluso se revolvó en charcos para lograr que su atuendo se viera lo más sucio posible. “Los encargados del vestuario estaban, hacia el final (del rodaje), bastante horrorizados conmigo”, contó Cavill.

"Antes de las tomas, me miraba y decía: ‘Necesitamos más suciedad sobre mí‘. Y se me acercaban con una especie de par de medias enrolladas en una bola, con algo de polvo adentro, y me daban una palmada. Y yo decía: ‘Sí, muchachos, eso no es suficiente’”, agregó.

“Entonces me paraba bajo la lluvia. A veces rodaba en charcos”, confesó y reveló además que los lentes de contacto que le permitían tener los ojos del personaje le terminaron dañando temporalmente la visión. 

“Cuando fuimos a las Islas Canarias había mucho polvo volcánico muy fino volando en el aire y mis ojos cada vez me dolían más", relató el actor y agregó que "literalmente tenía que esconderme a la sombra antes de cada toma, y luego forzar a mis ojos a permanecer abiertos para las escenas, porque me ardían".

“Mi técnico de ojos me encontró acurrucado a la sombra y dijo: ‘Voy a sacar los lentes de contacto’ Y le dije: ‘No, no puedo verme diferente fuera de cámara o cuando los otros actores me están mirando. Va a ser más difícil para ellos. Están acostumbrados a este aspecto, y todo es parte del diseño del personaje'”, recordó Cavill.

“Ella dijo: ‘No me importa. Voy a sacar los lentes de contacto porque vas a dañar tus ojos. Lo haré. De lo contrario, dejaré de filmar’. Yo estaba como, ‘Está bien, está bien, está bien’", continuó el actor y explicó que "cuando volvimos a Budapest, me llevó a que me revisaran los ojos. Resulta que, fuera lo que fuese el polvo volcánico, terminó rasguñando el ojo porque se metió detrás de los contactos y estuvo frotando allí por un tiempo. Tardó alrededor de tres semanas en sanar y luego los lentes de contacto volvieron”.

SEGUIR LEYENDO